spot_img

El fuego ilumina opresiones y revoluciones en la obra de Manuela Infante

Por:

Compartir esta noticia:

Barcelona (España) – La dramaturga y directora chilena Manuela Infante utiliza el poder destructor y transformador del fuego para abordar el tema de la violencia en «Fuego Fuego», una obra que habla de revoluciones, opresiones e incendios forestales, y que se estrenará en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC), en la ciudad española de Barcelona, el 14 de enero.

«El tema de los incendios forestales es universal, pero en Chile nos resuena especialmente porque tenemos muchas plantaciones y es habitual que las quemas controladas se descontrolen y arrasen pueblos y bosques», ha comentado este martes la directora en rueda de prensa.

En su opinión, «estos incendios son un buen ejemplo de cómo la devastación afecta por igual a humanos y a no humanos, debido a que todos los seres son explotados de la misma forma o en continuidad».

Con este espectáculo, Infante da un paso más en su investigación escénica de la «no humanidad», en la que se enmarcan sus obras «Realismo», que se centra en los objetos, «Estado vegetal», que habla de las plantas, y «Cómo convertirse en piedra».

«Fuego Fuego» nació de una conversación sobre la violencia que llevó a la dramaturga a preguntarse cuál era la «no humanidad» que mejor la representaba.

El fuego fue la respuesta y, justo después, estallaron las revueltas en Chile y las calles, llenas de fuego y de barricadas, se filtraron dentro de la obra, junto al debate sobre la legitimidad de la violencia.

«¿Quién tiene derecho a protestar? -se ha pregunta la dramaturga en declaraciones a Efe-, ¿cuándo llamamos a una acción ‘violencia’ y cuándo la llamamos ‘legítima defensa de un pueblo oprimido’?».

«El fuego es fascinante por su ambivalencia -añade la autora-, porque destruye, pero también transforma y da vida».

Dos actores, Héctor Morales y Núria Lloansi, ponen en escena estas ideas, «desde los ojos del fuego, porque la obra no sólo habla de fuego, sino que trata de comportarse como el fuego».

«Hay un ejercicio creativo, con mucha experimentación con las actrices en la sala de ensayo, para que tanto la dramaturgia como la puesta en escena y la interpretación imiten al fuego y tomen de él el comportamiento estético de la obra», ha explicado Infante.

Los personajes son «gente que deambula en un delirio, intentando saber dónde están. Son seres abusados que pueden estar en un incendio o en una protesta», según el actor chileno Héctor Morales, que ya trabajó con Infante en «Realismo».

La dramaturga ha agradecido al TNC que haya programado esta obra y le haya permitido viajar a la ciudad de Barcelona con parte de su equipo, «en estos tiempos difíciles, en los que los países se cierran por la covid».

Infante ha recordado que estuvo recientemente en Alemania y, cuando miembros de la compañía se vieron afectados por el virus, «se abrió un debate en el que algunos defendieron que hay que trabajar sólo con alemanes dentro de Alemania para evitar que otros traigan el bicho desde fuera».

«No podemos permitir que el coronavirus fortalezca las fronteras y la división entre el Norte y el Sur», ha sentenciado.

El coronavirus también ha atacado al equipo en España y los ensayos tuvieron que suspenderse unos días para cumplir las cuarentenas.

Esto ha provocado que se haya tenido que retrasar un día la fecha de estreno y que se hayan anulado las funciones previas con público, para permitir a la compañía acabar de afinar el espectáculo sin la presión de la presencia de espectadores.

«Es duro tener que trabajar con los obstáculos que impone la COVID-19, pero esta pandemia también nos está trayendo cosas buenas, como la conciencia de nuestra vulnerabilidad y de la incertidumbre que nos rodea», ha concluido la directora del TNC, Carme Portaceli. (ag)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img