spot_imgspot_img

El sobrino del ex presidente kirguís reconoce su implicación en los disturbios

Moscú – Sanjar Bakíev, sobrino del depuesto presidente kirguís Kurmanbek Bakíev, admitió hoy su implicación en la «organización de asaltos de edificios estatales y conflictos étnicos» en el sur de Kirguizistán. Seguir leyendo el arículo
 

Sanjar Bakíev hizo estas confesiones durante los interrogatorios en Bishkek, donde fue trasladado tras su captura ayer en las montañas de la región de Jalal-Abad, declaró Melis Turganbáev, viceministro de Interior de Kirguizistán, citado por la agencia local «24.kg».

El sobrino del derrocado presidente kirguís, actualmente refugiado en Bielorrusia, es acusado de «organizar disturbios masivos, intentos de asalto de instituciones del Estado y asesinatos», indicó.

Sanjar Bakíev fue apresado ayer como resultado de una operación especial, durante la cual opuso «feroz resistencia» a las fuerzas del orden, precisó la fuente.

En la casa donde Sanjar se refugió y fue detenido se encontró una «gran cantidad de armas de fuego».

El viceministro de Interior añadió que durante la operación lograron huir varios cómplices de Bakíev, pero cuatro de ellos fueron detenidos más tarde.

Turganbáev precisó que las fuerzas del orden disponen de pruebas contundentes «no sólo de la implicación, sino del papel clave» del detenido en los disturbios de mayo pasado en Jalal-Abad y en los enfrentamientos étnicos registrados entre el 10 y 14 de junio en esa región y la vecina de Osh.

Hace dos semanas, la presidenta interina de Kirguizistán, Rosa Otunbáyeva, afirmó que «no cabe la menor duda» de la implicación de la familia Bakíev en los trágicos acontecimientos que provocaron la muerte de al menos 275 personas.

Aludió a los vídeos de los disturbios, en los que Sajar Bakíev aparece encima de un blindado en las calles de Jalal-Abad en medio de los disturbios, así como a las conversaciones telefónicas interceptadas del hijo del ex presidente, Maxim Bakíev, y su primo Janibek, en las que coinciden en que «hay que montar follones permanentes en el sur» de Kirguizistán.

Las nuevas autoridades kirguises piden la extradición de Maxim Bakíev, detenido en Gran Bretaña.

«Tenemos pruebas de sobra para llevarlo al banquillo», dijo Otunbáyeva.

También fue pedida la extradición de su padre, el ex presidente Kurmanbek Bakíev, pero las autoridades de Bielorrusia, donde se ha refugiado, rechazaron la solicitud.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,829SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img