Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, señaló este lunes que la corrupción, el no saber cobrar los impuestos y el gasto excesivo del gobierno, son parte de los factores que contribuyen a la insolvencia del Estado hondureño.
 

“Tenemos un Estado insolvente porque no sabe cobrar los impuestos que debe cobrar”, dijo el ombudsman hondureño.

Comentó que hay una evasión y defraudación fiscal conocida por todos, pero que ningún director de la Dirección Ejecutiva ha logrado resolver y darle una respuesta concreta a la administración pública.

Cuestionó que lejos de tener un Estado solvente tenemos un Estado altamente endeudado.

Agregó que lo que va a heredar el próximo gobierno es un Estado insolvente y que por eso se habla de subir las tasas de compromiso de las finanzas públicas a niveles que ya están en un extremo inexplicables e indeseables.

Custodio recomendó al próximo gobierno que aproveche el período de transición para sanear un poco ese problema.

Es un Estado que gasta mucho, se pierde bastante por la corrupción y al final, los fondos que se recolectan para un fin no se invierten en lo que deben ser invertidos, cuestionó.

Condonación no fue para volver a endeudarnos

El Comisionado de los Derechos Humanos recomendó, a quienes gobiernan y van a seguir gobernando el país, la necesidad de saber administrar los bienes del Estado.

El titular del Conadeh considera que la condonación de deudas no fue para volver a endeudar el país.

Declaró que varios gobiernos negociaron la condonación de la deuda externa y por eso el presidente Ricardo Maduro encontró un Estado favorable a las finanzas públicas.

Explicó que la deuda externa fue condonada para ser invertida en una estrategia de reducción de la pobreza, situación que no entendió el siguiente gobierno.

Lamentablemente, dijo Custodio, luego de la administración del Presidente Maduro, en el siguiente gobierno, los fondos desaparecieron y los pobres se volvieron más pobres y los miserables más miserables.