Tegucigalpa – El ministro de Defensa salvadoreño, David Munguía, aseguró a medios locales del vecino país que El Salvador carece de la fuerza militar necesaria para disuadir a Honduras sobre la propiedad de la Isla Conejo, ubicada en el Golfo de Fonseca.
 

– El Salvador continúa con su retórica sobre la Isla Conejo, pese a que Honduras ha reiterado que el islote les pertenece y nunca ha estado en disputa.

– El presidente Lobo dijo la semana anterior que no tenía nada que hablar con su homólogo salvadoreño sobre la isla en mención.

Munguía se refrió a la problemática entre El Salvador y Honduras por la pertenecía de la isla Conejo que según el funcionario, es territorio salvadoreño aunque este ocupado militarmente por soldados hondureños.

En declaraciones a una estación radial de San Salvador, el funcionario aceptó que militarmente El Salvador no podría pelear el islote en este momento, sin embargo, aseguró que el ejército salvadoreño siempre ha permanecido en alerta ante esta situación.

“Es necesario equipar a las Fuerzas Armadas porque en cuanto al equipamiento, nos hace falta bastante y siempre es una aspiración de nosotros tener buenos equipos y armamento, porque no es cierto que no tengamos amenazas a la seguridad territorial”, argumentó.

Agregó que “en este momento tenemos el ejemplo de la Isla Conejo y el Golfo de Fonseca siempre será una amenaza, y esto se disuade mostrando un poco de fuerza, porque se te miran débil te golpean, pero si te miran fuerte te respetan”.

El funcionario explicó que al poseer la Isla Conejo, El Salvador tendría el control de tres kilómetros alrededor de ese territorio, por lo que lamentó que haya inconvenientes para tener que pedir permiso a Honduras para navegar en aguas que supuestamente le pertenecen a El Salvador en la bahía de La Unión.

Munguía reconoció que “en estos momentos, El Salvador está en desventaja con respecto al ejército de Honduras, principalmente en cuanto a equipamiento, ya que la Fuerza Aérea Hondureña tiene la capacidad de incursionar en El Salvador y en 40 minutos destruirnos represas, objetivos estratégicos y atrasar el desarrollo del país por 20 años. Es una decisión apresurada, los hondureños lo pueden hacer y ya nos quedamos fregados”.

Detalló que el ejército salvadoreño cuenta actualmente con cuatro aviones los que están deteriorados, una diferencia significativa en comparación con los 25 aviones que posee el ejército hondureño.

La tensión por la Isla Conejo aumentó a partir del pasado 1 de septiembre, cuando los militares hondureños izaron la bandera hondureña como siempre lo hacen.

No obstante, Honduras siempre ha sostenido que en el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que dirimió el conflicto limítrofe con El Salvador, la Isla Conejo nunca estuvo en disputa y ha mantenido una posesión histórica sobre ese territorio.