Tegucigalpa – Un juez con jurisdicción nacional dictó auto de formal procesamiento contra uno de los miembros de la banda de «Los Espinoza», grupo delincuencial que según fuentes policiales opera en Comayagua, zona central de Honduras.
 

El portavoz de la Poder Judicial, Melvin Duarte, confirmó que el procesado responde al nombre de Pedro Celestino Martínez, quien fue capturado hace algunos días por la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina) en Comayagua.

Añadió que luego de su captura, Martínez fue puesto a la orden de la jurisdicción nacional y luego de celebrar la audiencia inicial, «el juez ha encontrado que existen los méritos suficientes para dictarle el auto de formal procesamiento o auto de prisión».

Señaló que al individuo se le acusa de los delitos de tentativa de asesinato, atentado, asociación ilícita en perjuicio de Wilson Carranza, Santos García y Adolfo Vásquez, miembros de la Policía Nacional, así como en perjuicio de la seguridad interior del Estado de Honduras.

Según Duarte, luego de los 60 días, le será realizada la audiencia preliminar.

Hace unos días, durante la audiencia de declaración de imputados, un juez con jurisdicción nacional ordenó la detención judicial para otro miembro de este grupo criminal, identificado como Orlin Joel Escobar Amaya, a quien se le decomisó una escopeta y varios proyectiles.

De acuerdo a la imputación de las autoridades de investigación, a Escobar Amaya se le supone el autor material del asesinato en perjuicio de Ada Yesenia Urbina y de Joel Alcides Molina Reyes, así como de un atentado en perjuicio de la Policía Nacional Preventiva, hechos ocurridos en el municipio de San Luis, Comayagua.

Igualmente se le supone responsable del delito de asociación ilícita y portación ilegal de armas.
Se informó que al imputado se le dictó la detención judicial y fue trasladado a la Penitenciaría Nacional de Támara. La audiencia inicial fue programada para este día.

Cabe recordar que el pasado 25 de marzo, Pedro Celestino Espinoza Martínez, alias “El Pedrín” y señalado como presunto miembro de lo organización criminal, fue capturado en Minas de Oro, Comayagua; luego los tribunales de justicia le dictaron detención judicial, por lo que permanece recluido en la Penitenciaría Nacional de Támara.

Con base al trabajo de captura de los miembros de esta banda criminal, el 16 de marzo las autoridades anunciaron que sus integrantes tenían cuatro días para entregarse a las autoridades luego que una hermana de éstos reveló las intenciones de los malhechores de someterse a la justicia.