spot_imgspot_img

Encendidas alarmas por consorcio de policías depurados en partidos políticos

Tegucigalpa – La conexión entre miembros de la Policía Nacional, depurados en el último año, con organizaciones políticas ha encendido las alarmas en Honduras a ocho meses de las elecciones generales en las que se elegirá un nuevo gobierno para el período 2018-2022.

Alrededor de cuatro mil efectivos de la Policía han sido depurados, desde que asumió la Comisión Especial en abril de 2016. Los miembros de la carrera policial han sido apartados especialmente por no ser idóneos para continuar en ese cuerpo del orden, desde donde se ordenaron crímenes emblemáticos, extorsiones, secuestros, robos y hubo una especie de maridaje con estructuras criminales y del narcotráfico.

Lo anterior se colige de denuncias, que se han vuelto casi cotidianas, y que cada día sorprenden a una sociedad que es azotada por alarmantes índices de violencia.

El involucramiento de oficiales con el narcotráfico ya deja casi una decena de expolicías reclamados por la justicia de Estados Unidos. Algunos de estos se entregaron voluntariamente, otros pasaron por el proceso de extradición de nacionales que comenzó en mayo de 2014 con la expatriación de Carlos Arnoldo “El Negro” Lobo.

Siete de estos oficiales están relacionados al caso de Fabio Lobo -hijo del expresidente Porfirio Lobo- quien se declaró culpable por narcotráfico en un tribunal de Nueva York y espera sentencia para el próximo 30 de mayo. Los expolicías eran un brazo protector de las operaciones del narcotráfico en este país centroamericano.

Asimismo, muchos otros que han sido depurados son mencionados como autores y cómplices en asesinatos emblemáticos, como es el caso de Alfredo Landaverde y Julián Arístides González.

Pese a toda la estela de crímenes que anteceden la salida de muchos expolicías, las acusaciones aún no llegan en los tribunales de justicia nacionales.

Declaraciones de líderes de la Asociación para una Sociedad Más Justa establecen que la narcopolítica se ha filtrado en partidos legalmente constituidos en Honduras, por lo que hicieron un llamado a hacer un buen filtro de los que aspiran a cargos de elección popular.

Buscan refugio en partidos políticos

Miembros de la sociedad civil hondureña han llamado la atención de la dirigencia de la clase política, luego de recibir información que policías depurados pretenden buscar “refugio” en estas organizaciones para buscar incluso cargos de elección popular.

Carlos Hernández, representante de Transparencia Internacional (TI) en Honduras), alertó que han recibido denuncias que elementos depurados de la Policía se han aproximado al Partido Anti Corrupción (PAC) e incluso con la promesa de reintegrar a los separados cuando sean gobierno.

Lo anterior lo hacen exoficiales que fueron depurados de la institución por no tener la idoneidad para seguir, dijo Hernández a la prensa.

Hernández llamó, en este caso específico, la atención al líder del PAC, Salvador Nasralla, para que no deje que expolícias se refugien en esa novel institución política.

“Estamos preocupados porque hemos recibido información que algunos de los policías que han salido de la institución han estado participando en asambleas del Partido Anti Corrupción. De manera muy respetuosa y conociendo varios de sus líderes que son honorables, lo que les decimos es mucha atención, presten atención, se corre el riesgo que de repente puedan atraer a sus filas algunas personas que tienen señalamientos”, aseveró.

No somos jueces: diputado Padilla

De su lado, el diputado del PAC, Rafael Virgilio Padilla, rechazó que se estén convirtiendo en refugio de policías depurados. “Nosotros somos un partido esencialmente humanista, antimilitarista y antiestado policíaco, eso está en nuestros estatutos y además lo pregonamos con nuestra conducta”, asistió.

El congresista apuntó que “no sé si Carlos Hernández sabe que nosotros no somos un juzgado, no somos un tribunal. Hacemos nuestras las palabras de que no podemos tirar la primera piedra, nadie en Honduras puede atribuirse el derecho de juzgar a otros, la preocupación de Carlos Hernández y Omar Rivera debe estar enfocada para fortalecer la institucionalidad que es la que ha fracasado en Honduras”.

Criticó que, según él, pretendan imputarle al PAC la responsabilidad del Ministerio Público o del mismo Poder Judicial. “¿Acaso un policía depurado está estigmatizado?”, preguntó.

Concluyó que en el partido existe una Comisión de Censo y todas las instituciones políticas son de libre ingreso. “Hacer noticia en contra del PAC porque un pobre paisano que anda a pie en la calle y quiere ingresar al partido, me parece un acto verdadero de odio desmesurado”, señaló Padilla.

Exoficial dice que PAC salvará Honduras

El comisionado depurado de la Policía Nacional, Henry Vicente Osorto Canales, admitió que se unió al Partido Anti Corrupción (PAC), y que demostrará con su trabajo que es honesto y capaz, al tiempo que volvió a arremeter contra la clase política hondureña.

“El policía es un ser humano y tiene derecho a elegir y ser electo, cada persona puede decidir porque partido o a que organización política puede pertenecer, nosotros tenemos una bandeja y vamos a elegir al mejor”, dijo Osorto Canales, quien fue apartado de la institución en abril de 2016.

El oficial no ocultó su militancia en el PAC y agregó que “la mayor parte de los partidos tradicionales y en especial el Partido Nacional están vinculados al crimen organizado y por eso vamos con el partido PAC que es la salvación de Honduras. Vamos a trabajar de la mano con el pueblo, daremos a conocer que los delincuentes son los que han manejado el país haciendo contratos con bandas organizadas y que cuando están apadrinados están en el derecho de matar y secuestrar”, apuntó.

Blindarse del crimen: rectora

La colusión de policías en bandas del crimen ha representado para Honduras una situación dramática, en la que no se puede obviar la participación de oficiales que en algún momento ostentaron posiciones de dirección en ese cuerpo de seguridad del Estado, “ya sea por omisión o participación directa”, remarcó este miércoles la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos.

La rectora volvió a poner acento en la depuración policial y recordó cómo hace un tiempo, relativamente inmediato, eran policías quienes decidían “si alguien vivía o moría”.

“Hay que desentrañar el fondo”, dijo Julieta Castellanos tras las denuncias de que miembros de la Policía Nacional que han sido sacados de la institución por considerarlos “no idóneos”, se están afiliando a fuerzas políticas en las que ya participan, incluso en sus asambleas.

“Aquí corresponde una responsabilidad a los partidos políticos, muchos de ellos dentro” externó la académica, experta en temas de seguridad y quien ha encabezado la lucha por limpiar la Policía hondureña.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,139FansMe gusta
37,965SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img