spot_imgspot_img

COVID se alza y los muertos sobrepasan los tres mil

Tegucigalpa – Honduras acumula 284 días de pandemia y al igual que muchos países en el mundo, el virus que provoca la enfermedad del COVID-19 sigue esparciéndose entre sus pobladores, pese al constante llamado de las autoridades a cumplir con las medidas de bioseguridad.

– Regresar al confinamiento, es una probabilidad para las autoridades sanitarias del país, aunque sería hasta inicios del próximo año. 

– Más de 6 mil contagios se registran en los primeros 15 días del mes de diciembre.

Y es que a nueves meses de la llegada del COVID, los contagios y decesos a causa del mortal virus, vienen siendo parte del diario vivir de los hondureños, quienes excedidos de confianza le han perdido el miedo a la pandemia.

Basta con echar una mirada a los centros comerciales, mercados populares, bulevares y otros sitios públicos, donde el denominador común es la gran cantidad de personas que ha salido sin control a “buscar” el virus que ya cobra más de 3 mil vidas en Honduras.

Los centros de triaje y hospitales de la red sanitaria pública han informado de un aumento considerable en sus atenciones a pacientes infectados con COVID-19.

En una época propicia para las reuniones familiares y fiestas de fin de año, reiteradamente se ha recomendado evitar estar en este tipo de eventos sociales que solo incrementarían la posibilidad de contraer la enfermedad.

En principio un confinamiento absoluto decretado por el Estado, más el uso de medidas de bioseguridad en el marco de una circulación controlada por las autoridades, se intentaba detener la propagación del COVID en Honduras.

Con ello se paralizó también la economía, que le provocó una caída del 7.4 por ciento del PIB según el Banco Central de Honduras (BCH), y en su intento de reactivarla, se fueron aliviando las medidas de circulación y en aras de lograr ese objetivo, se diluyeron las medidas de protección: uso de mascarilla, lavado constante de manos y distanciamiento social.

Y es que solo en los primeros 15 días de este diciembre, los reportes oficiales de Sinager, registran 6 mil 540 contagios, 83 decesos y 4,776 personas que lograron recuperarse de la mortal enfermedad.

Lo que significa que en el presente mes, se detectan 436 contagios en cifra promedio diario, en ese mismo término, más de cinco personas mueren al día y donde apenas 318 logran recuperarse del virus.

En el inicio de la semana anterior, autoridades del Instituto Nacional Cardiopulmonar del Tórax, mostraron su preocupación porque la sala de cuidados intensivos de ese centro asistencial amaneció abarrotada.

Y recientemente, esta semana, autoridades del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) reportaron que la Unidad de Cuidados Intensivos está saturada. 

El viceministro de Salud, Roberto Consensa, alertó que la ciudadanía debe hacer un esfuerzo por no contagiarse, porque en el país, más del 90 % de pacientes que llegan a Unidad de Cuidados Intensivos, mueren. 

En comunicación con Proceso Digital, Cosenza dijo que de nada sirve volver a un confinamiento con una población que no obedece, al tiempo que ejemplificó: “si decidimos decir que mañana solo salen las personas con pelo blanco, todo mundo busca pintarse el pelo blanco para poder andar en la calle, es decir que las personas se las ingenian de cualquier forma”.

Subrayó que “el panorama para el 2021 es un ascenso de pacientes con COVID-19, lo que vamos a recibir en enero son todas las personas que se habrán contagiado en estos días”.

A la fecha el sistema sanitario del país, ha procesado 290 mil 345 pruebas para detectar el coronavirus, de las que 115 mil 474 dieron resultados positivos. Además 53 mil 499 personas se recuperaron y 3 mil 021 murieron.

Son ocho los departamentos más afectados por el padecimiento; Francisco Morazán, Cortés, Atlántida, Yoro, Colón, Islas de la Bahía, Valle y Choluteca. 

Entre ese llamado, se han pasado ya un poco más de nueves meses y la lucha sigue siendo ¿Cómo ganarle al COVID? En un país como Honduras, donde su ciudadanía, lejos de tomar medidas de prevención, asume riesgos para contagiarse.

Probabilidades de un confinamiento

“Nos preocupa el comportamiento de la población más que todo en esta última semana, el tema de las aglomeraciones y el no uso de la mascarillas, nos dejará consecuencias muy graves”, alertó la titular de Salud, Alba Consuelo Flores.

Sostiene que el relajamiento de las restricciones en la circulación, no son las que están acrecentando la crisis sanitaria en el país, sino el irrespeto a las medidas de bioseguridad, ya que no hay disciplina y es ahí donde gana espacio la pandemia.  

“Nosotros como Secretaría de Salud no quisiéramos que se diera la apertura, pero también entendemos que hay una situación económica terrible en el país y sabemos la necesidad de la población de generar ingresos”, apuntó. 

Según Flores, el cuidado es personal y depende mucho del comportamiento, pero asumió que esa conducta ciudadana es lo que podría llevar a que las autoridades tomen la decisión de cerrar otra vez el país porque pareciera que esa es la única medida que da resultados.

El escenario que se ve, están botando cualquier tipo de esfuerzo contra la pandemia; es triste ver el estado de salud, en que llegan a los hospitales,  como siempre llegando tarde. No hay voluntad, no hay disciplina, compromiso, ni amor propio, concluyó.

Contagios incrementaron en 6 %

Esta semana se observó como en comercios, mercados y centros comerciales, de Tegucigalpa y San Pedro Sula, la ciudadanía se aglomeró sin guardar quizá las más importante medida de protección, el distanciamiento social.

“Lamentable la población debe tener prudencia y sobre todo disciplina”, manifestó la jefa de Vigilancia Epidemiológica de la Sesal, la doctora Karla Pavón.

Cuestionó el hecho de que la población se haya relajado, a sabiendas que el virus nunca se ha ido, y que producto de ese comportamiento los casos de COVID se han incrementado casi en un 6 % y eso es una cifra muy significativa para los profesionales de la medicina.

Lo peor de la pandemia podría repetirse

De seguir con ese comportamiento, lo peor de la pandemia ocurrida en los meses de junio y julio, cuando los hospitales colapsaron, podría repetirse, alertó el viceministro de Salud Cosenza.

Según el funcionario, las personas están llegando muy tarde a buscar asistencia médica, ya que directamente son ingresados a las salas de emergencia y a las unidades de cuidados intensivos.

De momento el grado de positivad del virus según el galeno, es del 29 % en las últimas dos semanas, pero la gravedad de los pacientes en relación a las anteriores es mayor.

Experta estima 3 mil contagios diarios

A juicio de la exministra de Salud, Roxana Araujo, el virus sigue tomando fuerzas en el país y lo reprochable de la situación es que la ciudadanía le ha perdido el miedo al padecimiento.

Ante esa situación, oportunamente hizo un llamado a no bajar la guardia y de parte de las autoridades, debe haber un seguimiento epidemiológico más exhaustivo, porque hasta el momento las personas contagiadas en Honduras son mucho más que las reportadas oficialmente.

En tanto consideró que perder el temor al contagio del COVID, podría dejar consecuencias críticas al sistema de salud; y hasta se atrevió a estimar que unas 3 mil personas se estarían contagiando al día, si no hay compromiso con las medidas de protección. JP  

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img