spot_imgspot_img

En Francia, los ministros deben privilegiar los viajes en tren en vez del avión

París – Los miembros del Gobierno y de sus gabinetes deben privilegiar los viajes en tren sobre los de avión y alojarse en residencias oficiales en lugar de hoteles, dentro del plan de medidas de ahorro del gasto presentadas en un momento de gran polémica por el despilfarro del dinero público.
 


En tres circulares hechas públicas hoy por el primer ministro galo, François Fillon, éste precisó a los miembros del Ejecutivo la directiva de reducir las dotaciones de los gabinetes en un 10% desde 2011 para dar ejemplo por «los esfuerzos pedidos a todos los franceses».

Esa disminución se aplicará a la partida para remunerar a todos los colaboradores de los ministros y a los gastos de funcionamiento: desplazamientos, restaurantes, mobiliario, abonos, documentación, material de oficina y correo.

Sobre la primera cuestión, Fillon recordó que los ministros sólo podrán tener un máximo de 20 colaboradores cada uno (ahora varios superan esa cifra) y los secretarios de Estado cuatro, y que esta medida deberá aplicarse progresivamente a partir de septiembre, según unos plazos que habrán de presentarse antes de fin de mes.

En cuanto a los gastos de funcionamiento, la regla es «ahorro y simplicidad», lo que pasa en primer lugar por «recurrir en prioridad a los transportes ferroviarios más que a los medios aéreos, y al alojamiento en los locales de los servicios del Estado más que en hoteles privados».

El jefe del Ejecutivo les instó a «limitar estrictamente los efectivos de las delegaciones» con las que viajen en Francia y a «limitar igualmente el número de ceremonias, recepciones (…) y a adaptar su formato para que en ningún caso revistan un carácter ostentoso».

Una de las tres circulares se refiere a la gestión del parque automovilístico oficial, con el objetivo de reducir el número de vehículos en «al menos 10.000 de aquí a 2013».

Una de las formas de lograrlo es subcontratar las flotas ministeriales de forma generalizada a finales del año próximo como tarde para ahorrar en mantenimiento y compartir los coches entre unos y otros departamentos.

Estas directrices, de las que ya se conocía su existencia, se han dado a conocer en detalle sólo un día después de la dimisión de dos secretarios de Estado que estaban en el ojo del huracán por abusar del dinero público.

Se trató de los hasta ayer titulares de la Cooperación, Alain Joyandet, y del Desarrollo de la Región Capital, Christian Blanc, respectivamente.

El primero estaba en la picota mediática por haber contratado un avión privado en lugar de volar en un vuelo de línea -y que costó 116.000 euros a las arcas públicas-, para un desplazamiento a Martinica donde participó en una conferencia sobre los damnificados del terremoto de Haití.

Además, la prensa había denunciado que Joyandet tuvo un trato de favor para conseguir un permiso de legalidad más que dudosa para ampliar su segunda residencia junto a la Costa Azul.

En el caso de Blanc, gastó 12.000 euros del presupuesto oficial en diez meses para comprar puros y aunque hace unas semanas devolvió 4.500 euros, se enzarzó en una polémica con un antiguo colaborador por la responsabilidad del resto de ese gasto.
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,889SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img