spot_imgspot_img

El Día del Trabajador más triste de la historia

Tegucigalpa – Este primero de mayo los obreros del mundo conmemoran un inédito Día Internacional del Trabajo. La pandemia del COVID-19 hace estragos en todo el planeta y en Honduras los asalariados sufren directamente los efectos de un virus que perfora su salud, sus bolsillos y todo su entorno.

– Unos 436 millones de empresas en el mundo corren riesgo de cerrar, según OIT.

– En Honduras hasta el momento se han solicitado entre 120 mil y 150 mil suspensiones de empleos, y otros apuntes dan cuenta de un millón de pérdidas de trabajos tomando en consideración a los informales.

A parte de las más de 230 mil muertes ocasionadas por el virus en todo el planeta, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), establece que más de 436 millones de empresas afrontan un grave riesgo de interrumpir su actividad debido a la crisis generada por pandemia.

El panorama no puede ser más dramático. Las cifras hasta ahora, sin terminar lo peor de la pandemia, retratan que escenarios más graves  para los trabajadores están por venir.

En Honduras hasta el momento se han solicitado entre 120 mil y 150 mil suspensiones de empleos

El drama de los trabajadores hondureños

En Honduras, las suspensiones de trabajo, despidos laborales y cancelación de contratos, son parte de las dificultades que enfrenta la clase obrera desde hace semanas. A esto se suma el alto desempleo imperante en el país, así como el subempleo y los empleos temporales.

Antes de la pandemia, Honduras registraba serios problemas de desempleo,  por lo que ahora las condiciones se tornan aún más dramáticas.

La Secretaría de Trabajo informó recientemente que a 120 mil ascendían las solicitudesde suspensiones laborales en todo el país, sin embargo dirigente obreros aseguran que la cifra bien puede alcanzar los 200 mil.

Estimaciones de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), aseguran que el desempleo podría subir a 32 por ciento cuando termine la pandemia, con más de dos millones de desempleados.

Entre los sectores más golpeados por la pérdida de plazas está la industria de la maquila, turismo y las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes).

Consignas no retumbarán en las calles vacías por estos tiempos críticos de COVID

Lejos de la celebración

En el actual concepto, los obreros hondureños no tienen nada que celebrar, atrás quedaron las populosas marchas que este año no serán posibles por los toques de queda instalados para contener la pandemia. Sus otrora gritos de guerra no retumbarán las calles afligidas por estos tiempos críticos en lo que ponerse a salvo del COVID es la premisa para todos.

Vacías, desoladas y tristes. Así estarán las calles este Día del Trabajador, mientras ellos aguardan para poder con su mano de obra reconstruir y levantar nuevamente la patria.

Proclamas virtuales

Carlos H. ReyesEn entrevista con Proceso Digital, el veterano dirigente obrero, Carlos H. Reyes, dijo que “el más afectado con la pandemia es el pueblo trabajador, el que labora en los mercados, en fábricas, en maquilas, en la industria, en el comercio y es una incertidumbre no solamente frente al Día del Trabajador, sino más bien en la perspectiva, el Ministerio de Trabajo ha dicho que son 120 mil solicitudes de suspensiones de trabajo”, comenzó diciendo el líder obrero.

Mencionó que el Congreso Nacional emitió una ley en la cual prácticamente se le sugería a las empresas que solicitaran suspensiones de trabajo, bajo la entrega de seis mil lempiras al empleado tanto por parte del gobierno como por la empresa, “al final se convirtió en un incentivo para que más empresas suspendieran a los trabajadores”, reflexionó.

Por otro lado -refirió Reyes- figuran los trabajadores que no tienen incentivos, que son temporales y que solo les dicen váyanse, todas estas personas están sin recibir ingresos y esto se convierte en un duro golpe.

Aseveró que desde antes que ingresará el COVID-19, el problema en Honduras era que se destruyó buena parte del sector producción, salud y educación, “por lo tanto la enfermedad nos agarró con el sistema de salud colapsado”.

Reyes reflexionó que la situación no es nada favorable, que la programación del Primero de Mayo no se puede celebrar como en otros años, con las movilizaciones, por el actual toque de queda, por lo que se tiene programado la difusión de pronunciamientos por la vía virtual.

Profundas modificaciones laborales

Abog. Germán LeitzelarDesde el punto de vista del abogado laboralista, Germán Leitzelar, la situación que atraviesa el mundo cambia totalmente el panorama para este 1 de Mayo, «porque la pandemia transforma las relaciones laborales, preocupa además los efectos que vienen más adelante porque habrá profundas modificaciones laborales entre patronos y empleados», dijo.

Y agregó que: Honduras afronta retos y desafíos grandes, porque la mayoría de sus trabajadores pertenecen al sector informal de la economía, donde muchas veces las conquistas y los beneficios laborales que proporciona la ley laboral aquí es donde se viven situaciones precarias porque no existe protección para el trabajador de este rubro.

“En este caso prima, no el derecho al trabajo, sino a la previsión y seguridad social, ahí es donde se debe reorientar la visión del país, porque si en esa crisis, hubiese un sistema de seguridad social fortalecido y organizado, el impacto de la pandemia no sería tan fuerte, porque tendríamos creados los fondos para reconstruir los puestos de trabajo”, explicó el abogado en declaraciones a Proceso Digital.

Leitzelar considera que no tener un sistema de previsión social fuerte, afecta no solo al trabajador, sino también a las empresas.

Finalmente dijo que “trabajadores como empresarios, tienen que adaptarse a los cambios radicales que dejarán los efectos de la crisis, debe haber un mejor compromiso con la seguridad social, y las conquistas gremiales deben ir conforme a los intereses y a la realidad del país y no particulares, los beneficios deben distribuirse entre ambas partes, porque todos prestamos servicios».

Restablecer trabajadores y evitar suspensión

José Luis BaquedanoDe su lado, José Luis Baquedano, dirigente de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), señaló que aunque se trata de una conmemoración atípica, la principal exigencia será restablecer a los trabajadores despedidos durante la pandemia y evitar que más empleados sean suspendidos.

“La pandemia lo que ha traído es una masacre laboral de parte de los empresarios que hoy más que nunca se requería de su solidaridad con sus trabajadores”, expresó a Proceso Digital el dirigente obrero.

En ese sentido, precisó que la principal exigencia es que la Secretaría de Trabajo no autorice los despido ni la suspensión de trabajadores.

Advirtió, que de no encontrar una respuesta de parte de la Secretaría del Trabajo cuando todo vuelva a la normalidad recurrirán a instancias internacionales.

Anunció que, este viernes leerán a través de la plataforma digital un pronunciamiento en el que enumerarán todas sus exigencias.

Finalmente, recordó que el 1 de Mayo no es una fecha de celebración, porque no hay nada que celebrara en Honduras, se trata de una jornada de protestas que por esta ocasión utilizará las plataformas digitales como escenario.

Respeto a clase obrera

Daniel DurónMientras, el secretario de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, lamentó la actual circunstancia que los acoge en esta conmemoración del Primero de Mayo.

“Es algo sui géneris, algo jamás visto en el país y en el mundo. Este Primero de Mayo en la mayor parte del planeta las organizaciones obreras harán lo mismo que nosotros, haremos un pronunciamiento unitario, como lo hemos hecho durante los últimos 15 años y lo difundiremos mediante los mecanismos virtuales”, externó.

Señaló que el sector obrero debe ser creativo para buscar soluciones después de la pandemia.

Durón estimó en 15 millones de personas afectadas con sus plazas de empleo, entre cesanteados y suspendidos, en el continente americano.

Dijo que en la actual crisis no caben los despidos y que supervisan las suspensiones que se han producido en las distintas empresas del país.

El dirigente obrero citó que las propias autoridades del gobierno hablan de 120 mil a 150 mil suspensiones de trabajo durante la emergencia por COVID. “Lo que pedimos es que se respeten los derechos de los trabajadores”, concluyó.

La Tasa de Desempleo Abierto (TDA) o personas que quieren trabajar, pero no encuentran una plaza se mantuvo estable en más de 240 mil personas durante el 2019, eso significa un 5.7 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), según la Secretaría de Trabajo y de Seguridad Social (STSS).

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img