spot_imgspot_img

Familiares de víctimas de cárcel de Comayagua irrumpen en la morgue e intentan identificar a sus muertos

Tegucigalpa – El caos, desesperación e indignación llegaron a su punto más alto la tarde de este lunes en las cercanías de la morgue capitalina. Los familiares de las víctimas del siniestro carcelario en Comayagua que dejó 359 muertos irrumpieron violentamente el lugar y abrieron las bolsas que contenían los cadáveres en una búsqueda fuera de control.
 

Entre gritos, llantos y reclamos, los familiares, amigos y conocidos que esperan noticias de sus parientes protestaron a inmediaciones de las instalaciones de la morgue capitalina.

La desesperación llegó al grado de que abrieron violentamente el contenedor que almacena los cuerpos de los fallecidos.

Un grupo enardecidos de personas irrumpió abruptamente al lugar donde yacen las bolsas blancas con los cadáveres para constatar si alguno de ellos pertenece a sus familiares.

Entre lamentos, sollozos y el mal olor que impera en la escena, los manifestantes imploraban por saber qué pasa con sus deudos.

Con lágrimas en sus ojos, uno de los familiares de las víctimas expresó que “no queremos limosnas del gobierno, no queremos ataúdes, ni mucho menos dinero, lo que queremos es que nos entreguen los cuerpos para poder enterrarnos y salir de este sufrimiento”.

Otra de las personas que esperaba con ansias algún tipo de información de su familiar, manifestó que los tienen abandonados y que nadie se les acerca para ofrecerles detalles.

Mientras tanto, el vocero del Ministerio Público, Melvin Duarte, dijo que él mismo se ha encargado de estar brindándoles información y que la lista de los cadáveres identificados se está transmitiendo a las personas que aguardan por información al respecto.

Añadió que se han practicado unas 210 autopsias, 60 identificaciones de cadáveres, de los cuales, 27 cuerpos ya fueron entregados a sus familiares.

El pasado 14 de febrero, 358 reos y una mujer perdieron la vida en el centro penal de Comayagua durante un incendio que consumió el recinto carcelario.

Siete días después, en las afueras de la Morgue del MP, una gran cantidad de personas esperan noticias de sus seres queridos que perecieron en el siniestro. Debido al alto grado de quemaduras que sufrieron los cuerpos se ha dificultado el proceso de identificación, hecho que ha provocado la histeria colectiva de quienes aguardan por sus familiares.

El médico forense, Amilcar Rodas, explicó que al menos 30 forenses entre nacionales y cooperantes trabajan arduamente en la práctica de autopsias.

Indicó que la situación es estresante para los forenses debido a que se trata de más de 350 cuerpos y a la presión familiar de los dolientes.

Expresó que el estado de los cuerpos afectados por quemaduras profundas dificulta el trabajo que debe hacerse de forma científica y apegado a lo dicta la ley.

Dijo que entendía el dolor de los familiares, pero les pidió calma y paciencia y les reiteró que ellos trabajan sin ningún detenimiento.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,526SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img