spot_imgspot_img

Ordenan cerrar cárcel El Pozo para evitar contagios de COVID

San Pedro Sula – Un Juzgado de Ejecución de San Pedro Sula ordenó esta tarde el cierre de la cárcel de máxima seguridad de Ilama, Santa Bárbara, conocida como El Pozo, ante el riesgo de contagios masivos por la pandemia de COVID-19.

– Es la segunda vez que un juzgado hondureño ordena el cierre de la cárcel El Pozo.

El martes de esta semana se informó el fallecimiento de un recluso a causa de COVID en ese recinto carcelario del noroccidente de Honduras.

El cierre de la cárcel El Pozo significa que a partir de la orden judicial, ninguna persona, incluidos los privados de libertad y el personal que ahí labora, podría entrar o salir del recinto penitenciario.

El portavoz de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Carlos Silva, dijo que es una determinación judicial tomada, que representa la segunda en esa vía en menos de dos años, por parte de un Juzgado de Ejecución de San Pedro Sula.

“La orden judicial se origina tras el deceso de un privado de libertad en ese reclusorio y que las pruebas médicas confirman que fue contagiado por el virus”, manifestó.

Recordó que en octubre de 2018, el mismo juzgado por el hacinamiento de reclusos dio la orden del cierre del centro carcelario. “La resolución judicial publicada hace unos instantes y entregada a las autoridades competentes, indica que se ordena nuevamente el cierre del centro penal en Ilama, Santa Bárbara, además de instar a las autoridades de dicho centro a tomar todos los mecanismos de bioseguridad al momento de ingreso del personal”, apostilló.

Silva adicionó que la misma resolución fechada este miércoles ordena a las autoridades que al momento de sacar a un recluso de ese recinto carcelario se tomen todas las medidas para asegurar su condición de vida ante el riesgo de la pandemia.

La jueza que ordenó la medida, además, pidió aislar a todos los privados de libertad con padecimientos de salud crónica, y manda al Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), de inmediato hacer las evaluaciones para evitar la evolución de contagios del COVID-19, porque es del total conocimiento público que la cárcel El Pozo está bajo condiciones de hacinamiento y sin clasificación penitenciaria.

Igualmente, se pide a las autoridades penitenciarias la instauración de medidas de bioseguridad para todos los reclusos, de igual manera se ordena proveer el equipo de protección para el personal de la salud.

Es importante mencionar que hace unas horas el mismo juzgado sampedrano ordenó el inmediato aislamiento de todos los privados de libertad de esa cárcel de máxima seguridad.

La medida de cerrar la cárcel El Pozo se toma luego de realizar una visita de inspección este miércoles por parte de personal del Poder Judicial.

Más de 1 mil 500 reos, muchos de ellos de máxima peligrosidad, permanecen recluidos en la cárcel de El Pozo, inaugurada en septiembre de 2016 bajo nuevos modelos del sistema penitenciario hondureño.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img