spot_imgspot_img

Costa Rica acusa a Corte Centroamericana de «regionalizar» litigio bilateral

Panamá- El canciller costarricense, Enrique Castillo, afirmó hoy en Panamá que la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) pretende «regionalizar» el conflicto bilateral que mantienen Costa Rica y Nicaragua, y alertó que ello pone en riesgo el sistema de integración de la zona.
 

Castillo, sin embargo, calificó de «muy improbable» que su país decida salirse del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en una entrevista con Efe a su llegada este miércoles a la capital panameña.

La supuesta actitud de la CCJ «causa mucha preocupación (al Gobierno de Costa Rica) y a esto se debe la serie de visitas que estoy haciendo en la región» desde la semana pasada, precisó.

La «ofensiva diplomática» que lo ha llevado hasta ahora a Honduras, Guatemala, El Salvador y ahora Panamá ha tenido un balance «positivo», según Castillo, porque los presidentes y ministros de Exteriores de estos países «comparten la preocupación» expresada por San José.

«Les preocupa que la Corte con su conducta ponga en peligro el sereno, tranquilo y eficaz funcionamiento del Sistema de (la) Integración (SICA) y que pueda causar una ruptura» en el mismo, señaló.

La Corte Centroamericana admitió el pasado 6 de diciembre una demanda contra Costa Rica, interpuesta por las organizaciones ambientalistas Fundación Nicaragüense de Desarrollo Sostenible y el Fondo Nacional de Reciclaje, que acusan a San José de cometer supuestos delitos contra el medio ambiente en el río San Juan.

La demanda contra Costa Rica es por la construcción de una carretera de 120 kilómetros paralela al fronterizo río San Juan, obras que se han ordenado suspender pero con las que el Gobierno costarricense prosigue, pues no reconoce la competencia de la Corte Centroamericana.

Nicaragua también demandó, el pasado 23 de diciembre, a Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, por «violación» de su soberanía en la zona fronteriza común del río San Juan debido a la iniciativa de construir la carretera.

Castillo calificó como una «intromisión intolerable» la conducta de la Corte Centroamericana al declararse competente para conocer un caso planteado por lo que calificó de dos «organizaciones seudoambientalistas».

«La conducta de esa Corte (Centroamericana) arrogándose una responsabilidad frente a un país que no le ha reconocido ni su jurisdicción ni su competencia, es una intromisión intolerable», indicó Castillo.

Consideró que el que estén involucradas organizaciones no gubernamentales que han acudido a la Corte, dijo, «alentadas por el Gobierno nicaragüense, ha tenido por efecto pretender regionalizar el litigio que hay, y es estrictamente bilateral, entre Costa Rica y Nicaragua».

Las tensiones se desataron en 2010 cuando Costa Rica llevó a Nicaragua a la CIJ por la invasión de parte de su territorio en el sector Caribe, conocido como isla Calero, que los nicaragüenses consideran bajo su soberanía, por lo que el alto tribunal de la ONU ordenó el retiro de cualquier clase de tropas o civiles de ambos países mientras se resuelve el caso.

Castillo, por su parte, consideró que la CCJ también «regionaliza» el litigio entre Costa Rica y Nicaragua al exigirle un informe sobre los supuestos daños ambientales cometidos por su país a la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD).

La Corte ha involucrado a un organismo regional como la CCAD y le ha ordenado en un tiempo perentorio de 20 días rendir un informe «en una conducta totalmente abusiva», apuntó el canciller.

Castillo dijo que la CCJ no tiene facultades para ejecutar sus propias decisiones porque tiene que acudir a las reuniones de presidentes del SICA, y esto, señaló, «implica automáticamente involucrar a los otros países en una discusión que no tiene nada que ver con el conflicto bilateral».

«En el hipotético caso muy remoto, muy improbable, porque he visto la buena disposición de los actores, que Costa Rica tuviera que optar entre defender y preservar su soberanía o mantenerse en el SICA sojuzgada a una Corte cuya competencia no ha reconocido, la opción para Costa Rica sería muy clara: defender y preservar su soberanía», afirmó.

La «cohesión del sistema, eso es lo que hay que preservar, y creo que esa situación extrema no se va a dar», agregó.

El canciller costarricense tiene previsto reunirse mañana con su colega panameño, Roberto Henríquez, tras lo cual partirá hacia República Dominicana, y la próxima semana cerrará su gira en Belice.

«De momento», añadió, esta «ofensiva diplomática no se extenderá a Europa».

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img