Tegucigalpa – A criterio del ex Fiscal General de la República, Edmundo Orellana, los niveles de violencia continúan en el país, pero el gobierno a través de la secretaría de Seguridad, busca maquillar las cifras de homicidios al restringir que se brinden declaraciones de los diferentes sucesos que ocurren en el territorio nacional.
 

“Estos caballeros creen que llevando esta forma de ver el delito a nivel nacional, desde sus condiciones de autoridad, todos vamos a creer que el delito no existe”, cuestionó.

Lamentó que en Honduras continua la violencia mientras que el crimen organizado sigue perpetrando delitos a pesar del silencio de las autoridades.

Orellana calificó como “complicidad con el crimen” la acción de no comunicar lo que ocurre debido a una política desde la secretaría de Seguridad.

“El ministerio de Seguridad, se vuelve cómplice del delito, desde el momento en que calla el delito, eso lo convierte en el cómplice de los criminales de Honduras”, reiteró.

Recalcó que “al callar el crimen, lo que están haciendo es favoreciendo el crimen, diciéndole al crimen organizado, sigan cometiendo delitos que nosotros no vamos a comunicar a la nación que ustedes están cometiendo delitos”.

El ex Fiscal General subrayó que “eso es lo más grave que están cometiendo desde el gobierno, que pretenden bajar los niveles de la violencia con simples comunicados”.

Inevitable salida de Rubí

En otro tema, Orellana se refirió a una posible salida del actual Fiscal General, Luis Rubí, del Ministerio Público y la calificó como “inevitable”, luego del desfile de operadores de justicia ante la Cámara Legislativa previsto para este lunes.

“Eso va a ser inevitable porque con los intentos que ha hecho el Congreso, yo creo que ahora si lo van a lograr”.

Agregó que la acción de destituir a Rubí, vendría del Legislativo. “No hay duda que todo obedece a que desde el Congreso Nacional, quieren tener un control absoluto, en el poder omnímodo que tiene en sus manos, el presidente del Congreso Nacional”.

Apuntó que “esto que vemos nosotros es un océano violento, azotado por miles de tormentas y eso es lo que está haciendo el gobierno, pasando el agua, mientas viene el 27 de enero, pero la verdad que lo que hay aquí es un sistema de impunidad”.