Ecuatoriano «traslada» a Quito «la magia» del Parque Central de Nueva York

Quito – Árboles, flores, nieve, hojas y muchos otros elementos del invierto, otoño, verano y primavera del Parque Central, de Nueva York, se han instalados en la capital ecuatoriana, gracias al ojo profesional de Pablo Palacios, un cineasta que eternizó en fotografías «la magia» del emblemático lugar.
 

Sesenta instantáneas, escogidas de entre más de 3.000 que tomó en los últimos cuatro años, integran la exposición «Las cuatro estaciones del Central Park» que se exhibe desde esta semana en la capital ecuatoriana.

Todo comenzó en el mismo parque hasta donde Palacios acudía en busca de inspiración, descanso o simple paseo durante sus viajes por trabajo a Nueva York.

En el Parque Central, Palacios descubrió senderos, árboles, estética y magia, un encantamiento que ilumina sus ojos cuando recuerda sus paseos por el parque que -según contó a Efe- le regaló imágenes de fortaleza y de infinita ternura en medio de la «perfección» de la naturaleza.

Para Palacios, el Parque Central, que recibe cada año unos 25 millones de visitas, es «una obra de arte natural, una de las joyas de Nueva York, el alma» y «pulmón» al que no sólo cuidan las autoridades sino los habitantes.

«La gente aprendió a vivir en armonía con la naturaleza y cuidar el parque» que, tiene una «energía especial que, tal vez, emana de los árboles, las flores», dice el artista que asegura que «la naturaleza se expresa de mil maneras y cuando uno está abierto a escuchar ese llamado, hace conexión».

El agregado cultural de la embajada de Estados Unidos en Quito, Robert McInturff, aseguró a Efe que en la exposición se puede ver la «armonía» entre los ciudadanos en Nueva York y la naturaleza.

Como un «acto de agradecimiento» a esa naturaleza, Palacios inmortalizó distintos momentos del parque: está el de aquel invierno que cubrió de nieve la zona y su ojo sensible encontró una pequeña rama soportando cuatro veces más su peso en nieve.

A los blancos escenarios pintados con nieve en invierno se agrega el otoño con alfombras de hojas de distintos tonos marrones, tan lejanos ambos a la retina en países sin las cuatro estaciones.

En distintas tonalidades e intensidades, árboles y flores que se visten de colores en la primavera y verano en el Parque Central, están ahí «para alegrarnos y decirnos que la vida, la creación es hermosa», dijo parafraseando pensamientos de los indios americanos.

Con la exhibición, que se extenderá hasta el 10 de noviembre, Palacios quiere regalar al público «una experiencia sensitiva».

«La idea es que la gente de Quito se apropie de esta experiencia sensitiva en la que me vi envuelto un día con la nieve hasta las rodillas y caminando bajo una tormenta terrible (…), quiero que la gente viva parte de esa historia», comentó.

Pero su intención sobrepasa lo estético. Busca sembrar en los espectadores la inquietud de que la capital de Ecuador puede tener un parque similar. «El enfoque es orientado a crear conciencia de la importancia de la conservación ambiental», subrayó.

«Acá estamos en un camino interesante pero nos falta evolucionar a un concepto de parque. Nuestros parques son canchas de fútbol muchas veces y de ventas de comida», indicó al recalcar que «hay que darle más espacio a la naturaleza y respetarla».

Se lamentó de que en su país falte «conciencia ciudadana de lo que debe ser conservar la naturaleza».

En su muestra, que más que en la gente se centra en la naturaleza, figuran las inmensas edificaciones que rodean el parque.

«Siempre estoy poniendo la ciudad detrás de la naturaleza. Uno de los conceptos es la selva de cemento detrás» señaló al destacar, sin embargo, que la «construcción es bella igualmente».

Para Palacios es «interesante» que detrás de la «paz y armonía» que encuentra en el parque, «ruge una selva de cemento».

Agradece a los «verdaderos artistas» de la exposición: los árboles, la naturaleza en sí, y asegura que él, como «intermediario», cumplió con componer «un poquito» y tomar la foto.

Así, captó escenas conmovedoras, inspiradoras, alegres, solitarias, contemplativas que dejan al espectador hechizado por la vida que brota por todos lados, incluso, en los árboles vestidos de nieve que invitan a la nostalgia al tiempo que evocan la fuerza de la naturaleza.


Síganos

21,741FansMe gusta
34,625SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Principales

Lo más reciente

Queman un autobús frente al Palacio Nacional de Guatemala durante una manifestación

Guatemala, (EFE).- Un grupo de manifestantes encapuchados quemó este sábado un autobús en la esquina del Palacio Nacional de la Cultura (oficina...

Honduras sobrepasa los dos mil 900 fallecidos por COVID-19 y acumula 107 mil 513 contagios

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), dio a conocer este sábado, a través de un comunicado, que se reportaron 379 nuevos casos positivos de COVID-19, por lo que Honduras acumula 107 mil 513 contagios a nivel nacional.

Autoridades analizan habilitar aeropuerto Golosón para vuelos internacionales de pasajeros y carga

El ministro de Finanzas, Marco Midence, informó este sábado que, junto a las autoridades del país y las fuerzas vivas de La Ceiba, se analiza habilitar el aeropuerto Golosón de esa ciudad para recibir vuelos internacionales de pasajeros y de carga.

Expresidente Mel Zelaya sale del país rumbo a México

El expresidente Manuel Zelaya, salió este sábado rumbo a México donde participará en un evento, según aseguró el propio exmandatario quien pidió que se haga una investigación sobre el incidente ocurrido ayer en el aeropuerto Toncontín de esta capital donde en una mochila de mano que portaba se le encontraron en un sobre 18 mil dólares, que asegura no le pertenecen y que fue alguien que los puso en el bolso.

Preocupados pobladores de aldea El Santuario por derrumbe de cerro en Yoro

En la comunidad de El Santuario en Santa Rita de Yoro, norte de Honduras se registró en las últimas horas, el hundimiento de una casa y otras están en riesgo de venirse abajo por el derrumbe de un cerro, producto de la saturación de los suelos debido a las lluvias dejadas por los ciclones tropicales Eta y Iota.