spot_imgspot_img

Desde las cenizas renace esperanza para levantar el corazón vibrante de los mercados

Tegucigalpa – En el corazón de las ciudades gemelas sólo se ven cenizas. Destrucción y escombros es lo que queda de los vibrantes mercados ubicados en el corazón de la capital hondureña , en el sector de Comayagüela, justo en la línea que le une con su gemela Tegucigalpa.
 

Aún humeantes algunos puntos y en medio de una atmósfera densa, producto del siniestro que destruyó millares de puestos de venta, pareciera que el infierno da paso a las voces de aliento y esperanza. Una especie de resistencia a lo fallido hace que diversos sectores empiecen a conglomerarse en torno a la urgencia de atender a las víctimas de la tragedia.

Cercanas están las dantescas escenas que ocasionaron una especie de psicosis colectiva en la población capitalina, aún impactada por otro descomunal incendio que cobró la vida de al menos 359 internos en el centro penal de Comayagua, a menos de 100 kilómetros de la capital.

Aquella cruda e impactante tragedia está viva entre los capitalinos, especialmente porquees Tegucigalpa el centro de operaciones donde se realizan las centenares de autopsias y donde los familiares de las víctimas viven en agonía una interminable espera.

En medio de este trágico devenir, los pobladores de la capital hondureña han recibido mensajes de aliento. Son muchos los sectores de la sociedad que se han incorporado a una jornada en pro de la reconstrucción y el esclarecimiento de los hechos.

El presidente Lobo

El propio presidente de los hondureños, Porfirio Lobo, visitó la zona afectada junto al alcalde de Tegucigalpa, Ricardo Álvarez y en el encuentro su promesa fue clara al decir “amigos de los mercados sepan que ustedes no están solos, tienen un amigo que se preocupa por ustedes”.

Asimismo, pidió a los afectados que tengan fe en que se trabaja para hacer todo lo que se pueda para atenderles, al tiempo que les solicitó que sigan los instrucciones de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), el Cuerpo de Bomberos, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, quienes están trabajando de forma conjunta con la Alcaldía del Distrito Central para atender de manera integral sus diversas necesidades.

La embajadora Kubiske

En tanto la embajadora de los Estados Unidos en Honduras, Lisa Kubiske, consultada por Proceso Digital, manifestó que “en el caso de los incendios de la granja penal de Comayagua y en los mercados de la capital, quiero expresar mi profunda condolencia porque en los dos casos son tragedias grandes. En la granja penal porque con tanta gente que murió es bien, bien preocupante”.

Agregó que para contribuir a esclarecer los hechos ocurridos en la cárcel de Comayagua “hemos mandado un equipo bien profesional del Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, ellos son expertos en analizar incendios, ellos van a estar acá dependiendo de la investigación, quizás una semana y de allí vamos a saber algo y podemos usar los laboratorios de los Estados Unidos si fuera necesario. Ellos van a preparar un informe para contribuir a saber que fue exactamente lo que pasó” dijo la jefa de la misión de Washington en Tegucigalpa.

Kubiske expresó que “en el caso de los mercados pedimos que uno de ellos (miembros de la ATF) pasara por Tegucigalpa hoy (domingo) para que junto con los bomberos y otras autoridades pudiera ver cuál es la situación y vamos, quizá más tarde, a tener la idea de si nuestra ayuda fuera necesaria o en qué sentido”.

Para la diplomática, tanto en el caso del penal de Comayagua como en el de los capitalinos mercados, “lo que vale la pena mencionar es que para el futuro hay que diseñar las penitenciarías y los mercados en una forma en que si hubiera incendio, el impacto no fuera tan grande. Felizmente en el caso de los mercados nadie se murió pero hubo bastante pérdida y las consecuencias son grandes” indicó.

La embajadora puntualizóque “en relación de los mercados está la posibilidad de construir un nuevo mercado, quizá mejor ordenado, es mi esperanza, así vamos a ver poco a poco lo que se puede hacer para mejorar la situación y que no vuelva a pasar lo mismo en el futuro” señaló sembrando esperanza entre los afectados.

La rectora Castellanos

Pero el aliento a los vendedores también llegó desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La rectora Julieta Castellanos dijo a Proceso Digital que “después del siniestro de la granja penal de Comayagua y las 359 víctimas, lo más positivo de la tragedia del incendio de los mercados es que no hubo víctimas mortales. Esa valoración deben hacerla quienes sufrieron pérdidas materiales”.

Consideró que aunque “vienen momentos difíciles, la tragedia debe verse como una oportunidad para reorganizar la zona de los mercados de Comayagüela.”

La rectora apostó por “construir la esperanza como una tarea conjunta del gobierno local, el gobierno central, diversos sectores nacionales e internacionales y las víctimas”.

El alcalde Ricardo Álvarez

El alcalde Ricardo Álvarez se hizo presente en el lugar de la tragedia desde el inicio del incendio que envolvió la zona. Inicialmente se centró en la coordinación de las tareas para salvar vidas. Posteriormente pidió una indagación intensa y científica para dar con el origen del siniestro. Y en las últimas horas ha coordinado esfuerzos ytrata de levantar los mercados y reconstruirlos.

En ese orden, ha dicho que junto con la empresa privada, la UNAH, las iglesias Católica y Evangélica, el gobierno y la comunidad internacional ha planteado un esquema para iniciar la construcción rápida de un nuevo mercado.Las autoridades edilicias determinaron que el fideicomiso de administración municipal existente sea el ente encargado de levantar los planos y determinar el mecanismo de financiación y el rediseño de reconstrucción en los mercados.

Además se estableció que las nuevas edificaciones deberán ser construidas de concreto con las instalaciones adecuadas que garanticen la seguridad de los vendedores y eviten que otro incendio ponga en riesgo sus vidas y deje grandes pérdidas económicas.


La líder empresarial Aline Flores

El sector empresarial se unió a la causa y la presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores, coordinará una maratón a fin de recaudar fondos para ayudar a los vendedores afectados.

Flores también ha participado activamente en las primeras acciones y ha dicho que es una tarea en la que se requiere de la solidaridad y el esfuerzo de todos los sectores de la hondureñidad.

Gracias a Dios no hubo pérdidas humanas

Rosmery Fuentes Padilla es una de las vendedoras que perdió toda su inversión en el mercado 5ta avenida de Comayagüela, pese a que el fuego dejó en cenizas el lugar donde trabaja desde que tiene 7 años, se mantiene positiva y con la esperanza que ella y sus compañeros podrán salir una vez más adelante.


Con sus ojos llorosos aún, pero con una voz serena y reflejando una paz interior,la joven vendedora relata como en pocos minutos el fuego consumió todo su lugar de trabajo, “Fue un incendio atroz, de repente nos dijeron que bajáramos los “brakes”, pero en un abrir y cerrar de ojos todo estaba en llamas, no nos dio tiempo de sacar nada porque tuvimos que salir corriendo”.

“Gracias a Dios no hubo pérdidas humanas y estamos de pie y a seguir trabajando, no es la primera vez que perdemos nuestras cosas, pero no podemos decir que estamos en las calle porque tenemos un Dios de amor y las esperanzas son lo último que se pierde”, expresó.

Por su parte María Isabel Osorio, quien tiene su puesto de comida desde hace 45 años en mercado Colón, asegura tener confianza en que las autoridades podrán apoyarlos para salir adelante.

“No podíamos creer lo que estaba pasando, todos nos desmayábamos una y otra vez con el agua en la mano al ver lo que sucedía, lo único que tuve tiempo fue de sacar a mi madre, una anciana de 84 años, que estuvo a punto de morir calcinada”.

Estamos golpeados, pero no de rodillas

Nilson Rodríguez, vendedor de la tercera calle, calificó el siniestro, que dejó en nada cinco mercados de Comayagüela, como un hecho lamentable e inesperado que les marcó en horas de angustia y dolor.

“Es algo que no se creía, todavía tenemos las imágenes en la mente al ver como el fuego nos consumía todo”, manifestó.

Declaró que las voces de aliento recibidas les reconfortan y les da la esperanza de que podrán salir adelante nuevamente, “estamos golpeados pero no de rodillas” afirmó este trabajador del comercio.

Mirian Yanet Vásquez, vendedora del mercado Álvarez, es una de las afortunadas que no sufrió las consecuencias del incendio en vista que su puesto de uniformes escolares no fue alcanzado por las llamas.

“Al ver las llamas sentí miedo y temor de quemarme en medio del fuego, gracias a Dios no pasó nada y ahora nos solidarizamos con nuestro compañeros afectados”, manifestó la humilde vendedora que pese a no ser afectada estuvo toda la noche con sus compañeros haciendo guardia para evitar que les robaran lo poco que quedo de sus productos.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img