Guatemala.- El Gobierno de Guatemala informó hoy que creará una unidad de estadística criminal para recopilar y analizar datos acerca del comportamiento de la delincuencia en el país, uno de los más violentos de la región.
 

La Unidad de Estadísticas Criminales y Análisis Estratégico de Guatemala tendrá como objetivo principal «convertirse en un grupo de gestión de la información, estadísticas y análisis estratégicos sobre la criminalidad», informó el Ministerio guatemalteco de Gobernación (Interior).

El ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, aseguró en declaraciones a medios oficiales que la unidad funcionará «de forma coordinada» con la Fiscalía, la Policía Nacional Civil, el Organismo Judicial y el Instituto Nacional de Estadística (INE).

«A veces tenemos diferentes puntos de vista y análisis debido a que existen muchas fuentes de información, lo que necesitamos es unificar esfuerzos», indicó este martes a medios oficiales el ministro.

Las autoridades guatemaltecas no precisaron la fecha en que se inaugurará la unidad, cuyas oficinas estarán instaladas en el Ministerio de Gobernación, en el centro de la capital guatemalteca.

El departamento estadístico recopilará y analizará información sobre muertes violentas, lesiones violentas no fatales, delitos contra el patrimonio, delitos contra la libertad, violencia intrafamiliar, violencia de género, percepción de delito y población privada de libertad.

La propuesta para instalar la unidad se ideó durante cuatro meses el Ministerio de Gobernación y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Guatemala.

Las estadísticas relacionadas con los delitos en Guatemala son divulgadas actualmente de manera independiente por cada una de las instituciones involucradas en el sistema de justicia.

Guatemala, que junto a El Salvador y Honduras integra el llamado Triángulo Norte centroamericano, registró en 2013 un promedio de 16 personas asesinadas a diario.

El llamado Triángulo Norte del istmo centroamericano es una de las zonas más violentas del planeta debido tanto al aumento del narcotráfico y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como a la debilidad de las instituciones estatales, según la ONU.