Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, cuestionó que en Honduras la división y la independencia de poderes, que es una de las características principales del Estado de derecho, no se cumple, por la constante intromisión del Poder Ejecutivo.
 

– El ombudsman hondureño es del criterio que para garantizar la democracia es indispensable el respeto a las instituciones públicas y privadas.

Además, criticó que la institucionalidad del país no se respeta y se debilita por el clientelismo político y la politización.

Si tomamos en cuenta, dijo Custodio, que una de las características del Estado de Derecho es la división de poderes, independientes, complementarios y no subordinados entre sí, actualmente, en el país, ésta no se cumple, porque a diario el Poder Ejecutivo se involucra o pretende la sumisión de los otros poderes del Estado.

Indicó que la institucionalidad no se respeta y se debilita por el clientelismo y la politización ya que cada cuatro años se despide y contrata nuevo personal en las diferentes instituciones del Estado, no habiendo continuidad en la planificación y ejecución de labores enmarcadas en el Plan de Nación y Visión de País.

Explicó que un Estado de derecho es donde la ley es el instrumento preferente para guiar la conducta de los ciudadanos.

Esta situación, de acuerdo al ombudsman hondureño, conlleva a que se facilite las interacciones humanas, permite la prevención y solución efectiva, eficiente y pacífica de los conflictos y, ayuda también, al desarrollo económico sostenible y a la paz social.

Considera que para tener un Estado de derecho efectivo, es necesario que el derecho sea el principal instrumento de gobierno, que la ley sea capaz de guiar la conducta humana y que los poderes la interpreten y apliquen congruentemente, evitando lo más posible las distorsiones.

Custodio es del criterio que para garantizar la democracia es indispensable el respeto a las instituciones públicas y privadas.

Agregó que la institucionalidad del Estado es el corazón de vida para salvaguardar las garantías de una democracia transparente, justa y equitativa, en igualdad de condiciones con los seres humanos.

Recordó que desde su creación, el Conadeh viene luchando por una institucionalidad con democracia.

Además, instando a las autoridades y al pueblo en general a defender la soberanía para preservar el respeto irrestricto y sin discriminación de la integridad personal y demás derechos consagrados en la Constitución de la República.

Custodio sostuvo que en Honduras no se cumplen las características fundamentales del Estado de Derecho, por la pretendida intensión del Poder Ejecutivo de tener sumisos a los otros poderes del Estado.

Reiteró que debido al clientelismo y la politización que hay en el país, misma que se manifiesta cada cuatro años, la institucionalidad del Estado no se respeta y no se le da continuidad a lo planificado en el marco del Plan de Nación y Visión de País.

Lo anterior se refleja, según el defensor de los derechos humanos, en los casos en los que el Conadeh interviene, ya sea de oficio o a petición de la persona, para restituirles sus derechos violentados, ya sea que haya sido victima de la negligencia, ilegalidad, abuso de poder y omisión por parte de las autoridades.