Condenan a ocho exagentes chilenos por homicidios y desaparición en 1975

Santiago de Chile.- Un juez especial chileno condenó hoy a ocho exagentes por tres homicidios calificados y un secuestro calificado (desaparición) de opositores a la dictadura de Augusto Pinochet ocurridos en 1975, informaron fuentes judiciales.
 

El fallo, dictado por el juez especial Leopoldo Llanos, de la Corte de Apelaciones de Santiago, se refiere a los homicidios de Iván Olivares, Pedro Labra y Jaime Ossa, y la desaparición de Gustavo Ramírez, todos detenidos en diferentes fechas de 1975 por agentes de la DINA, la Policía secreta de Augusto Pinochet.

Las cuatro víctimas permanecieron recluidas en el centro de torturas conocido como Villa Grimaldi, en el sector oriente de Santiago.

El juez condenó a cuatro penas de diez años y un día de prisión, como autor de los cuatro crímenes, al general retirado Manuel Contreras, jefe de la DINA y que está actualmente en prisión, sentenciado a cerca de 400 años tras ser condenado en decenas de casos de violaciones a los derechos humanos.

El brigadier Miguel Krassnoff, que acumula penas por más de 200 años, fue condenado a 20 años de presidio como autor de los homicidios de Olivares, Labra y Ossa y a otros 10 años y un día por la desaparición de Ramírez.

El coronel Marcelo Moren Brito, también con numerosas condenas a su haber, recibió penas similares a las de Krassnoff, mientras el coronel Rolf Wenderoth recibió 10 años como autor del secuestro de Ramírez y otros 5 como cómplice del homicidio de Ossa.

El exsuboficial Basclay Zapata fue condenado a 15 años como autor del homicidio de Olivares y a otros 10 años como autor del secuestro de Ramírez.

El coronel Fernando Lauriani recibió 10 años y un día como autor del homicidio de Olivares y otros 5 años como cómplice del homicidio de Ossa, mientras el también coronel Francisco Ferrer recibió 10 años y un día como autor del homicidio de Labra.

El coronel de Gendarmería (Servicio de Prisiones) Orlando Manzo fue condenado a tres años y un día como cómplice del secuestro de Ramírez.

En el aspecto civil, el juez condenó al Fisco a pagar una indemnización de 400 millones de pesos (unos 700.000 dólares), distribuidos en distintos montos, a los familiares de las víctimas.

Iván Olivares Coronel, estudiante de 20 años y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), trató de escapar por el patio cuando varios agentes irrumpieron en su domicilio el 21 de octubre de 1975 y, a pesar de estar desarmado, vaciaron en su cuerpo los cargadores de dos metralletas.

Los agentes se llevaron el cuerpo, que una semana después fue encontrado en el Servicio Médico Legal (SML).

Pedro Labra, de 23 años, estudiante universitario y militante del MIR, fue acribillado por agentes que irrumpieron en su casa en la madrugada del 8 de febrero de 1975; su cadáver también fue encontrado en el SML días después.

Jaime Ossa Galdames, un profesor de 32 años, fue detenido el 20 de octubre de 1975, junto a José Moya Raurich, en su domicilio por agentes de la DINA que los llevaron a la Villa Grimaldi, donde fueron torturados, juntos y por separado. Cuatro días después, murió a causa de la tortura y su cuerpo apareció después, también en el SML.

Gustavo Ramírez, de 20 años, estudiante y miembro del Partido Socialista, fue detenido el 6 de septiembre de 1975 por carabineros en su domicilio, y trasladado hasta un cuartel de Servicio de Inteligencia de ese cuerpo policial, en el centro de Santiago, donde permaneció hasta principios de noviembre, cuando fue trasladado hasta el campamento de prisioneros «Cuatro Álamos», de donde un par de semanas después fue llevado a la Villa Grimaldi; ahí se le vio con vida hasta el 18 de noviembre, cuando se pierde su rastro hasta hoy.

Lo + Nuevo

22,578FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte