spot_imgspot_img

El G8 promete 5.000 millones de dólares para la salud maternal

Toronto (Canadá) – El G8 se comprometió hoy a incrementar en los próximos cinco años en 5.000 millones de dólares las ayudas para mejorar la atención sanitaria a las mujeres que dan a luz en países en desarrollo, y que mueren por causas evitables.
 


El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció que además del dinero que aportarán las ochos naciones del grupo (EE.UU., Japón, Rusia, Italia, Francia, Alemania y Canadá), otros países, como España, Suiza, Nueva Zelanda y Noruega, además de la fundación Melinda y Bill Gates, han prometido 2.300 millones de dólares adicionales.

El drama de la falta de atención médica en los embarazos y partos en los países en desarrollo fue uno de los temas principales que trató el G8 en la primera jornada de la cumbre, que concluye mañana, gracias a la iniciativa de Canadá, que planteó el tema como una de las prioridades de su presidencia.

El primer ministro reveló, satisfecho, que todos los países del G8, pese a que algunos atraviesan dificultades presupuestarias, han decidido aportar nuevos fondos, en total, 5.000 millones de dólares.

De este dinero, Ottawa ha comprometido 1.100 millones de dólares -que se suman a los 1.750 millones que tenía presupuestados anteriormente- si bien Harper no quiso revelar las cuantías comprometidas por otros países.

Organizaciones como Global Health Project llevan años denunciando este drama olvidado. Según Lisa Carty, subdirectora de la institución, cada año mueren ocho millones de niños y entre 350.000 y 500.000 madres por causas evitables.

El riesgo de una mujer de morir durante el parto en un país en desarrollo es de uno entre siete, cuando en los países más avanzados es de uno entre 30.000, según esta entidad.

El problema, indican las organizaciones, no es de falta de avances médicos, sino de medios económicos, por lo que reclamaban al G8 que movilice el dinero suficiente para poder cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que establece que para el 2015, las muertes de niños menores de cinco años deben ser sólo un tercio de las que eran en 1990, y las de las madres, la cuarta parte.

Canadá lanzó entonces la llamada «Iniciativa de Muskoka», para recabar fondos.
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,801SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img