spot_imgspot_img

Epidemia «galopante»: Enfermos por dengue colapsan hospitales públicos y privados

Tegucigalpa – La alta incidencia de la enfermedad del dengue en Honduras ha colapsado la capacidad de atención de los enfermos en los hospitales públicos y privados, se informó hoy.
 

La epidemia “galopante”, como la califican expertos, ya ha matado a 16 personas, varios de ellos niños, lo que representa cuatro fallecimientos más que los registrados en todo el año 2009.

La Comisión Nacional de Certificación del Dengue informó a finales de la semana anterior que registran 515 casos de dengue hemorrágico y 14,609 casos de dengue clásico.

Las salas de hospitales públicos y privados se encuentran colapsadas por la presencia de centenares de personas en busca de atención médica.

En el Hospital Escuela, personal de los laboratorios dijo a la prensa que no se dan abasto para atender a tiempo las demandas de los exámenes requeridos en el mismo hospital para decidir la hospitalización o no de un paciente.

La mayor incidencia se da en los departamentos de Francisco Morazán, El Paraíso, Comayagua, Olancho y Cortés.

El Gobierno ha declarado una emergencia sanitaria, en el marco de la cual han intensificado las operaciones de destrucción de los criaderos del zancudo Aedes Aegypti, el transmisor de la enfermedad.

La ex ministra de Salud Elsa Palou dijo hoy a periodistas que la crisis se ha generado por la desatención a la problemática en 2009.

“Lo que está pasando ahora es el resultado de que en el 2009 no se hayan hecho las acciones de prevención que se debieron hacer y que en lo que va del 2010 tampoco se habían hecho”, dijo la ex funcionaria, quien cuestionó la actividad impulsada actualmente por las autoridades de Salud, de fumigar desde aviones para destruir al mosquito transmisor de la enfermedad.

“En mi opinión no sirve fumigar desde aviones porque para empezar el zancudo no vuela tan alto, como la altura a la que llega el avión, y en segundo lugar, con el insecticida se mata el zancudo adulto, el que vuela, pero no está matando la larva del zancudo”, declaró.

Expuso que el efecto de esa fumigación va a durar de tres a cinco días y posteriormente van a empezar a brollar todos los zancudos que estaban en fase de larva.

“Pienso que el dinero que se está gastando en fumigación, sería más efectivo si se utiliza en destrucción de criaderos, se podrían contratar personas para ayudar a destrucción de criaderos, a limpieza de solares baldíos, a todas las actividades que es necesario hacer”, indicó.

Roxana Araujo, jefa del Departamento del Dengue del ministerio de Salud, se defendió de las críticas de Palou, diciendo que la fumigación aérea ha sido contratada por hora para los lugares donde no se tiene accesibilidad.

Hospitales abarrotados de enfermos

Palou dijo que actualmente en Tegucigalpa, tanto el sector público como el privado, no se dan abasto para atender pacientes.

“En los hospitales públicos estamos abarrotados de pacientes con dengue hemorrágico”, informó.

En hospitales privados se han tenido que abrir salas que estaban cerrados para atención de pacientes con dengue.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,139FansMe gusta
37,965SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img