spot_imgspot_img

Europa, África y América crean el «AIR Center» para investigar el Atlántico

Lisboa – La misión de controlar los océanos o las investigaciones sobre cambio climático darán un paso importante con la creación del denominado AIR Center, que estará ubicado en el archipiélago portugués de Las Azores y se nutrirá de datos procesados en las supercomputadoras de Texas, Barcelona y Braga.

AIR Center (Centro de Investigación Internacional del Atlántico) se pondrá en funcionamiento con el objetivo de saber un poco más acerca de la vida en los océanos, especialmente las interacciones del Atlántico, aunque dichas supercomputadoras tendrán un uso muy amplio.

Este tipo de infraestructuras se pueden usar para probar la aerodinámica de aviones militares o para comprobar cómo se doblan las proteínas y cómo ese plegamiento puede afectar a la gente que sufre la enfermedad de Alzheimer, la fibrosis quística o muchos tipos de cáncer, entre otras muchas aplicaciones, ya que su procesador de datos es altamente veloz.

El proyecto surge gracias a un acuerdo de cooperación entre España, Portugal, el Reino Unido, Nigeria, Santo Tomé y Príncipe, Sudáfrica, Cabo Verde, Angola, Brasil, Argentina y Uruguay.

Con la ayuda de científicos e investigadores de todos los países, el futuro AIR Center de Las Azores recibirá datos provenientes de las supercomputadoras del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona (España), del Centro de Computación Avanzada de Texas (EEUU) y del Centro de Computación Avanzado del Minho (MACC), que será instalado durante los próximos meses en la ciudad de Braga, en el norte de Portugal.

Hoy mismo se ha formalizado un acuerdo para poner en marcha dicho centro en Portugal, el MACC, gracias a una cooperación suscrita entre la Universidad de Texas, la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FCT) de Portugal y la Universidad del Minho, donde estará operativa la supercomputadora, que se nutrirá de infraestructura aportada por la Universidad de Texas.

Esta nueva dotación para analizar datos, que será propiedad de FCT, se instalará a lo largo del primer trimestre del próximo año y complementará otros recursos de procesamiento de datos existentes en Portugal.

Según FCT, con la nueva supercomputadora se obtendrán informaciones que se podrán aplicar al estudio del clima, a la seguridad marítima, la pesca e, incluso, a cuestiones del ámbito de la sanidad.

El nuevo AIR Center se aprovechará de las tres supercomputadoras y de otras infraestructuras pertenecientes a los países que colaboran en el proyecto, tales como la tecnología espacial, especialmente los satélites.

El Centro que se instalará en Las Azores, sin una ubicación aún definida, fue constituido, a iniciativa de Portugal, el pasado día 20 en Brasil a través de la declaración de Florianápolis, en un acto al que acudieron distintas autoridades de la mayoría de los países miembros.

El objetivo del AIR Center, una vez que ya entre en funcionamiento, será el de trabajar en red para que todas las instituciones de los países asociados a esta iniciativa se puedan beneficiar.

La supercomputadora de Barcelona, creada en 2005 bajo el nombre «MareNostrum» y que se ha ido modificando con el tiempo para mejorar su procesamiento de datos, es la tercera más rápida de Europa y la décimo tercera del mundo, capaz de desarrollar 11.100 billones de operaciones por segundo.

Este «superordenador» español fue remodelado este año con la versión «MareNostrum-4» y se ocupó en este 2017 del estudio del cambio climático, las ondas gravitacionales, la vacuna contra el sida, las nuevas terapias de radiación contra el cáncer o de la producción de energía de fusión.

Por su parte, la supercomputadora de la Universidad estadounidense de Texas, en la ciudad de Austin, se llama «Stampede» y entró en funcionamiento en el año 2003.

Desde el pasado verano, su capacidad fue duplicada gracias a una inversión de 30 millones de euros. 

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,132SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img