spot_imgspot_img

Cuando el bumerán regresa

Por: Pedro Gómez Nieto  

El bumerán es una antigua arma arrojadiza construida de madera, que hoy se utiliza para la práctica deportiva.

Aunque se atribuye su origen a los aborígenes australianos han aparecido estos artilugios en tumbas egipcias. Al proyectarlos, su movimiento de rotación y traslación hace que, si no encuentran el objetivo donde impactar, algunos regresen al punto de partida.

Venimos escribiendo sobre la estrategia de los próceres: obsesiva (patológica), suicida (les perjudica a ellos), irresponsable (daña al pueblo en su desarrollo y convivencia) y antipatriótica (perjudican la imagen de Honduras en el exterior, afectando la inversión), atacando a JOH, gobernabilidad e instituciones. Reparemos en dos bumeranes que han regresado, afectando a los lanzadores:

1) El Partido Liberal en caída libre. Paradoja de LZ: solicita a NNUU su mediación en un dialogo político para superar la crisis, pero no es capaz de dialogar, consensuar, ganarse la confianza y el respeto de sus bases y líderes consolidados. Rodeado de advenedizos, políticos resabiados revanchistas, encapsulado en la soberbia y convicciones que utiliza como blindaje de sus errores, está llevando el liberalismo a un punto de ruptura similar al protagonizado por “Mel” en el 2009. Opciones: se va voluntariamente, le echan del verbo expulsar, o convierte al PL en un remedo de Lilliput. Posibilidades convergentes con una cuarta a medio plazo: materializa una alianza con Nasralla, gestada cuando le reconoció públicamente como su presidente electo “salvador”.

Utilizando procedimientos que dice rechaza de la política tradicional corrupta, impone verticalmente la expulsión de los 17 diputados “del lado oscuro” que votaron a favor de la Junta Interventora del RNP, máxime cuando el CCEPL apoyaba por escrito la intervención. Un detalle, 13 de los 17 diputados lo son por primera vez. De un plumazo ha convertido una bancada de 26 diputados en 9 liliputienses. Le entra la pataleta calificando la acción de “golpe técnico” y se retira del dialogo, no sin antes utilizar el agua de Pilatos para lavarse las manos, anunciando el advenimiento de un “Armageddón”. Alumbremos dentro de la niebla:

  • Garafulic insiste: los consensos en sus mesas son propuestas, nunca imposiciones al CN, quien tiene la responsabilidad constitucional de estudiarlas, modificarlas, aprobarlas o improbarlas.
  • ¿LZ tenía un candidato que no fue aceptado por la bancada?
  • De 128 diputados,115 votaron a favor de la Junta Interventora, un abrumador 89,84%, reflejando el sentimiento de una sociedad que exige un nuevo marco electoral desde que “Mel” ganase la presidencia con fraude.

¿Por qué le entró la pataleta? Porque el ponzoñado bumerán del dialogo le regresó. Fue lanzado cuando la OEA y UE no cedieron a sus presiones para darle el triunfo a Nasralla, o bien repetir las votaciones para esa urna. En represalia son declaradas “no gratas”. Solicita la mediación de NNUU para un dialogo político que pusiera fin a la crisis encerrando un caballo de Troya, el adelanto electoral. Ahora el “non grato” Almagro se compromete con JOH para apoyar con expertos y recursos ese nuevo marco jurídico electoral. El bumerán ha regresado “golpeándole técnicamente”, así lo llama, y abandona su dialogo de vodevil.

2) Un bumerán lanzado por Nasralla salvador. La Tribuna 21.09.18: «Tony García reconoció que los detenidos, a los que ellos llaman presos políticos, “tuvieron excesos en los daños a la propiedad en las protestas electorales… Esto fue parte de las protestas políticas por la democracia… sabremos si habrá amnistía… para que pueda ser enviada al Congreso Nacional y los jefes de bancada apoyen este consenso”.»

Por fin reconoce que son delincuentes los que llama “muchachos” para generar simpatías en la opinión publica. ¿Cometer delitos es inherente a protestar por la democracia? ¿Son delincuentes camuflados en protestas de la oposición? O bien ¿son protestantes de la oposición que camuflados en los disturbios cometieron delitos? El delito es delito, y no se puede justificar bajo la cobertura de actividad política.

El alto comisionado de los DDHH oficialmente ha explicado que en Honduras no hay presos políticos. El Consejo de Europa, en su Asamblea del 2012, determinó que: “Un preso político es una persona que a causa de sus creencias y actividades políticas esta encarcelada”. Estableciendo que: Las personas que utilizan o incitan a la violencia, no pueden ser «presos políticos», aunque afirmen haber actuado por razones «políticas». ¿Quedo claro? El bumerán regresó percutiéndole.

Más de Pedro Gómez Nieto

                                                                                                      

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,607SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img