spot_imgspot_img

Guatemala recuerda con dolor a 41 niñas fallecidas en el día de la mujer

San José Pinula (Guatemala) – Los primeros rayos del sol comienzan a calentar las afueras del hogar estatal donde hace un año perdieron la vida 41 niñas quemadas y otras 15 sobrevivieron, en la desoladora mañana de este primer aniversario del siniestro que conmocionó a toda Guatemala.

Al frío y al silencio que azota la estructura de concreto gris en el municipio metropolitano de San José Pinula, irrumpe conforme avanza la mañana de hoy el calor de las oraciones, actos conmemorativos, reflexiones, música y llanto que entre familiares, bomberos, activistas, músicos y periodistas componen la conmovedora escena.

Una ceremonia maya, en la que se exponen los peores recuerdos de la mañana del 8 de marzo de 2017, conforta a la decena de familiares de las menores que llegaron al lugar y a la única sobreviviente que tomó las fuerzas de lo más hondo para presentarse a reclamar justicia por sus compañeras.

Reyna, una de las sobrevivientes, se presentó con su bebé de apenas cinco meses al acto, en el que no pudo decir palabras a los periodistas que la abordaron al llegar.

Una de las madres, Vianney Claret Hernández, junto a su esposo Mario Rodríguez, hablan con coraje de su búsqueda de la justicia para las sobrevivientes y para ellos mismos, que perdieron esa trágica mañana a su hija Ashley.

«Voy a derramar mis lágrimas porque el coraje que siento hacia ellos (los responsables de la muerte de las niñas) es inmenso. Yo sé que mi hija me está apoyando en este momento», sentenció la mujer, mientras sostenía un retrato en pintura de su hija.

Mientras el quinteto Strauss armoniza el momento con la canción «Pavana para una infanta difunta», se presentan al acto los seis Bomberos Voluntarios que llegaron ese día, alertados por el incendio en una de las aulas de 7 por 8,60 metros con 56 menores dentro, encerradas por la Policía Nacional Civil.

Los nueve minutos que pasaron en el aula incendiada, hasta que una oficial, quien habría tenido la llave en la mano abrió finalmente el candado que impedía salir a las menores, fueron suficientes para generar una de las escenas dantescas más impactantes que ha visto el primer bombero en ingresar.

Julio Álvarez, mientras sostiene una corona de flores y una flor gerbera recuerda a Acan-Efe los gritos y llantos de las niñas y los cuerpos apilados que ya había colocado personal del Hogar Seguro.

Admite que, en un año que ha pasado, aún le es difícil recordar ese momento, en el que tuvo que tomar valor para sacar a las sobrevivientes junto a sus compañeros, clasificarlas según su gravedad (pese a que todas estaban «muy graves», contó) y llevarlas a centros asistenciales.

En la mañana de este jueves, mientras se desarrolla la marcha del Día Internacional de la Mujer en las calles del centro histórico de la capital, una de las madres pronuncia, entre gritos y sollozos, que las niñas «no están en el olvido» y que el dolor del momento «es inmenso» pues, «aunque se haga justicia», ello no cambiará la «triste realidad».

Las puertas de metal del Hogar Seguro, frente al cual se lleva a cabo la ceremonia maya y las reflexiones por las niñas, sostienen un ramo de 41 rosas rojas en honor de las niñas del hogar que enlutan al país.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,653SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img