spot_imgspot_img

Honduras se acerca a elecciones con campaña de baja intensidad

Tegucigalpa – A 39 días de los comicios generales y 32 para que concluya el período de campaña política en Honduras, las campañas publicitarias y propagandísticas son escasas.

– El bajo mercadeo contrasta con poco ánimo del elector y posibilidad de aumentar abstencionismo dicen expertos

– Se prevé que en noviembre la campaña arrecie, en vista que es la recta final del proceso.

– Unos le apuestan al “voto reflexivo”, otros más escépticos creen que aumentará el abstencionismo.

Pocos anuncios televisivos, uno que otros en las estaciones radiales, más escasas aún en los medios escritos.

Eso sí, en la web las campañas son intensas y no solo sirven para mostrar las propuestas de los competidores a cargos de elección sino también que transgreden la ética y el respeto. Muchas caen en la diatriba amparadas en la magnificencia de la libertad digital.

Utilizan básicamente las redes sociales, pese a que en el país menos de la cuarta parte de la población tiene acceso al Internet, de acuerdo con estadísticas de entes oficiales especializados.

Analistas políticos locales coinciden con que la puesta en vigencia de la Ley de Política Limpia, que obliga a los candidatos a abrir cuentas bancarias y mostrar el origen de los recursos que usan en las mismas, es uno de los motivos para que el ruido electoral se escuche mucho menos que en anteriores eventos proselitistas.

Eso hace que en el país se perciba un ambiente de desánimo en el electorado, mientras se alerta sobre la posibilidad que crezca el abstencionismo.

Poco ruido

A un poco más de cinco semanas de ir a las urnas para elegir al Presidente de la República -período 2018-2022-, 128 diputados, 298 alcaldes y 20 legisladores al Parlacen, el ambiente se anima tanto con las visitas de los candidatos a los poblados del interior como a los grandes centros poblacionales. En los medios de comunicación sus agendas de actividades y las entrevistas de rigor son comunes, no así la propaganda y otras formas de comunicación pagada y sujeta a facturación.

Un frío ambiente arropa este proceso eleccionario, poco antes visto en la historia democrática de la nación.

La baja de la propaganda electoral, la ausencia de propuesta política y la confrontación que mantienen candidatos de los partidos con opciones reales de triunfo, forman parte de la agenda diaria que convierten los comicios en atípicos.

Reglas claras, campañas oscuras

Voces conocedoras del tema electoral consultados por Proceso Digital confluyen que la Unidad de Política Limpia ha venido a demostrar que cuando se ponen reglas claras antes de las elecciones, los aspirantes a cargos públicos pueden ser regulados.

No es común ver apatía en la víspera electoral, tampoco que sitios públicos no estén tapizados de propaganda y mucho menos que los medios de comunicación no estén atiborrados de anuncios políticos. Eso podría aumentar el abstencionismo en los comicios del 26 de noviembre, alertan los analistas.

Sin embargo, coinciden que se les ha cerrado los espacios a “los dineros sucios” que otrora fueron los principales aportantes de campañas políticas, que pusieron los principales funcionarios electos del país.

¿Pocos anuncios, menos votantes?

El estratega político, Mario Enrique “Chano” Rivera Callejas, comenzó analizando que la Ley de Política Limpia ha venido a reducir considerablemente la inversión en campaña publicitaria.

Citó que alrededor del 80 por ciento ha bajado la campaña política en Honduras, si la comparamos con otros procesos electorales.

Reflexionó que la merma de la propaganda es buena porque de alguna forma no entra “dinero sucio” en las campañas políticas, aunque refirió que tiende a aumentar la abstención.

“El riesgo que se corre al haber menos presencia publicitaria es que aumente la brecha de abstencionismo en el país”, desglosó.

Rivera Callejas aseveró que, al existir la Unidad de Política Limpia, ahora los partidos políticos tienen que llevar su campaña a las redes sociales. “Lo único de esta plataforma es que hay muchos hondureños que viven fuera, otros no votan y otros son menores de edad”, reforzó.

La merma de la campaña política -según Chano Rivera- beneficia más a los partidos grandes y los que se distinguen por el voto duro. “Ayuda más al Partido Nacional y perjudica a los partidos que apelan al voto de opinión”.

Auguró que la propaganda electoral será más intensa en el último mes a nivel de diputados, aunque seguirá siendo menor si se compara con elecciones pasadas.

Campaña atípica

De su lado, el politólogo Miguel Cálix, es del criterio que la disminución palpable de la propaganda política se debe a la existencia de una nueva normativa que la regula, pero también hay que agregar la crisis económica y la necesidad de potenciar los mensajes mediante plataformas electrónicas que resultan más baratas si se toma en cuenta la cantidad de personas que son alcanzadas.

“Ahora hay un mercado y una oferta más definida de asesoría para campaña, muchos políticos saben que no es necesario, en la moderna forma de hacer política, atiborrar los espacios públicos de propaganda, si no que se debe concentrar en tiempos y en territorios específicos”, explicó.

Agregó que las nuevas herramientas de mercadeo político permiten entender que los políticos pueden focalizar una campaña en un período de tiempo muy corto y en un espacio geográfico determinado, y obtener mucho más resultado que una persona que ha saturado los medios de publicidad. “Por un lado, se trata de la presencia de la ley que pone límites al gasto, y por otro se combina con estrategias de campaña que permite un gasto mucho más racional de los recursos”, reforzó.

Cálix citó que al centrarse en tres partidos políticos las opciones de triunfo en las elecciones de noviembre, también se convierte en un desincentivo para las demás fuerzas políticas.

Consideró que los que aspiran a nivel de alcaldías le apuestan más al conocimiento y presencia del candidato que a la misma propaganda. “En el caso del presidente, la campaña de reelección tiene un efecto de mencionar los logros en el período de gobierno, en tanto si nos referimos al candidato de la Alianza -Salvador Nasralla- éste busca aprovechar el alto poder mediático y su popularidad. Lo anterior disminuye los altos niveles de campaña que hemos visto en otros procesos”, apostilló.

Remarcó que “Nasralla se vende solo, el candidato presidente (JOH) su omnipresencia gubernamental le ofrece ventajas comunicacionales. Al que le tocó visibilizarse más para posesionarse todos los días en los medios electrónicos es al liberal Luis Zelaya, con el agregado que cuenta con una importante estructura partidaria que lo respalda”.

“Es una campaña atípica en la cual, tanto el presidente, como el candidato de la Alianza de Oposición y el del Partido Liberal tienen algunas ventajas y desventajas comunicacionales. En el caso de los diputados cada vez se les dificulta hacer campaña por los espacios geográficos en los que compiten”, expuso.

Puntualizó que los tres partidos políticos con opciones reales de triunfo están pidiendo el voto en plancha -en el caso de los diputados-, solo que lo hacen en forma distinta, eso permite que la campaña electoral sea más general y no personalizada en cierto candidato.

Vaticinó que en el último mes la campaña política será mucho más intensa. “Tiene que ser así porque en la medida que sea evidente que hay un porcentaje de votos que están indecisos, eso se convertirá en la gran carnada”, concluyó.

TSE recuerda techo de gastos

En tanto, el magistrado del TSE, Erick Rodríguez, reconoció que la Ley de Política Limpia ha frenado de alguna manera los gastos excesivos en campaña.

Recordó que anteriormente los partidos políticos tenían “financiamientos extras” que ahora no disponen y otra medida que los ha frenado es que hay techos establecidos por la nueva Ley de Política Limpia.

“Los candidatos ahora tienen que dosificar los recursos, disponiendo de estos de forma acomedida, haciendo especial énfasis en los últimos 30 días, de aquí para allá esperamos una campaña mucho más fuerte”, vislumbró.

El funcionario del órgano electoral dijo que, en la reunión de este lunes con personeros de la Unión Europea, se mencionó la pasividad del electorado a 40 días de los comicios.

“Mucha gente no sabe que tenemos un proceso electoral a la vista y eso podría generar algún tipo de abstencionismo en virtud que no hay esa motivación del elector a falta de campaña con propuestas”, justificó.

Rodríguez es del criterio que no hace falta bajar el período de campaña -que ahora es de 90 días antes de los comicios- y sí más bien oportuno analizar otros factores que incrementen la participación ciudadana en procesos eleccionarios.

Electorado reflexivo

Finalmente, el analista Filadelfo Martínez valora que un beneficio tangible es el menor derroche de recursos en campañas vacías.

“Vemos que esta campaña es insulsa y poco propositiva. Desde el punto de vista de no saturar el ambiente político permite que el electorado sea más reflexivo”, desglosó.

Destacó que el actual comportamiento de los candidatos evidencia que existe una clase política que si es regulada con reglas claras puede llegar a ser controlada.

Sin embargo, estimó que “se requiere mucha voluntad política para cumplir la ley (Política Limpia) y eso está por verse en los próximos días”.

Mencionó que, pese a que estamos a las puertas de unas elecciones generales, se percibió mucho más ambiente en comicios primarios de marzo pasado.

Martínez citó que Honduras es un país demasiado pobre para derrochar el dinero privado y público en campañas electorales.

“En términos de grupos políticos, un mejor marco normativo beneficia a la democracia y por ende al país. Creo que sigue siendo débil el control que se hace del partido de gobierno”, estimó Suazo.

Mientras tanto, los políticos siguen activos en las leyes sociales, sus comparecencias “noticiosas” son cada vez más frecuentes pero sus anuncios propagandísticos en medios tradicionales siguen siendo escasos…gran parte de las campañas se enmarcan en las redes sociales, en una Honduras con una significativa brecha tecnológica.

Aún en ese escenario, pareciera que a los políticos no les queda más que apostar a una “democracia digital” en tiempos donde los candidatos están obligados a rendir cuentas.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,208SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img