spot_imgspot_img

Desgarrada por Eta, Santa Bárbara clama por agua y auxilio

Santa Bárbara / Tegucigalpa – El paso devastador del ciclón tropical Eta por Honduras, dejó enromes daños en el departamento de Santa Bárbara, donde se perdieron vidas valiosas además de cultivos, colapsaron los sistemas de agua potable, se cayeron puentes, las carreteras se deterioraron al máximo, algunos poblados quedaron semidestruidos y otros están prácticamente aislados por la destrucción.

A estas alturas hay comunidades en el municipio de Chinda donde los pobladores siguen incomunicados y la única forma de llegar a ellos es a través de lanchas con las que no cuentan.

Santa Bárbara consta de 28 municipios con 312 aldeas y más de 1000 caseríos que están bajo una superficie de 5 mil 024 kilómetros cuadrados. La mayoría de sus tierras se destinan para la agricultura, ganadería y café. Además, la minería está presente con el yacimiento subterráneo de los más grandes de Centroamérica, como lo es la mina de El Mochito.

Este occidental departamento junto a Islas de la Bahía, Cortés, Yoro, Atlántida, Colón, Gracias a Dios, Olancho y El Paraíso, se consideran los mayormente afectados por Eta.

Proceso Digital dialogó con varios alcaldes de municipios duramente perturbados por el paso del fenómeno natural, quienes coinciden en daños incalculables a la infraestructura, siembras y en el peor de los casos hasta con víctimas mortales.

Niños muertos

El alcalde de Gualala, Marco Fernández, contó a Proceso Digital que lo más doloroso que le tocó ver fue varios niños muertos, soterrados, a causa del paso de la tormenta tropical Eta que ahora nuevamente se convirtió en huracán en suelo estadounidense.

Rescates de víctimas mortales en Gualala.

Resumió que las cosechas de café se han perdido en varias fincas, se contabilizan proyectos de agua potable dañados y carreteras destruidas, así como viviendas inhabitables, pero lo más doloroso fue reportar la muerte de cuatro personas, tres de ellos apenas unos niños.

“Lamentamos que perdimos cuatro vidas en la zona de Lomas del Águila, tres niños y la abuela de los menores, es lo más terrible que nos ha sucedido y es una lástima”, sollozó el edil de Gualala.

Ejemplificó que Gualala es uno de los municipios más pequeños de Santa Bárbara conformado por 10 aldeas, la mayoría zonas cafetaleras, pero reporta daños en todas sus comunidades, cosechas, proyectos de agua potable y carreteras que comunican con otras colectividades.

Compartió que ya han logrado habilitar el paso terrestre entre comunidades y ahora la prioridad es la reparación de tubería de agua potable.

Consideró paradójico que las lluvias provocaron tanto daño y ahora uno de los principales problemas que afrontan es la falta de agua potable a causa de tubería dañada.

“Justo ahora estamos trabajando con los proyectos de agua porque no tener agua potable es de las cosas más terribles que hay”, apuntó.

Enfatizó que es difícil hacer un recuento de todos los daños en este municipio, pero sin duda, dijo que fueron fuertemente golpeados y previsualiza que los estragos de la tormenta tropical Eta en este municipio fueron mayores que los causados por el huracán Mitch hace 22 años. 

La alcaldesa de Santa Bárbara, Fátima Juárez.

Santa Bárbara, la cabecera, devastada

En la cabecera del mismo nombre del departamento, los daños han sido profundos. De las 40 aldeas que conforman el municipio de Santa Bárbara, 36 fueron fuertemente golpeadas por las lluvias que les dejó el ciclón, manifestó Fátima Juárez, alcaldesa de la ciudad en conversación con Proceso Digital.

Dijo que previamente a la llegada de Eta, se realizaron evacuaciones en zonas vulnerables y que hubo aldeas en las que no se logró llegar, pero ahora se proveen víveres e insumos básicos, ya que quedaron incomunicadas “hay lugares que solo podemos llegar en mula”, precisó.

En esas aldeas un poco más de mil personas tuvieron que ser alojadas en al menos siete albergues, esas personas ya no pueden regresar porque se presentó el caso que esas franjas quedaron totalmente destruidas, donde además casi un centenar de viviendas dañadas, más 45 con deterioros parciales y graves.

Maquinaria trabaja para habilitar un paso en el municipio de Santa Bárbara.

Sin agua, ni energía

“Tenemos reportes de graves daños a los cultivos, todavía las pérdidas en este rubro son incalculables, pero si hay afectaciones a los cultivos de café, granos básicos y producción de pescado. Los daños a la infraestructura vial es casi el 90% destruido y se trabaja en la rehabilitación de carreteras”, agregó la jefa municipal.

Este municipio de momento presenta interrupciones en el fluido eléctrico, ya que se estuvo varios días sin energía, tampoco se tiene el servicio de agua potable en todo el municipio, pues las cuatro fuentes que subministran el vital líquido fueron totalmente destruidas, para ello, empleados de la comuna lleva agua a los hogares en autos cisternas.

“Hay que pensar en la inversión del proyecto para restablecerlo, por ejemplo, la aldea Las Quebradas, se derrumbó totalmente, se destruyeron cinco viviendas y todas las demás en alto riesgo, aquí las 70 familias fueron evacuadas”, dijo Juárez, una de las alcaldesas reconocida por su liderazgo en la gestión de proyectos comunales.

Proyectos que no se realizarán

La alcaldesa manifestó que realizaron una reunión extraordinaria en la municipalidad, porque los daños ocasionados por Eta obligan a replantear el plan operativo y presupuestario -más de 63 millones de lempiras al año-, “hay proyectos que ya no se van a poder ejecutar porque se tienen que priorizar en los temas urgentes”, indicó.

“Hubo dos barrios que se inundaron completamente, se perdieron grandes inversiones en el caso urbano, las montañas donde se encuentran las fincas más productoras de café, están destruidas en su totalidad, tenemos que invertir en restablecer esas vías de acceso”, informó.

Finalmente agradeció la solidaridad de la ciudadanía, con las personas que lo perdieron todo, el apoyo del gobierno y las donaciones hechas por organismos internacionales, entre ellos el gobierno de El Salvador “con los esfuerzos de la alcaldía y las ayudas, es que hemos podido poder ayudar a los afectados”.

El puente que comunica San José de Colinas con el resto de municipios de Santa Bárbara.

150 familias afectadas en Colinas

El alcalde de San José de Colinas, Amable de Jesús Hernández, reveló a Proceso Digital que la devastación por Eta supera la que hizo en 1998 el huracán Mitch. “Salimos más afectados esta vez con Eta, sin duda es mucho más fuerte la tragedia de Eta que el Mitch”, aseveró.

Desglosó que en su comunidad al menos 150 familias fueron afectadas con daños directos en sus viviendas.

También se contabilizan 110 kilómetros de red vial con afectaciones que están siendo atendidas con recursos del Fondo Cafetero Nacional y la municipalidad.

Vías principales de Colinas resultaron severamente dañadas.

El edil mencionó que al menos el 60 por ciento de la producción de café fue afectada por el meteoro. Igualmente, la pérdida total de los cultivos de maíz, papaya y plátano a orillas del río Ulúa.

Asimismo, el puente sobre el río Jicatuyo y que comunica Colinas con Nueva Celilac y San Nicolás, resultó destruido, así como unos 25 acueductos del sistema de agua potable de igual número de aldeas.

Las aldeas más afectadas son Loma Larga, La Isla, El Porvenir Yamalá y San Miguel de Lajas.

“Los albergados prácticamente están retornando a sus comunidades, ya se están instalando en la comunidad de Chinquía, Brisas del Ulúa, Jicatuyo y El Socorro”, enumeró.

Hernández dijo que se trabaja para restablecer la red vial con maquinaria contratada por la alcaldía y el Fondo Cafetero. “Estamos habilitando los sistemas de agua potable porque las comunidades están sin agua, igual rehabilitando las líneas de transmisión de energía eléctrica”, agregó.

Pidió al gobierno apoyo a los gobiernos municipales y evitar la politización de las necesidades de la gente que enfrentan una verdadera emergencia.

Chinda también sufrió daños severos.

Chinda sin alimentos e incomunicada

La alcaldesa de Chinda, Miriam López, confesó que la mayor preocupación en este municipio es la incomunicación con 14 aldeas debido que el puente de hamaca fue arrastrado por la corriente del río Ulúa.

“Lo que más preocupa es que se nos fue el puente de hamaca que comunica todas las aldeas de Chinda, ando gestionando una lancha porque solo con lancha podemos ingresar (a las aldeas)”, dijo la alcaldesa en conversación con Proceso Digital.

La funcionaria señaló que el problema es que los habitantes de las aldeas no tienen acceso a centro de salud y fuentes de abastecimiento de alimentos.

Contó que la alcaldesa del municipio de Las Vegas le prestó una lancha por tres días (viernes finaliza plazo) para permitir que los pobladores puedan trasladarse hacia Chinda para recibir atención médica y otras urgencias.

“Ponemos la lancha, la gente viene hacer sus mandados y van al centro de salud y las volvemos a regresar a las aldeas, pero quedan incomunicados”, lamentó.

Añadió que la única forma directa de llegar del casco urbano hacia las aldeas es mediante el puente o lancha.

López dijo que está haciendo trámites para conseguir otra lancha para seguir habilitando el acceso a las aldeas.

Relató que el miércoles surgió la emergencia del rescate de un joven que recibió un disparo – “tuve que irme por San Antonio en Cortés, estuvimos cinco horas para llegar a esa aldea, la gente caminó tres horas”, relató con extrema preocupación e impotencia ante la tragedia que les circunda.

En ese sentido, manifestó que tres personas provenientes de las aldeas incomunicadas perdieron la vida por no recibir asistencia médica a tiempo.

Cuerpos de socorro atienden la emergencia en Nueva Celilac.

Falta de agua y cultivos dañados en Nueva Celilac

El paso de la depresión tropical Eta en el municipio de Nueva Celilac, dejó como saldo la destrucción de unas 40 manzanas de maíz, daños en infraestructura, en viviendas y el sistema de agua potable, detalló a Proceso Digital la alcaldesa Teodolinda Anderson.

Sostuvo que los daños se centran directamente en la infraestructura ya que todas las comunidades presentan derrumbes y las calles se encuentran destruidas por la lluvia.

La jefa municipal dijo que se afectó los 10 sistemas de agua potable del municipio por lo que la población se encuentra incomunicada y sin el vital líquido.

En cuanto a la agricultura se reportan unas 40 manzanas de maíz destruidas por el agua.

En Nueva Celilac la devastación es evidente tras el paso de Eta.

Aseguró que se habilitó un albergue para cuatro familias que resultaron afectadas por la crecida del río Jicatuyo ya que viven en la ribera de este.

Las vías quedaron dañadas.

Sostuvo que el martes de esta semana esas familias que comprenden unas 50 personas, en su mayoría niños decidieron retornar a sus hogares o lo poco que quedó de ellos para volverse a levantar.

Señaló que en total el municipio reporta 40 casas afectadas por deslaves de tierra y rocas.

El municipio de Nueva Celilac está compuesto por 17 comunidades y más de nueve mil habitantes, quienes se encuentran incomunicados ya que se registra un sinnúmero de derrumbes en las carreteras.

También, dijo que el municipio se ve perjudicado por la caída del puente Jicatuyo que comunica con el municipio de San José de Colinas, solo hay paso hacia San Nicolás, pero allá también se encuentran incomunicados por la caída del puente.

Señaló que lo primordial en este momento es habilitar todos los tramos carreteros donde se reportan los deslizamientos y la dotación de agua potable.

Agregó que la municipalidad contrató una máquina para que vayan haciendo limpieza de la calle, pero el problema es que no hay fondos para pagar.

En ese sentido, pidió al gobierno realizar los desembolsos municipales, que desde junio no son acreditados, “la gente necesita del libre tránsito, pero no tenemos los fondos para limpiar los escombros de las carreteras”, puntualizó. (PD)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,103SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img