spot_imgspot_img

Corte de El Salvador condena a un grupo de exterminio de pandilleros

San Salvador – Una corte de El Salvador condenó hoy a penas de entre 3 y 184 años de prisión a 21 miembros, incluidos 6 policías, de un grupo de exterminio de pandilleros que operaba en la zona occidental, informaron los tribunales del país centroamericano.

La fuente judicial detalló que los condenados recibieron penas de entre 3 y 184 años de prisión por 10 asesinatos de miembros de pandillas, 2 intentos de homicidio, robo y privación de libertad.

Detalló que mayores condenas las recibieron José Reyes y Jesón Amaya, quienes purgarán 184 y 158 años, respectivamente. Les siguen los líderes de la organización, Eduardo y José Castillo, junto a Juan Martínez y Diego Morales con penas de entre 78 y 51 años de prisión.

Mientras que los policías Elmer Rodríguez, Víctor González, Rivas Morales, Joaquín Arévalo, Fidel Galán y Nelson Lule recibieron penas de entre 48 y 3 años, no obstante, la legislación salvadoreña le permitirá a Galán y Lule cambiar su condena por servicio comunitario.

La fuente explicó que el tribunal basó su condena principalmente en la declaración de un testigo con identidad protegida, quien relató que el agente Rodríguez proporcionaba los uniformes con los que fingían operativos para cometer los crímenes y que ayudaba a identificar a los pandilleros.

El testigo, solamente identificado como «Sirio», señaló durante el juicio que recibían hasta 500 dólares por ejecutar a los pandilleros de las zonas donde residían los miembros de la estructura.

Este grupo de exterminio fue desarticulado en mayo de 2016 por las autoridades de seguridad del país centroamericano, un hecho inédito desde 1996, cuando se desactivó una estructura similar denominada «Sombra Negra».

El director de la Policía, Howard Cotto, destacó al momento de las detenciones en 2016 que «el interés de esta estructura criminal no solo está cifrado en la posibilidad de eliminar a alguien por pertenecer a un grupo de pandillas», sino por un interés de «lucro».

Las ejecuciones extrajudiciales atribuidas a los cuerpos de seguridad y el retorno de «escuadrones de la muerte» alarmaron al alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, en una visita que realizó en noviembre pasado.

De igual forma, la relatora especial de la ONU sobre muertes arbitrarias, Agnes Callamard, denunció el pasado 5 de febrero, al cierre de una visita de 12 días, la existencia de un patrón de ejecuciones extrajudiciales y de atropellos en los cuerpos de seguridad.

«Estoy hablando de un patrón de conducta que llega a ser de ejecuciones extrajudiciales y de abuso de fuerza», subrayó en una conferencia de prensa Callamard, quien visitó el país centroamericano desde el 25 de enero.

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con tasas de asesinatos de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente, muertes atribuidas principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,637SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img