spot_imgspot_img

Guatemala expulsa al barco pro aborto, que se niega a salir del país

Guatemala – La Dirección General de Migración de Guatemala notificó hoy a los tripulantes del «Barco abortista» de la ONG holandesa Women On Waves que deben abandonar el país, pero estos han presentado un recurso y se niegan a ser expulsados.

El portavoz de la entidad migratoria, Ardani Sical, confirmó a Efe que las autoridades informaron a los activistas de su expulsión, debido a que «mintieron en su declaración» al ingresar al país como turistas, cuando sus fines eran otros.

«Se suspendió su permanencia y se notificó la expulsión», por lo que deben abandonar el país «inmediatamente», agregó el portavoz.

Sical reconoció que los miembros de Women On Waves, que están en el Puerto San José (Pacífico) desde el miércoles, se negaron a firmar la resolución y mostraron su disposición de quedarse, un hecho que de cumplirse supondría otro delito.

La ONG puede proporcionar a mujeres con hasta diez semanas de embarazo abortos médicos legales gratuitos una vez alcanzadas las aguas internacionales, puesto que en Guatemala sería ilegal hacerlo.

El arribo del barco provocó que el Ejército, acatando órdenes del presidente, Jimmy Morales, anunciara desde el principio que prohibiría la misión, y generó además cuatro querellas en contra de la embarcación.

Sical explicó que después de la notificación corresponde a las fuerzas de seguridad del país hacer valer la ley y en caso de que los extranjeros no la acaten, deben ser puestos a disposición judicial, pero insistió en que todo el proceso se hizo apegado a los derechos humanos de los implicados.

Unas seis personas pasaron la noche del jueves dentro del yate, anclado en el muelle del Puerto San José con la prohibición de salir de la embarcación, según constató Efe.

El resto del personal de la organización llegó por tierra desde México y permanecía en las inmediaciones del puerto.

El equipo médico del navío y los guatemaltecos que colaboran a título individual, informan a la mujer y proporcionan, en el caso de quererlo, una píldora para el aborto, y en unas cuatro horas la nave está de regreso en tierra.

La abogada de la ONG Silvia Carolina Barillas confirmó a Efe que la tripulación no saldrá del país y agregó que ya presentaron un recurso ante el Juzgado de Instancia en el que denuncian una violación a los derechos de estas personas, tal y como lo han dicho en los últimos días.

«Ellos tienen derecho a permanecer», resumió la letrada, quien aseguró que tanto la tripulación del navío como el personal de la ONG que está en tierra se encuentra en buen estado y que, hasta el momento, no ha sufrido ningún tipo de agresión.

A menos de que la vida de la madre esté en riesgo, el aborto está prohibido por ley en Guatemala, en tanto Morales está a favor de proteger «el derecho a la vida» de los niños desde su concepción.

En este contexto, se calcula que cada año se producen 65.000 abortos ilegales e inseguros en Guatemala y anualmente unas 21.600 mujeres son hospitalizadas con complicaciones por los abortos ilegales, la tercera causa de muerte materna en el país.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,137FansMe gusta
37,933SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img