San Salvador – Las autoridades informaron de las pérdidas de 32 millones de dólares en importaciones desde el pasado 7 de mayo, cuando entró en vigencia la Declaración Única Centroamericana (Duca)

y que ha registrado problemas en su implementación en todos los países de la región. Las aduanas de El Salvador están colapsadas y no dan trámite ágil a los transportistas, por lo que los productos se pierden al no soportar muchas horas de sol.