spot_imgspot_img

Desplazamiento de criminales intensifica violencia en Olancho

Tegucigalpa – El desplazamiento de grupos criminales y la reactivación de otras estructuras delictivas, aunado a la actividad del narcotráfico han provocado una intensificación de la violencia en el vasto y extenso departamento de Olancho, coinciden las autoridades policiales y analistas en temas de seguridad.

 
– Combate al narcotráfico no ha llegado a Olancho y los reportes de violencia no llegan completo, afirma la experta en seguridad, Arabesca Sánchez.
 
Lo anterior ha derivado en robo de ganado, despojo de tierras, vendettas, homicidios múltiples que contrastan con el silencio que impide que muchos crímenes sean conocidos  
 
Incluso, cuentan que la prensa tiene códigos establecidos para no publicar algunos hechos violentos que se producen cotidianamente en esa zona oriental de Honduras, de donde paradójicamente han salido dos de los últimos presidentes del país: Manuel Zelaya Rosales (2006-2009) y Porfirio Lobo Sosa (2010-2014).
 olancho-militarizado
Olancho está ubicado en la parte nororiental del país. Limita al norte con los departamentos de Yoro y Colón -corredores del narcotráfico-; al sur con el Paraíso y con Nicaragua; al este con Gracias a Dios y al oeste con Francisco Morazán y Yoro.
 
Tiene una superficie de 23 mil 905 kilómetros cuadrados y tiene 23 municipios, la mayoría con altos niveles de inseguridad ciudadana.
 
Repunte del accionar delictivo
 
Santos-NolascoEl portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), coronel Santos Nolasco, le confió a Proceso Digital que todos los días miden el comportamiento delictivo en todo el territorio hondureño para tomar las acciones pertinentes.
 
“En el caso de Olancho hemos visto un repunte en el accionar delictivo relacionado con atentados y número de homicidios diarios, es así que Fusina está implementando reforzamientos a nivel de operaciones de seguridad ciudadana”, explicó.
 
Consultado sobre el alto número de extorsiones, robo de ganado y usurpación de la propiedad privada en el vasto departamento de Olancho, el coronel Nolasco expresó que “estamos atentos a todo tipo de accionar de las bandas delictivas, tanto de las que ya están posesionadas en ese sector como las que puedan migrar de otros lugares, tomando en cuenta que es el departamento más grande del país, donde hay lugares selváticos”.
 
El oficial hizo un llamado a la población olanchana para que denuncien los movimientos sospechosos de personas que se dedican a cometer ilícitos. “Tenemos información que en Olancho circulan mucho armas prohibidas como M-16, AR-15 y AK-47, por lo que es importante que exista la denuncia ciudadana al 911”, apuntó.
 
Combate a narcos no ha llegado a Olancho
 
Arabesca-SánchezDe su lado, la criminóloga Arabesca Sánchez refirió que lo que ocurre en Olancho no es nada nuevo y recordó que hace unos años hubo quejas de ese sector en relación a la alta incidencia de muertes violentas y que los personeros de Medicina Forense no podían realizar el traslado de los cadáveres a las oficinas de Tegucigalpa por la oposición de la misma comunidad.
 
Apuntó que el Observatorio de la Violencia notó que los reportes de homicidios de Olancho no llegaban completos.
 
“En el país se ha conocido que la narcoactividad es fuerte en la parte noratlántica y occidental del país, pero también en Oriente, y nos dimos cuenta de eso por los anuncios de las trazas que venían en ruta al paralelo 19 a Nicaragua-Honduras vía Olancho”, reveló.
 
A renglón seguido añadió que fue así que el gobierno logró capturar a los extraditables en el sector noratlántico y noroccidental, excepto en Olancho. “Lo que se ha manejado a nivel oficial es que en ese territorio no se ha trabajado sobre este tema del combate a la narcoactividad”, arguyó.
Observatorio-de-violencia
La también asesora del Observatorio de la Violencia de la UNAH contó que el año pasado tuvieron un seminario de seguridad con personeros de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), donde fueron objeto de intimidaciones.
 
“Teníamos horas de haber llegado y teníamos un carro pickup con cuatro hombres armados atrás montando guardia y ahí estuvieron incluso yendo a comer a la par de la mesa donde nosotros nos ubicábamos hasta el último día que nos venimos”, relató.
 
Sánchez narró que luego un policía de la zona se le acercó y le confió: “Mire esos hombres son reconocidos narcos de la zona, es preferible que hagan sus tiempos de comida en el hotel para que no tengan que salir y fue exactamente lo que hicimos”.
 
escena-del-crimen1La criminóloga expuso que a pesar del tráfico de madera, narcoactividad, relativos niveles de homicidio en Catacamas y Juticalpa no ha sido atendido Olancho como debería a nivel de seguridad local.
 
“Lo más extraño es que no se hacen comentarios de ese departamento, a pesar de lo grande que es y de su proximidad con Gracias a Dios, un lugar conocido por las rutas de narco avionetas desde hace varias años”, puntualizó.
 
Policía reconoce alta incidencia de crímenes
 
Altos oficiales del departamento de Olancho han reconocido que los altos delictivos en esa zona oriental del país “se han disparado en los últimos meses”, aunque hay muchos que ni siquiera trascienden a nivel de medios de comunicación.
 
El subcomisionado de la Policía Aguilar Estrada reaccionó luego del atentado sufrido por el alcalde de Santa María del Real, Julio Rumualdo Gómez, quien fue ametrallado por hombres fuertemente armados.
 
El oficial detalló que tienen información que en los últimos meses se han desplazado hacia el departamento de Olancho varias bandas criminales, las que tienen atemorizada a la población. Estos malhechores se dedican especialmente al cobro de extorsiones, así como a despojar de tierras a los habitantes de la zona.
 
Olancho es el departamento más extenso de Honduras y de acuerdo a versiones de las propias autoridades ahí se ha asentado el crimen organizado. Muchas informaciones no trascienden por el temor a que es sometida la prensa en esa zona oriental del territorio nacional.
 
Mientras, el portavoz de la Policía, subcomisionado Leonel Sauceda, aceptó que en los últimos meses se han producido varios hechos criminales en el extenso departamento.
“Quizás se deba al desplazamiento de organizaciones criminales o de las que quieren reactivarse”, comentó.
 
Sauceda no quiso referirse a posibles operaciones en ese departamento porque sería como avisar a los que siembran el terror en esa zona del país, sin embargo reconoció que la población vive atemorizada.
Sobre la colusión de las autoridades policiales con grupos criminales de la zona, Sauceda apuntó que trabajan para fortalecer la institución bajo la figura de comunidades policiales.
 
Familias exterminadas
 
Un defensor de derechos humanos consultado por Proceso Digital detalló que una familia fue exterminada (14 miembros) por enemigos y los únicos tres sobrevivientes tuvieron que abandonar el país. Esto sólo para contar un caso.
 
“Fue una matanza terrible, tengo el testimonio en mi poder. Esto lo sabe el Ministerio Público y lo único que hicieron fue ayudar a que los tres miembros se fueran de Honduras.
 
Este hecho criminal fue cometido por una familia política reconocida de la zona y nunca procedieron contra ellos”, denunció.
 
La fuente confió que en Olancho son comunes las violaciones a mujeres y niñas, así como tareas de sicariato. “Se llevan las niñas y a los tres días se las devuelven a sus familiares, esto no trasciende obviamente por el temor de la población”, describió.
 
Puntualizó que existe colusión de autoridades con los grupos criminales que operan en ese sector del país. “Muchos viven sometidos o deciden abandonar el país, no tienen otra escapatoria”.
 
Línea oficial para denunciar narcos y lavadores de activos
 
Esta semana, el Ministerio Público a través de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), lanzó una línea telefónica para que la población denuncie sin temor a las personas vinculadas al narcotráfico y lavado de activos.
 
De acuerdo a la Fiscalía hondureña la información será manejada por un equipo certificado de profesionales y que la delación será anónima para que el denunciante no tema por su vida.
 
La campaña denominada “Únete a Nuestra Lucha”, tiene como objetivo agilizar el proceso de recolección de datos y la protección de testigos protegidos, especialmente en las zonas donde la población vive atemorizada por las actividades criminales.
 
Se demandó a la ciudadanía brindar información sobre la siembra, producción, procesamiento, distribución o todo acto relacionado con el comercio de drogas o sustancias ilícitas para su elaboración.
 

Los números puestos a disposición de la población son: 2221-8263 en Tegucigalpa, 2552-4109 en San Pedro Sula, 9940-2222 desde Tigo y 3140-2222 desde Claro.

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,756SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img