Austin (EEUU) – El hispano José Luis Villegas, condenado por triple asesinato en 2001, será ejecutado hoy en Texas si la Corte Suprema desoye los argumentos de su abogado, que advierte de una discapacidad mental en el acusado.
 

La defensa pide que se posponga la ejecución para ahondar en las pruebas que supuestamente determinan una discapacidad mental en Villegas, según explicó el abogado del caso, Paul Mansur.

De momento, una corte de apelaciones criminales de Texas rechazó los argumentos el pasado lunes y la defensa intentará que el Tribunal Supremo paralice la ejecución, aunque en los últimos meses ya rechazó casos similares.

En la petición presentada ante la máxima instancia judicial de Estados Unidos, a la cual tuvo acceso Efe, la defensa presenta a Villegas como «retrasado mental» y se refiere a pruebas médicas de cociente intelectual, de inteligencia y de conocimientos para justificarlo.

Si a las 18:00 hora local (23:00 GMT) no se ha paralizado la orden, Villegas se convertirá en el tercer hispano en ser ejecutado en Texas en lo que va de año, pero el primero de nacionalidad estadounidense.

En los casos de Edgar Tamayo y Ramiro Hernández Llanas, ambos mexicanos, las autoridades de Texas desoyeron las peticiones de clemencia de las del país vecino, que alertaron que ambos presos fueron incluidos en el Fallo Avena de la Corte Internacional de Justicia que pedía que se revisaran 51 condenas a muerte de mexicanos.

En el caso de hoy, la ejecución se podría detener por la sentencia del Tribunal Supremo de 2002 que prohíbe la ejecución de reos con discapacidad mental, pero en el caso de Villegas no se contempló ninguna afectación cognitiva durante el proceso judicial.

Villegas, de 39 años, fue sentenciado a la pena capital por la muerte en 2001 a puñaladas de tres personas de origen hispano, una mujer de 24 años, su madre, de 51 años, y su hijo, de 3, según figura en su ficha del Departamento de Justicia Criminal de Texas.