San Salvador- El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo hoy que la compra de 10 aviones de combate no «amenaza» la integridad del territorio hondureño, como ha afirmado el vecino país a raíz del conflicto por la soberanía de la Isla Conejo, que ambos reclaman como suya.
 

Asimismo, señaló que el próximo lunes enviarán una misiva al Secretario General de la ONU, Ban Kin-moon, explicándole que el único responsable de acciones «ofensivas» en la zona del Golfo de Fonseca, donde está el islote, es Honduras.

Con la compra de los 10 aviones a Chile «no estamos amenazando la integridad del territorio hondureño», dijo Funes durante su programa radial Conversando con el presidente.

Según el medio hondureño El Heraldo, el mandatario de ese país, Porfirio Lobo, anunció el miércoles que enviará una misión a la ONU y la OEA para investigar la compra de aviones que ha hecho El Salvador.

«Que interés tiene el presidente de Honduras en investigar la compra de aviones usados, en base a qué considera que esta compra amenaza a la seguridad de Honduras, si los mismos funcionarios del gobierno de Honduras han dicho que la flota (de sus aviones) son muy superiores» a las 10 aeronaves que se han comprado a Chile, destacó Funes.

Las autoridades de Honduras han concluido que los «movimientos armamentistas» de El Salvador dejan abierta la «posibilidad de parte de El Salvador de querer crear un escenario bélico hipotético en el Golfo (de Fonseca)», dijo esta semana la canciller hondureña, Mireya Agüero.

Por ello recurrirá «nuevamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas» para que analice la situación, agregó.

Funes destacó que como Gobierno no entienden cuál es el «interés del presidente Lobo de recurrir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, de recurrir al secretario general de Naciones Unidas, para que intervenga en un conflicto que tenemos que resolver los salvadoreños junto con los hondureños en un proceso de diálogo».

Por lo tanto, anunció que el próximo lunes su Gobierno enviará una carta a Ban Kin-moon explicándoles la situación.

En la misiva «condensamos justamente nuestra trayectoria como un país modelo para consolidación de la paz, como un país que ha trabajado en los últimos años en la construcción de un nuevo modelo de seguridad en Centroamérica».

Se le informa «que quien ha iniciado, y no ahora, sino que desde antes, acciones ofensivas es el gobierno de Honduras, al ocupar militarmente la Isla Conejo desde mediados de 1980».

También, se le señala como ha sido la incursión de dos «naves militares» de Honduras, desde 2007, por las aguas del Golfo, mediante el cual han violentado «el derecho de paso y el derecho laboral de pescadores artesanales» salvadoreños y nicaragüenses, entre otros aspectos, dijo Funes.

Esta carta es para que el secretario «tenga mas elementos de juicios para actuar con sensatez y serenidad», cuando reciba la solicitud de Honduras, sino es que ya la recibió, precisó Funes.

Además, dijo que la próxima semana el canciller salvadoreño, Jaime Miranda, se va reunir con los embajadores acreditados en El Salvador, «de los países miembros del Consejo de Seguridad», para sentar la posición salvadoreña.

«Vamos a continuar insistiendo en solucionar este conflicto por la vía del diálogo», agregó Funes.

Las discusiones por la soberanía de la isla se incrementaron desde septiembre pasado, luego de que militares hondureños realizarán dos actos en el islote.

En reiteradas ocasiones, de forma separada, ambos gobiernos han proclamado que la isla es suya y que nunca ha estado en discusión.