spot_img

Honduras no puede seguir entre el odio, violencia y confrontación, llamado de cardenal Rodríguez

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Terminar con la cultura de Caín, ya que Honduras no puede seguir entre el odio, la violencia, la confrontación y la envidia, fue el llamado que hizo el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, en el marco de la homilía de este domingo, día en que la Iglesia Católica celebra la fiesta litúrgica dedicada a la Santísima Trinidad.

“Vencer nuestra tendencia al narcisismo posibilita el verdadero encuentro entre las personas, hace posible todo crecimiento auténtico para que el ser humano se realice en comunión con la santísima Trinidad, se trata de creer que el ser humano es creado a imagen y semejanza de Dios y eso se realiza en la medida en que se relaciona, se libera y cuando se abre y crece para amar a Dios”, inició diciendo el líder de la Iglesia Católica.

Refirió que amar a Dios es un despliegue de amor personal y un llamado para  todos, de manera que vivir y realizarse, en definitiva es entrar en ese misterio insondable de Dios y dejar que esa vida circule entre todos los seres humanos, siempre que sienta necesidad de amar y de ser amados, aceptar y ser aceptado.

Cuándo disfrutamos de una amistad que nos hace crecer, cuándo sabemos dar y recibir –dice el cardenal- estamos ya viviendo el misterio de la Santísima Trinidad, inscrito en lo más profundo de nuestros corazones. El documento de Puebla reflexionando sobre esto, dice que Dios en su misterio más íntimo y no es soledad, sino familia como la santísima Trinidad. También nos revela el proyecto de un Dios.

Insistió que el llamado de Dios sigue siendo que la humanidad se realice en familia, que haya personas iguales en su dignidad pero a la vez distintos, esto es un proyecto de amor importante, entonces que pensemos que la Santísima Trinidad es un misterio en el cual no podemos entrar, si no creer que es un proyecto en el cual podemos realizarnos.

Y cuánto tenemos que caminar en nuestra Honduras –señala el arzobispo de Tegucigalpa- para poder ser una familia, dejar de ser un grupo de personas confrontadas, enfrentadas, divididas, en odio, rivalidad, envidia, y en maleficencia, no es el proyecto de Dios, debe haber comunión, ya es tiempo de dejar el odio y confrontación, es hora de honrar la Santísima Trinidad, cada vez que decimos Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, nos comprometemos a una Honduras en comunión, en respeto mutuo, respeto a la vida y en promoción a la dignidad.

La Santísima Trinidad no es más división, sino comunión por eso en esta fiesta tenemos que recordar que la crisis de nuestra sociedad y el mundo actual solo tiene salida en el camino del amor, reconciliación, perdón, paz y la solidaridad entre todos los seres humanos. El mundo se sigue desangrando en guerras inútiles que solo sirven para sembrar más odio, eso es lo contrario a lo de Dios qué es amor, ahora solo hay noticias horribles de muerte como la masacre en África donde matan a cristianos católicos por odio, eso no es noticia.

Y Ucrania, solamente porque está enfrentando a Rusia. Y en Honduras con muertes todos los días. Sí verdaderamente somos creyentes, tenemos que llevar este mensaje de amor y comunión para el respeto de toda vida, nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie, no estamos viviendo la cultura de la Santísima Trinidad, si no la cultura de Caín,  donde el hermano mata al hermano, externó.

“Ya es tiempo que termine esto y eso solo terminará si se abre el corazón a la palabra de Dios, a Jesús el Señor, estamos llamados a promocionar el amor y la solidaridad entre todos los seres humanos porque es el único camino que puede curar la herida de la pobreza de todo el mundo. El Espíritu Santo es el dinamismo de Cristo resucitado en nuestra vida, se necesita de él y su fuerza transformante, cuando tengamos un espacio de oración digamos desde el fondo de nuestro corazón Gloria a ti Padre, Gloria a ti hijo, Gloria a ti Espíritu Santo de amor, que mi vida sea Gloria a la santísima Trinidad viviendo del amor y construyendo la comunión en nuestra Honduras. JP

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img