Tegucigalpa – Las relaciones entre Honduras y el Comando sur de los Estados Unidos son primordiales por el apoyo que brinda en temas como la lucha contra el narcotráfico, dijo hoy el presidente del país centroamericano, Juan Orlando Hernández.
 

«Las relaciones con el Comando Sur para nosotros son primordiales», indicó Hernández a Efe en Tegucigalpa antes de viajar a Estados Unidos para dialogar con su homólogo de ese país, Barack Obama, sobre el tema de los niños inmigrantes que llegan solos a aquella nación.

El gobernante señaló que en lo que respecta al bloqueo marítimo al narcotráfico en el Caribe, con apoyo de EEUU, ha sido efectivo porque «el Comando Sur y el Gobierno de los Estados Unidos han apoyado».

Honduras también mantiene por su cuenta un bloqueo aéreo, apoyado desde tierra, para frenar el tráfico de avionetas cargadas de droga procedentes de América del Sur, cuyo principal destino es Estados Unidos.


Lo que no le satisface a Hernández, en la relación con Washington, es la cooperación bilateral, la que en su opinión, no es suficiente.

«Hasta ahora no estoy contento con lo que ha sido la cooperación bilateral. Claro, tenemos excepciones», añadió Hernández al referirse al apoyo decidido del Comando Sur para combatir el tráfico de drogas en el Caribe.

Según el mandatario, hay algunos proyectos sociales en su país, que no señaló, que «están siendo efectivos», pero el apoyo que se recibe de EEUU es mínimo.

Sobre la violencia en su país y el tema de la inmigración de niños y adultos hacia Estados Unidos, expresó que ahora se necesita «el compromiso» no solamente de la Casa Blanca, sino también del Congreso para resolver flagelos que calificó como «una desgracia», por el sufrimiento de los hondureños que se van del país.

En parte, muchos hondureños migran por la violencia, el narcotráfico y la pobreza, pero según el presidente, compartiendo responsabilidades con Estados Unidos, país consumidor de la droga que pasa por Centroamérica, se puede frenar el problema migratorio irregular.

La cooperación del país del norte puede ser «una gran oportunidad para que nuestros pueblos sigan viviendo no solamente con la esperanza de que no solo en los Estados Unidos se puede lograr el sueño americano, sino aquí también», enfatizo el presidente.

«Eso significa menos problemas para ellos allá, el bienestar para nosotros aquí es rentable para Estados Unidos», apostilló.