spot_imgspot_img

El fuego se ensaña con Honduras: Llamas convierten en polvo mercados capitalinos

Tegucigalpa –El fuego parece no dar tregua en Honduras y en menos de una semana, dos conflagraciones de enormes proporciones han sembrado el luto, dolor y zozobra entre la población.
 

·Se calculan daños de 150 millones de lempiras y 20,000 personas afectadas

· El pavoroso incendio que arrasó con los mercados capitalinos es considerado el más grande que ha afectado ese popular sector de la ciudad.

· Aunque los mercados capitalinos son una bomba de tiempo permanente, se mantienen el pleno corazón de la ciudad.

Los hondureños no acababan de digerir la tragedia ocurrida la noche del martes en el penal de Comayagua que ha cobrado la impresionante cifra de 358 personas calcinadas en una descomunal conflagración, cuando esté sábado fueron sobresaltados con la noticia del voraz incendio en los mercados capitalinos que redujo a cenizas miles de locales generando pérdidas estimadas en 150 millones de lempiras y 20,000 personas afectadas.

Afortunadamente, en esta ocasión no se reportan víctimas mortales en el incendio que tardó unas seis horas para ser controlado por 280 bomberos de todas las siete estaciones bomberiles de la capital y todas las unidades de las vecinas localidades de Cantarranas, Santa Lucia, Valle de Ángeles, Comayagua y hasta del aeropuerto internacional de Toncontín que casi nunca participan en combatir siniestros fuera de esa terminal aérea.

No obstante, una docena de personas tuvo que ser atendida en el Hospital Escuela debido a la intoxicación provocada por las enormes columnas de humo negro y gris que emanaba de la conflagración y que podía verse desde diversos puntos de la ciudad.

Otros resultaron lesionados cuando en las proximidades del área del mercado donde se originó el fuego, los vendedores corrían de un lado a otro para poner a salvo su mercadería.

Ahora resta por aclarar que fue realmente lo que ocasionó el fuego ya que para el alcalde capitalino Ricardo Álvarez, “hay algo raro” en la propagación de las llamas que surgieron extrañamente por todos lados afectando a varios de los mercados a la vez.

Tragedia Repetida

No obstante, la tragedia se repite de nuevo en los mercados capitalinos, una nueva conflagración volvió a consumir varios puestos, lo que desnuda que esos centros comerciales que funcionan en el corazón de la ciudad desde hace décadas, son una verdadera bomba de tiempo.

En tiempos de invierno la historia es la misma, las inundaciones provocan millonarias pérdidas debido a la suciedad que prevalece en esos centros comerciales lo que impide el buen funcionamiento de los desagües, a pesar de las campañas que realiza la alcaldía capitalina para concienciar a los vendedores que deben mantener limpia el área.

Los incendios también son una constante en los mercados capitalinos, debido a que los puestos están construidos de madera, las instalaciones eléctricas son vetustas, hay pegues clandestinos de electricidad y existe una gran cantidad de aparatos eléctricos como televisores, equipos de sonido y hasta computadoras.

Los puestos de 2 x 2 metros, apilados en línea vertical dejan un espacio bien reducido hasta para transitar, lo que refleja el hacinamiento en la que se vive diariamente en esa zona de la ciudad.

Esa situación pone constantemente en evidencia el peligro que representa para los más de 3 mil vendedores y los millares de clientes que cada día hacen sus compras en ese lugar.

La bomba de tiempo que por años ha representando el circuito de mercados capitalinos, resurgió con el incendio de grandes proporciones que se desató el mediodía de este sábado.

Otro incendio de gran magnitud en esa zona ocurrió el 30 de julio de 2009, el que redujo a cenizas 278 locales en los mercados Colón y Quinta Avenida.

Precariedad Evidente

La precariedad es evidente dentro y fuera de los mercados capitalinos donde se mueven a diario millones de lempiras. Vetustas instalaciones con más de 50 años de antigüedad que no cuentan con las medidas mínimas de seguridad, rutas de evacuaciones anti incendios, ni extinguidores, por el contrario pululan las desastrosas conexiones eléctricas.

Sin embargo, ante informes emitidos por el Cuerpo de Bomberos donde queda al desnudo la inseguridad en la que funcionan los mercados capitalinos, las medidas recomendadas no se han cumplido y por el contrario el riesgo ha aumentado con la habilitación de más aparatos eléctricos que generan sobrecargas, lo que se agrava con la presencia de estufas de queroseno y de gas LPG.

El hacinamiento es uno de los aspectos que más preocupa en la situación de los mercados, ya que la mayoría de los puestos son de madera y de ocurrir un corto circuito -como ya ha sucedido- a causa de las malas conexiones, de inmediato arde la madera, tal como sucedió este sábado.

La mayoría de locatarios no se interesa por las medidas de seguridad porque su afán es vender lo que puedan para poder cumplir con los compromisos adquiridos con los bancos y otros prestamistas.

Desde hace unos años, el Cuerpo de Bomberos, a través de la Oficina Técnica de Prevención y Seguridad Contra Incendios, ha emitido informes donde se detalla una serie de medidas que se deben tomar dentro de los mercados capitalinos.

Entre esas providencias destaca la prohibición de velas, incienso, anafres, colocación de la mercadería a un metro de las lámparas de electricidad, la demarcación de rutas de evacuación, colocación de 78 extintores por mercado y la ubicación de los locales según su rubro.

La alta vulnerabilidad rodea a más de seis mil capitalinos entre vendedores y locatarios que a diario se juntan en los mercados.

Los incendios en las instalaciones físicas del San Isidro, Álvarez, Quinta Avenida, Galindo, Colón y Las Américas se deben en la mayoría de los casos a problemas en las instalaciones eléctricas, aunque ese no parece ser el caso del siniestro de este fin de semana.

Los Bomberos también recomendaron desarrollar jornadas de capacitación con grupos focales de locatarios.

Algo Raro

Al enterarse del suceso, que destruyó los mercados Colón, Quinta Avenida, San Isidro y parte del mercado Álvarez, el alcalde capitalino se trasladó a la zona de Comayagüela a fin de coordinar esfuerzos con los cuerpos de socorro. “Primero es salvar vidas, después investigar a fondo qué pasó”, declaró.

Mientras hacia un recorrido in situ en los mercados de Comayagüela, que fueron consumidos por el incendio, el alcalde capitalino Ricardo Álvarez aseguró que “acá hay algo raro” por lo que exigió una profunda investigación para conocer las causas del siniestro.

El jefe edilicio dijo que en vista que nunca en la historia, un suceso de esta naturaleza se había extendido de un mercado a otro, lo que dificultó que el fuego pudiera ser controlado de forma inmediata por el Cuerpo de Bomberos.

Para aclarar la causa del siniestro, Álvarez se contactó con la embajadora de Estados Unidos, Lisa Kubiske para solicitarle que los expertos internacionales del equipo multidisciplinario grupo élite del Buró Internacional de Bebidas Alcohólicas, Tabaco y Armas de Fuego (ATF IRT) que se encuentra en Honduras para esclarecer el origen del fuego en el penal de Comayagua, investigue cuáles fueron las causas del incendio en los mercados de Tegucigalpa.

Durante su recorrido, el edil capitalino conoció diferentes versiones sobre las causas del incidente entre las que se menciona la explosión de un tanque de gas LPG y otros aseguran que se originó en las instalaciones de un puesto de piñatas, entre otras opiniones.

Unas horas después de originarse el incendio, Álvarez se reunió de emergencia con su corporación municipal junto entidades de gobierno, Policía Nacional, cuerpos de socorro, miembros de la sociedad civil e iglesias, entre los que figuran la presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT) Aline Flores y la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos.

El alcalde capitalino informó que la reunión tuvo como objetivo establecer medidas concretas encaminadas a la reconstrucción de los mercados y las acciones inmediatas a tomar para permitir que los vendedores afectados tengan una fuente de ingreso temporal mientras sus puestos de venta son reconstruidos.

Entre las conclusiones de la reunión destaca que el fideicomiso de administración municipal existente sea el ente encargado de levantar los planos y determinar el mecanismo de financiación y el rediseño de reconstrucción en los mercados, detalló.

Agregó que el presidente Porfirio Lobo, se puso a la disposición para contribuir en todas aquellas medidas encaminadas a levantar y reconstruir los mercados.

No más locales de madera

Además se estableció que las nuevas edificaciones deberán ser construidas de concreto con las instalaciones adecuadas que garanticen la seguridad de los vendedores y eviten que otro incendio ponga en riesgo sus vidas y deje grandes pérdidas económicas.

“No voy a permitir que levantemos mercados de madera ya que eso lo único que garantizaría es que un siniestro similar vuelva ocurrir, por lo que cualquier determinación que se tome va ir encaminada a reconstruir o construir en otro punto mercados de concreto que garanticen la seguridad de sus vendedores”, manifestó.

Además, acordaron realizar una maratón que será coordinada por la CCIT a fin de recaudar fondos para ayudar a los vendedores afectados.

Indicó que luego que los entes encargados hagan las respectivas investigaciones del caso, las cuadrillas y maquinaria de la alcaldía capitalina, procederá a levantar los escombros para comenzar con la reconstrucción de los mercados.

Historia de incendios en mercados de Honduras

*23 de octubre de 2011: Un incendio dejó cuantiosas pérdidas en el mercado Lagos Galindo.

*05 de septiembre de 2011: Dos negocios de abarroterías fueron consumidos en por un incendio en el mercado Guamilito de San Pedro Sula provocado por un corto circuito.

*08 de marzo de 2010: Un incendio arrasó con 82 negocios en el mercado municipal San José de Puerto Cortés.

*30 de julio de 2009: Un incendio provocado por un corto circuito arrasó con 278 puestos de venta en los mercados Colón y Las Américas.

*23 de mayo de 2008: 141 locales quedaron reducidos a cenizas en el mercado de Juticalpa, Olancho.

*31 de diciembre de 2007: Un voraz incendio en el Mercado Central de San Pedro Sula provocado por un corto circuito dejó pérdidas por 25 millones de lempiras.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,572SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img