spot_imgspot_img

Conadeh recuerda que centros penales hondureños son una bomba con mecha corta

Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) advirtió que los centros penales, a nivel nacional, siguen al borde del colapso por el hacinamiento, la corrupción y la falta de una política penitenciaria.
 

– La situación empeora cada año al registrarse en el 2004 una sobrepoblación de 2,651 privados de libertad, cifra que aumentó 3,393 en el 2007 y alrededor de 5,100 en el 2010.
– El no cumplir a cabalidad con el rol social de la rehabilitación del privado de libertad, convierte a las cárceles hondureñas en “escuelas del crimen” para especialistas en planificación y ejecución de delitos.

Según el organismo humanitario, la mayoría de los centros que albergan a los privados de libertad están sobre poblados registrándose un incontrolable hacinamiento.

Bomba de mecha corta

Mediante un boletín, el Conadeh, señaló que esta situación los convierte en una “bomba con mecha corta” que sigue poniendo en peligro la integridad física de internos, policías penitenciarios y de la sociedad en general.

Agrega que el no cumplir a cabalidad con el rol social de la rehabilitación del privado de libertad, convierte a las cárceles hondureñas en “escuelas del crimen” para especialistas en planificación y ejecución de delitos.

El informe del Conadeh establece que sólo en 2010, ese organismo humanitario atendió alrededor de 366 denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas en los diferentes centros penales del país.

Entre las denuncias destacan, al menos, 30 casos de tortura, 34 de malos tratos, 17 amenazas a muerte, 35 casos de negligencia, 40 por violaciones del derecho a la salud y 145 por ejercicio indebido del servidor público.

El titular del Conadeh, Ramón Custodio, expresó que es notoria, en el país, la falta de una política pública en materia penitenciaria.

Diversos sectores de la sociedad hondureña coinciden en señalar que los centros penitenciarios, lejos de proyectarse como un lugar de rehabilitación de las personas que han cometido un ilícito penal se han convertido en “universidades del crimen”.

Necesaria estrategia penitenciaria

En ese sentido, Custodio consideró que es urgente que el Estado hondureño tenga una política criminal que incluya la estrategia penitenciaria, debidamente formulada como un régimen, a efecto de mejorar el funcionamiento del sistema penitenciario del país.

Explicó que lo que se busca es, por un lado, una verdadera inserción, en la sociedad hondureña, de las personas que fueron privadas de libertad, por cometer un ilícito penal y, segundo, que no se cometan ilícitos que repercutan en los índices criminalidad en el país.

Añadió que se ha vuelto común en los centros de privados de libertad, el libre acceso de armas y celulares, situación que les permite operar como una red que forma parte del crimen organizado y del crimen común.

Custodio es uno de los principales críticos en el país del modelo de policía única, creada por el Congreso Nacional, que le dio a la Policía Nacional el manejo de las direcciones nacionales de Tránsito, Preventiva, Investigación Criminal, Servicios Especiales Preventivos y Servidos Especiales de Investigación.

El ombudsman hondureño, ha sido constante en denunciar los resultados negativos y el fracaso de la Policía hondureña en el manejo de todas las direcciones que tienen a su cargo entre ellos los centros penitenciarios.

“La materia penitenciaria o sea la que se encarga de los privados de libertad no es una materia policial”, indicó.

Añadió que la política penitenciaria no tiene nada que ver con la Policía Preventiva y la Policía de Investigación Criminal.

Recordó que cuando se creó la Ley Orgánica de Policía, los policías quisieron controlar todo lo que era de esta materia, incluyendo la penitenciara pese a que ellos no son formados para ser guardias penitenciarios.

Sobrepoblación y mora judicial

Honduras cuenta con 24 centros penales a nivel nacional con una capacidad para albergar 8,280 personas, cifra que ha sido superada con creces en los últimos años.

En el 2004, la población de privada de libertad era de 10,931 personas con una sobrepoblación de 2,651 personas. Para el 2007, la población carcelaria era de 11,673, es decir una diferencia de 3,393 superior a la capacidad. En el 2010, la sobrepoblación superó las 5 mil personas.

Uno de los problemas que incide en la sobrepoblación de los centros penales, es la alta mora judicial que se estima anda arriba del 60%, la que ha sido duramente criticada por la embajadora de Estados Unidos en Honduras, Lisa Kubiske.

“Bueno, este problema de la cárcel me dicen que no es la primera vez que ocurrió algo de este tipo, hay muchos aspectos importantes, el buen manejo de cualquier cárcel para asegurar que la gente salga de la cárcel como personas mejores, rehabilitados, eso es lado, segundo: tiene el control de criminales que puedan estar ahí, tercero: la relación con todo el proceso judicial, por qué tiene que haber, pasar tanto tiempo esperando un juicio”, expresó la diplomática estadounidense.

Añadió que “¿por qué? en este caso están diciendo que había mucha gente ahí esperando el juicio, pero no estoy hablando en términos de prioridades, simplemente pensando de todos los aspectos, los aspectos de derechos humanos también para ellos, la condición de las cárceles, el buen manejo de las cárceles, todos esos aspectos son importantes para tener un verdadero Estado de derecho, por eso es el interés”.
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,535SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img