Tegucigalpa – La integrante de la Asociación por la Paz y la Justicia, Aurora Rodríguez de Pineda, denunció que dentro de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), opera una mafia que cobra por limpiar los antecedentes penales.
 

“Estoy impactada después que me enteré que estaba sucediendo esto en la DNIC, me tocó por un asunto personal estar ahí y pedir la constancia, antes ya había estado en la Corte Suprema de Justicia por la misma constancia y me costó 50 lempiras, luego en la Dirección Nacional de Investigación Criminal, costaba 200 lempiras, pero me enteré que personas tramitaban constancias que ya tenían antecedentes criminales y que pagaban 400 lempiras para que limpiaran su constancia limpia”, arguyó Rodríguez.

“Me di cuenta de lo que está sucediendo y estoy preocupada, ya hablamos con doña Julieta Castellanos, vamos a ver qué acciones tomaremos con los integrantes de la Alianza por la Paz y la Justicia, porque creo que es un caso grave que viene a colaborar con la criminalidad”, agregó Pineda.

Rodríguez es la madre del joven universitario Carlos Pineda quien fue muerto vilmente a tiros en 2011 manos de policías junto a su amigo Rafael Alejandro Vargas, hijo de la rectora de la Universidad Julieta Castellanos.

“Estuvimos ahí por la hoja de antecedentes de mi hija y la sorpresa mía fue de que cobran 200 lempiras por la hoja de antecedentes que ellos dan, pero que pagando 400 lempiras, usted si ha tenido antecedentes o si ha sido criminal o si en el archivo tiene cuentas pendientes con la justicia, por 400 lempiras le limpian su hoja”, reiteró.

Por razones que no especificó, Rodríguez no denunció el hecho a las autoridades, pero afirmó que ese es un delito y no habla bien de la depuración policial.

“Es una cosa grave, que ya un criminal exhiba una hoja de antecedentes limpia, eso es el colmo, imagínese que en el juicio nuestro, uno de los policías involucrados, llevó su hoja de antecedentes limpia”, arguyó.

En ese sentido, dijo que espera que las autoridades de la Secretaría de Seguridad, hagan los correctivos del caso, no sólo por la honra de la institución sino por la misma seguridad de los hondureños.