spot_imgspot_img

EL periodista español Felipe Mellizo me enseñó el camino y me condujo al futuro

“Mis personajes Inolvidables” – 8

Miami, (EEUU) – (Especial para “Proceso Digital”-Por Alberto García Marrder).

Hay personas que aparecen en nuestras vidas cuando uno está desesperado, sin saber qué hacer. Y te enseñan el camino a seguir y hasta te dan un empujón para iniciar una carrera profesional. En mi caso de periodista.

En 1967 y en Londres, ese ángel fue el periodista y escritor español Felipe Mellizo. Por eso y por muchas otras razones, está en mi lista de “Mis Personajes Inolvidables”.

En ese año, el gobierno británico me había invitado a visitar los medios de comunicación en Londres y mi estancia estaba a punto de concluir a pesar que ya tenía un trabajo” part-time” en el semanario “The Economist”, en su versión en español.

Unos días antes de mí previsto viaje de regreso a Honduras, me encontré con Felipe al salir yo del metro de la estación de Earls Court. Nos conocíamos desde los cursos de verano de la Universidad Internacional de Santander en “La Magdalena·”. El cómo conferenciante y yo haciendo prácticas en el diario “Alerta”, cuando estudiaba en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid.

Le conté mi drama. No quería regresar a mi país, donde el principal diario, ”La Prensa”, me había despedido como Jefe de Información, apenas tres meses de haberme contratado.

Felipe me pidió unas monedas de “pennies” y se acercó a una de esas típicas cabinas telefónicas rojas británicas (no había entonces celulares) y llamó a su amigo Pepe Mestres, el delegado en Londres de la Agencia Española de Noticias “EFE”.

“Dice Pepe que lo vayas a ver mañana a la oficina de EFE, en el 8 de Bouverie Street. Le he hablado maravillas de ti, así que no me dejes mal”, me dijo con esa sonrisa socarrona que tenía.

Y Mestres me contrató para el turno de noche. Comenzó así mi carrera profesional con EFE que se prolongaría por más de 35 años y mi regreso a Londres, en el año 1988, pero ya como director (“Bureau Chief”). Y cuando fui redactor Jefe en la central de Internacional de EFE en Madrid, años después, mi segundo era nada menos que Pepe Mestres, mi ex jefe en Londres. La vida da tantas vueltas. (Mestres murió el año pasado a la edad de 91 años).

 Felipe Mellizo en la Antártida para filmar un documental. Junto a su lado, el prestigioso geólogo y alpinista, Jerónimo López. Foto Jon Incháustegui.

Pero mis aventuras periodísticas con Felipe apenas comenzaban. Él era entonces una estrella en el vespertino madrileño “Pueblo” y me propuso escribir, entre los dos, una serie de cinco capítulos sobre “LOS RUSOS SE QUEDAN EN EL MEDITERRÁNEO”, teniendo en cuenta que yo era miembro del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres.

Yo escribí dos y él tres.  Pero la serie completa apareció con mi firma (foto y datos biográficos) con dos páginas y fotos en cada capítulo. En esos años de la España franquista, esa serie provocó una conmoción nacional.

La serie se anunció en “Pueblo” como “EXCLUSIVA MUNDIAL”, y si que lo era. Y en la primera vez en mi larga vida de periodista, al final de cada una de las cinco crónicas con mi firma aparecía la típica advertencia: “PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN, TOTAL O PARCIAL, AUN CITANDO SU PROCEDENCIA”.

Nunca entendí porque solo firmé yo y no los dos.

Gracias a Felipe, publique también en la revista “Índice” un reportaje sobre “El Tráfico Internacional de Armas”. También con mucha repercusión. Y esa vez sí cobre.

Felipe Mellizo en el Canal del Beagle, en 1990, con su hijo Felipe Mellizo Sanz, cuando este tenía 25 años. Ahora es guionista de películas y series de televisión. Me cuenta su hijo que su padre, que no era muy alto, se subió a una piedra para esta foto. Foto Jon Incháustegui.

Mi amigo y mentor fue corresponsal de “Pueblo” en El Cairo, Viena Y Londres. Trabajo también para la agencia de noticias mexicana “Notimex” y la española “EFE.

Pero adquirió enorme popularidad nacional cuando presentó el telediario de la segunda cadena de Televisión Española con un estilo desenfadado y espontáneo.

En el aspecto personal, fue padre de nueve hijos de tres parejas (Carmen, María José y Alicia). Falleció el 6 de julio del 2000 a la edad de 67 años, de un infarto agudo de miocardio, cuando se encontraba solo en su casa en Madrid.

Sin duda, un “Personaje Inolvidable” y un verdadero mentor.

Mañana, el noveno tema de la serie: Margaret Thatcher, sí que era una “Dama de Hierro”

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,194SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img