spot_imgspot_img

EEUU: Una senadora con coraje y sin piernas

Washington, (EEUU) – Tiene las dos piernas amputadas y mucho coraje para superar ese impedimento físico y psíquico.

Tammy Duckworth, senadora demócrata por el estado de Illinois, acude a trabajar al Senado norteamericano valiéndose de dos prótesis ortopédicas de titanio y acero para caminar.

Estas suplen la ausencia de las dos piernas amputadas y que no esconde ya que usa faldas en vez de pantalones.

Duckworth, cuando estaba enlistada en la Guardia Nacional de Illinois, perdió las dos piernas en la guerra de Irak, en 2004, cuando el helicóptero UH-60 Blackhawk que co-pilotaba, a baja altura, fue alcanzado por un artefacto explosivo lanzado por insurgentes desde tierra.

3 FOTO CON EL HELICOPTEROLa copiloto Tammy Duckworth ante un helicóptero UH-6 Black Hawk, antes de ser derribado en Irak. (Foto cortesía Tammy Duckworth-Herald Review).

La senadora es una de las cinco mujeres finalistas de las diez iniciales en la lista que el virtual candidato presidencial demócrata, Joe Biden, está considerando que lo acompañe como candidata a la vicepresidencia en las elecciones del 3 de noviembre. 

Las otras cuatro son: Las senadoras Elizabeth Warren (Massachusetts) y Kamela Harris (California); La congresista Karen Bass y  Susan Rice, ex embajadora ante las Naciones Unidas y ex Consejera de Seguridad, en la época del ex presidente Barak Obama. Las últimas tres son afroamericanas.

4 FOTO JOE BIDEN Y LA SENADORATAMMY DUCKWORTHLa senadora Tammy Duckworth y el
ex vicepresidente Joe Biden. Es una de las
cinco finalistas en su lista como candidata
a la vicepresidencia.
5 FOTO El expresidente Barak Obama y la senadora Tammy Duckworth en chicagoLa senadora Tammy Duckworth con el
ex presidente Barak Obama en Chicago.
(Foto Tannen Maury-Getty Images)
(Foto Tannen Maury-Getty Images)

El rival de Biden será el presidente Donald Trump, que busca la reelección. Y lo más seguro, con Mike Pence, el actual vicepresidente.

Duckworth nació en Bangkok, de padre norteamericano y madre tailandesa, de origen chino. Por breve tiempo, fue congresista en la Cámara de Representantes y ahora en el Senado, desde enero, de 2019.

Su presencia en los actos oficiales del Senado o en la sala de debates, caminando despacio con sus piernas ortopédicas de acero- titanio y un bastón, despierta siempre admiración. Un aparato, el de la derecha, llega hasta casi el fémur de la cadera y el de la izquierda hasta el tobillo.

Y un brazo, el de la derecha, fue reconstruido por los cirujanos tras quedar, prácticamente colgando.

Si este incidente bélico hubiera pasado en la Guerra de Vietnam, Duckworth no estaría viva hoy, ya que perdió 2.5 litros de sangre, la mitad de una persona de su baja estatura. Y se salvó por la rapidez con la fue evacuada a un hospital militar en Bagdad, donde tuvieron que amputarle las dos piernas. Y haber agotado las existencias de sangre tipo “O”.

El 12 de noviembre de 2004, le cambió la vida, a los 36 años.

Su helicóptero de cuatro tripulantes, donde ella era la de más alto rango como capitana, estaba llevando y recogiendo soldados entre Taji y Balad, al norte de Bagdad.

Y como mandaba el protocolo militar, un segundo helicóptero volaba en paralelo por si le pasaba algo. Y gracias a ese segundo, salvó la vida y la de sus otros tres tripulantes que fueron evacuados inmediatamente a un hospital en Bagdad.

Escondido dentro de la selva, un insurgente iraquí montó sobre su hombro un cohete lanzador de granada, un RG-7 de fabricación soviética, y disparó sobre el helicóptero.

CoheteUn cohete lanzador de granada, un soviético RG-7, parecido al de la la foto, fue usado contra el helicóptero.

Su explosión produjo un boquete en la parte derecha de la cabina, donde estaba sentada la copiloto, destruyendo su pierna derecha y el pie izquierdo, además muy herido el brazo derecho.  Y todo el cuerpo, lleno de metralla.

El piloto del descontrolado helicóptero, Dan Milberg, logró aterrizar en un descampado y le aplicó a Duckworth, que ya había perdido el conocimiento, un torniquete, para parar la sangre. Y ayudó a evacuarla, en el segundo helicóptero, a un hospital. Todo en menos de 20 minutos y a pesar que creían que estaba muerta.

Poco después llegó un tercer helicóptero para destruir, desde el aire, el aparato dañado. Una práctica militar habitual.

Helicoptero derribadoLa única foto del helicóptero derribado, donde se ven dos boquetes en la parte derecha de la cabina del piloto, exactamente
donde estaba sentada la copiloto, la entonces capitana Tammy Duckworth. El helicóptero fue después destruido.
(Foto cortesía Tammy Duckworth -Daily Herald, de Chicago).

Duckworth estuvo ingresada un año en el hospital militar Walter Reed, cerca de Washington, donde la operaron varias veces y le dieron una terapia física para adaptarse a sus nuevas “piernas ortopédicas”, diseñadas especialmente para ella. Su esposo, también militar, el mayor Brian Bowlsby, y con quien tuvo años después dos niñas, no se apartó de su lado todo ese tiempo.

Ella En camillaNecesitó varios meses para adaptarse a sus nuevas piernas ortopédicas. (Foto Brian Hill-Daily Herald, de Chicago).

Ella le pidió que pusiera en la puerta de su habitación del hospital una copia del credo del soldado, que dice, en parte:” Nunca me daré por vencido ni me rendiré”.

A Duckworth le concedieron el “Corazón Púrpura”, la más alta condecoración que tiene Estados Unidos para los que han sido heridos en combate por acciones enemigas.

10 FOTO MEDALLALe concedieron la medalla «Purple Heart»
(«Corazón Púrpura»), la mayor condecoración
militar de Estados Unidos.
(Foto Creative Commons-Journal Star).
 
11 FOTO TAMMY DE UNIFORMETammy Duckworth con el uniforme del
Ejército americano.
LLegó al grado de Teniente Coronel.
(Foto Creative Commons-Journal Star).
 
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,536SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img