spot_imgspot_img

Dieta variada y saludable en el Pleistoceno Medio

Los homínidos del Pleistoceno Medio, hace entre 300.000 y 400.000 años, ya seguían una dieta variada y saludable, no sólo basada en carne, como se creía hasta ahora, y respiraban mucho humo del fuego que hacían en sus cuevas, según un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El estudio, que es la evidencia directa más antigua de selección y consumo de plantas en los dientes de individuos, se ha basado en un exhaustivo análisis de las placas dentales encontradas en la Cueva de Qesem (Israel).

La investigación, dirigida por Karen Hardy, profesora de la UAB e investigadora de la Universidad de York, en colaboración con investigadores de esta universidad y de la de Tel Aviv, aporta una nueva perspectiva sobre las condiciones de vida y la selección de alimentos de los homínidos que vivieron hace 400.000 años.

El trabajo, publicado en Quaternary International, ha analizado la placa dental de los dientes de tres individuos del Paleolítico Inferior que habitaron la Cueva de Qesem y han encontrado restos de sustancias ingeridas e inhaladas.

Mediante análisis ópticos y químicos, los investigadores han encontrado gránulos de almidón y compuestos químicos que son la evidencia más antigua de selección y consumo de plantas nutricionales, muy probablemente frutos secos o semillas.

Según Karem Hardy, los resultados contrastan con la idea de que la dieta en este período del Paleolítico se basara principalmente en el consumo de carne.

El hallazgo implica que estos homininos eran capaces de mantener una alimentación no sólo para sobrevivir, sino también para prosperar y adaptarse al medio. Haciendo un uso intencionado de los recursos vegetales nutricionales locales, aseguraban que su dieta cubriera sus necesidades fisiológicas y sugiere también un conocimiento detallado de la ecología local”, ha señalado Hardy.

La Cueva de Qesem contiene la evidencia más antigua del uso humano deliberado del fuego y el estudio ha obtenido pruebas de inhalación de humo en la placa dental.

Los investigadores han identificado la primera prueba de materiales que representan irritantes respiratorios y alérgenos, como esporas de hongos y polen, en la placa dental estudiada.

Además, las fibras vegetales y huellas de uso encontradas en los dientes apuntan a la masticación de materias primas y posibles actividades de higiene oral con objetos usados como palillos.

Según Hardy, el estudio “sugiere que los homínidos del Paleolítico Inferior eran conscientes de que tenían que consumir una alimentación variada para garantizar su supervivencia. El desarrollo de hogares interiores y el buen control del humo sugieren también una población capaz de razonar y de adaptarse”.

Por su parte, Ran Barkai, profesor de la Universidad de Tel Aviv, ha explicado que “al no haberse estudiado antes cálculos dentales de este periodo, teníamos muy pocas expectativas, por la antigüedad de la placa. Sin embargo, como la cueva ha permanecido cerrada durante 200.000 años, los dientes que hemos analizado estaban muy bien preservados. Los hallazgos son excepcionales, ya que no hay ningún descubrimiento similar de este periodo”.

La profesora Hardy y su equipo publicaron ya en 2012 resultados sobre el estudio de la placa dental de individuos neandertales de la cueva del Sidrón, mientras que este trabajo ha analizado restos de varios cientos de miles de años antes.

“Los resultados representan un avance significativo para conocer mejor las vidas y los retos que afrontaban nuestros ancestros en el Paleolítico Inferior y ofrece una perspectiva fascinante de su conocimiento ecológico y sus capacidades tecnológicas”, ha concluido la investigadora. EFE

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,959SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img