spot_img

La difícil tarea de luchar por los derechos de las mujeres en Honduras

Por:

Compartir esta noticia:

Madrid – Luchar por los derechos de las mujeres en Honduras, en especial de los sexuales y reproductivos y en contra de las violencias que sufren, es una difícil tarea que se torna casi imposible en muchos casos, según denunciaron este jueves varias activistas del país de visita en España.

En un acto en Madrid, las activistas Regina Fonseca, Hogla Teruel, Elena Perdomo y Carmen Fabiola Villatoro explicaron la situación del movimiento feminista y su lucha por el derecho al aborto y el acceso a métodos anticonceptivos.

Tras una gira por varias ciudades españolas, donde se reunieron con organizaciones civiles y también representantes institucionales, estas cuatro expertas en igualdad de género y derechos de la mujer criticaron duramente al expresidente hondureño Juan Orlando Hernández, que es procesado en Estados Unidos por narcotráfico.

«Honduras es un país expulsor de su población sobre todo por diversas formas de violencia», arrancó Fonseca, quien añadió que el país es «muy hostil, especialmente para las mujeres».

Fonseca recordó que «hace 13 años en el país hubo un golpe de Estado» y «una de las primeras cosas que ocurrieron fue prohibir la pastilla anticonceptiva de emergencia», algo que «no se ha logrado revertir».

«Hemos estado luchando por recuperar la democracia, han pasado 12 años de un régimen del partido más conservador del país y hemos asistido a una regresión de derechos, en especial de las mujeres, y al incremento sostenido de las violencias», insistió.

UNA POBLACIÓN MÁS POBRE Y VULNERABLE

Hogla Teruel, experta en estudios de género y desarrollo rural, recordó que Honduras «se ha empobrecido en últimos años» y aumentó «la violencia generalizada».

«El militarismo ha llevado a los ciudadanos, con mayor énfasis en las mujeres, a vivir con miedo, encerradas», explicó.

Según matizó, se ha llegado a una situación en la que se vive «con un temor terrible» de que algo «horrible les pueda pasar», como «violaciones, raptos o desapariciones».

Teruel recordó que el pasado año hubo elecciones en el país y el Partido Libertad y Refundación de la oposición logró el poder, algo que trajo «aires de democracia» en ese momento y «especialmente de esperanza».

A pesar de ello, se mostró precavida, ya que el nuevo Gobierno lleva «nueve meses y hay esperanzas, pero también mucho reclamo».

«Todos tenemos el deseo de que ya se cumpla, tantos años de nuestro país en la oscuridad, sin empleos, sin oportunidades… Las cosas mínimas para muchas gente, y sin lograr que los derechos de las mujeres, especialmente a una vida libre de violencia y derechos sexuales y reproductivos, sean reconocidos», manifestó.

Por su lado, Carmen Fabiola Villatoro, miembro del Colectivo Matria integrado por mujeres jóvenes diversas, lamentó que «el derecho al aborto siga siendo judicializado» y que «ser feminista sea visto como ser una come niños».

«Pero por otro lado ser defensora y ver la cantidad de mujeres que carecen de esta información hace difícil poder dejarlo aunque sea muy cargado», manifestó.

La periodista activista por las mujeres con discapacidad Elma Perdomo aseguró que ser activista en su país es «bregar en un mar revuelto» y denunció que «no se respetan los derechos de las personas con discapacidad».

«En Honduras no hay datos, no hay acceso a la justicia, no tenemos capacidad jurídica, la población sigue pensando que somos deficientes y no podemos participar» por tener una discapacidad, reclamó.

Pese a ello, sabe «que vale la pena ver cómo muchas mujeres y hombres pueden lograr la inclusión solo con conocer sus derechos porque después los exigen». JS

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img