spot_imgspot_img

Etiopía indulta a 746 presos, entre ellos un periodista y un opositor

Adís Abeba – Etiopía anunció hoy que liberará en los próximos días a 746 presos, entre los que figuran un periodista y un líder de la oposición, en la tercera ronda de los indultos que el Gobierno anunció a principios de enero como gesto de «consenso nacional».

Entre los indultados anunciados hoy por el fiscal general Getachew Ambaye, están el periodista y bloguero Eskinder Negga, ganador de premios internacionales, y el vicepresidente y secretario de prensa del mayor partido de la oposición, la Unidad por la Democracia y la Justicia (UDJ), Andualem Aragie.

Ambos llevan casi una década en la cárcel desde que en 2011 publicasen varios artículos cuestionando si las primaveras árabes podían llegar a Etiopía y criticando la ley antiterrorista del país que sirve como medio para procesar a periodistas.

Junto a otros 23 acusados, fueron encarcelados con cargos de conspiración terrorista e incitación a la violencia.

Los prisioneros podrán reincorporarse a la sociedad después de que el presidente apruebe la lista de amnistiados -un simple trámite que debería ser automático- y de que reciban un tratamiento de rehabilitación, según dijo la televisión estatal.

De los indultados, 417 tenían una sentencia firme, mientras los otros 329 aún seguían en juicio, y sobre la mayoría de ellos pesaban cargos de terrorismo, incitación de la violencia o extremismo religioso.

También hay integrantes del principal partido de la etnia Oromo, el Congreso Federalista Oromo (OFC), del grupo yihadista Al-Shabab y del partido Ginbot 7, considerado por el Gobierno como organización terrorista.

Este anuncio se produce sólo unas pocas semanas después de que el Gobierno anunciase la liberación del número uno de OFC, Merera Gudina, y otros 22 presos políticos.

Todas las liberaciones forman parte de la amnistía anunciada por el gobernante Frente Democrático Revolucionario Etíope (EPRDF), una coalición de cuatro partidos regionales de distintas etnias.

De acuerdo al oficialismo, se trata de una medida destinada a construir «un consenso nacional» y a «ampliar el campo de juego democrático», tras años de denuncias de grupos pro derechos humanos y organizaciones internacionales contra Etiopía por encarcelar a miles de políticos, activistas y periodistas, entre otros.

Por otro lado, otro de los líderes oromos, Bekele Gerba, sigue en prisión -en la que lleva dos años sin sentencia firme-, y este lunes un juzgado le aumentó seis meses la pena por desacato en un juicio.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,652SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img