Rabat.- La policía marroquí detuvo a un ciudadano francés, convertido al islám, que juró fidelidad al líder del grupo radical Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi.
 

Según informó hoy el diario Sahifat Anas, el francés, identificado como Pascal Christophe Berne y apodado Abu Daoud, considera a Marruecos como un país «apóstata».

El diario precisó que el francés, que fue arrestado ayer en Sidi Slimane, 100 kilómetros al noroeste de Rabat, estaba en Siria antes de trasladarse a Marruecos e intentó viajar recientemente a Irak en compañía de algunos jóvenes para luchar con grupos radicales islámicos en ese país.

Por su parte, el diario electrónico «Le 360.ma» explicó que el francés interrumpió la oración del alba en una mezquita de Sidi Slimane en la madrugada de ayer y comenzó a arengar a los fieles, que manifestaron su indignación, lo que degeneró en una pelea antes de que interviniera la policía y lo detuviera.

Ninguna fuente oficial marroquí se ha pronunciado hasta ahora sobre esta información.

El Gobierno marroquí anunció el pasado jueves que ha puesto en «en alerta máxima» las medidas de seguridad ante el riesgo de «una amenaza terrorista seria».

Asimismo, Marruecos sostiene desde hace meses que la implicación de marroquíes en la guerra de Siria e Irak es una amenaza directa contra su propia estabilidad por el riesgo de que «trasladen» la yihad a su propio país.

Varias decenas de retornados de Siria que fueron encarcelados en Marruecos han hecho pública una carta en la que afirman que no albergan ningún proyecto violento en este país.