spot_imgspot_img

Kaláshnikov presenta sus novedades militares y civiles en feria Army 2020

Moscú – El consorcio Kaláshnikov -famoso en el mundo por su fusil automático, que figura en los escudos de varios países- presentó hoy las novedades tanto militares como civiles que llevará a la feria militar Army 2020, que será inaugurada este fin de semana en la afueras de Moscú.

La principal novedad a la que se refirió el director general de la compañía, Dmitri Tarásov, no fue un arma o un medio de combate, como en otras ocasiones, sino el complejo procesador IZH-600, que combina tecnologías aditivas con un sistema de fresado de cinco ejes totalmente automatizado.

«Pienso que este híbrido es una especie de genio no reconocido. Dentro de diez o quince años estos equipos definirán el rostro de toda nuestra industria», afirmó Tarásov, al describir este artículo, que permitirá «reducir el tiempo de salida de los productos al mercado y fabricar piezas geométricamente complejas».

Antes de comenzar la presentación, los operarios activaron el equipo, del cual solo veintiséis minutos más tarde salió un souvenir metálico.

Además, se presentaron medios de transporte, como la nave sobre colchón de aire Haska-10, con nuevas características que garantizan mayor capacidad de carga y navegación mejorada, y un chasis anfibio de ocho ruedas para ser utilizado con diversos tipos de técnica militar.

Pero la tarjeta de presentación del consorcio sigue siendo su armamento ligero, en particular las diversas modificaciones del mítico fusil automático creado en 1945 por el ingeniero Mijaíl Kaláshnikov, el AK-47, acrónimo de Avtomat Kaláshnikova (Fusil de Kaláshnikov).

Dos años más tarde, en 1947, el AK-47 fue adoptado como arma de reglamento por el Ejército soviético y actualmente este fusil y sus nuevas versiones los utilizan los militares de más de cincuenta países.

En esta ocasión la compañía presentó el AK-19, una versión modernizada del AK-12 que contempla el uso de municiones 5.56 mm (norma de la OTAN), una variante de exportación, y la escopeta de caza ULTIMA, la primera de su tipo con capacidad de conectar a teléfonos inteligentes u ordenadores y que ofrece un amplio abanico de funciones.

«Quizás esta escopeta pueda mostrar cómo es la cacería moderna al estilo ruso», bromeó el director de Kaláshnikov.

La feria armamentística, en vísperas de la cual Kaláshnikov ha realizado esta presentación, es el evento más importante del año para el sector técnico-militar ruso, que aprovecha esta cita para negociar y cerrar contratos de compra-venta de armamento con sus socios extranjeros, incluso cuando la asistencia de estos se ha visto mermada en esta edición por la pandemia de coronavirus. EFE

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img