spot_imgspot_img

Irán considera nuevas sanciones occidentales propaganda que no afecta al país

Teherán- El Gobierno iraní calificó hoy de propaganda, que no afecta al desarrollo del país, las nuevas sanciones impuestas por Occidente a Irán para tratar de que abandone su programa nuclear, que inciden sobre el sector bancario y el petrolero.
 

En su rueda de prensa habitual de los martes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Ramin Mehmanparast, afirmó que estas medidas, adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea, «no son ninguna novedad y ya cuentan con un historial de más de treinta años».

Sobre las últimas sanciones anunciadas ayer por Washington que, entre otras cosas, bloquean todos los activos del Gobierno iraní, incluidos los del Banco Central de este país, en territorio estadounidense, Mehmanparast dijo que Irán no tiene transacciones con EEUU, por lo que la medida no le afecta.

En cualquier caso, Mehmanparast indicó que los países que imponen este tipo de sanciones, que tachó de «ilegales», tratan de frenar el avance de Irán y recibirán una «respuesta apropiada» y «los que saldrán afectados serán sus propios pueblos».

Mehmanparast recalcó que Irán «no admite ninguna sanción» y considera estas medidas como hostiles y con fines políticos, «dentro del contexto de una guerra sicológica», para generar «preocupación en la sociedad».

En este sentido, el presidente del Parlamento consultivo de Irán, Ali Lariyani, afirmó hoy que la Cámara tiene listo un proyecto de ley de urgencia para prohibir la exportación de petróleo a algunos países europeos, los más hostiles al Gobierno de Teherán, informó la televisión iraní en inglés, PressTV.

Según Lariyani, la legislación preparada por la Cámara contempla un plazo de diez días para entrar en vigor si la Unión Europea no da marcha atrás en sus medidas.

La medida responde al bloqueo de todos los activos iraníes y el embargo de las importaciones de crudo iraní aprobados el pasado 23 de enero por la Unión Europea, que entraría en vigor el 1 de julio próximo, si Irán no suspende su programa nuclear.

Irán se encuentra en medio de una polémica internacional por su programa nuclear, que parte de la comunidad internacional, con EEUU a la cabeza, cree que tiene una vertiente militar destinada a fabricar bombas atómicas, lo que Teherán niega y sostiene que es exclusivamente civil y con objetivos pacíficos.

Además de las sanciones impuestas a Irán por Estados Unidos, la Unión Europea y otros países, Washington y Tel Aviv han amenazado a Teherán con ataques militares para evitar el desarrollo de su programa nuclear.

Teherán ha dicho que, además de contestar a las sanciones, en caso de ataque militar dará una respuesta «aplastante», en especial contra el territorio de Israel y las bases y buques de EEUU en la zona, y cerrará el estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico, por donde pasa un 20 por ciento del petróleo que consume el mundo.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,572SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img