Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, expresó hoy su preocupación por la incidencia de muertes violentas de periodistas y comunicadores sociales, que suman 40 desde 2003 a la fecha, y exhortó a las autoridades encargadas de la seguridad en el país a investigar los 39 casos que aún se encuentran impunes.
 

– Sólo en lo que va de este gobierno (2010/ 2013) han muerto en forma violenta 33 periodistas y comunicadores sociales, que representan el 83% del total de muertes registradas desde 2003, casos que en un 97% se encuentran en la impunidad.

Hay un capítulo de impunidad, dijo Custodio, que no se sabe si es por mala investigación o es porque ha habido un mal requerimiento por parte del Ministerio Público.

“Creo que es una falla de los actores de las instituciones a cargo de investigar, lo que hace que pocos casos lleguen a la justicia”, expresó.

Según el ombudsman hondureño, lo importante, en este momento, sería la debida investigación de cada uno de los casos y deducirles responsabilidades a sus autores.

Lamentó que en algunos crímenes hay autores directos y autores intelectuales que son los que dirigen todo pero que no dan la cara y se desconocen.

El defensor de los derechos humanos cuestionó que la tecnología esté siendo subutilizada por las autoridades hondureñas encargadas de la investigación de los delitos.

Explicó que ahora se puede hacer reconstrucción de llamadas telefónicas sin embargo, no se está haciendo todo lo necesario para llegar a quién mata y a quién ordena las ejecuciones de personas.

Recordó que la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión señala como deber de los Estados prevenir e investigar el asesinato, secuestro, intimidación y las amenazas dirigidas hacia periodistas y comunicadores sociales.

Opinó que la violencia contra periodistas y medios de comunicación continúa siendo una amenaza muy grave para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de información, particularmente contra quienes cubren problemas sociales, como el crimen organizado y la corrupción gubernamental.

40 periodistas muertos violentamente desde 2003

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos registró entre 2003 y diciembre del 2013 la muerte, en circunstancias violentas, de 40 periodistas y comunicadores sociales, lo cual se constituye, según Custodio, en una muestra evidente de la situación de violencia a la que están expuestos los periodistas hondureños como resultado del ejercicio de su profesión.

Sólo en lo que va de este gobierno (2010/2013) han muerto en forma violenta 33 periodistas y comunicadores sociales, que representan el 83% del total de muertes registradas desde el 2003, casos que en un 97% se encuentran en la impunidad.

Uno de los casos impunes es el del periodista Germán Rivas, que hasta antes de su muerte el 26 de noviembre de 2003 fungía como director gerente de la Corporación Maya Visión, canal 7 de Santa Rosa de Copán.

Rivas, que se constituye en el primer caso registrado por el Conadeh, fue ultimado de un disparo en la cabeza por desconocidos que lo aguardaban cuando ingresaba al canal para transmitir su noticiero de 6:00 a 7:00 de la noche.

Nueve meses antes de su muerte, el periodista en mención sufrió un atentado fallido cuando al ingresar a su vivienda, un desconocido le disparó sin lograr impactarlo.

El último caso registrado por el Conadeh ocurrió el 7 de diciembre de 2013, al reportarse la muerte de Juan Carlos Argeñal Medina, propietario del canal cristiano “Vida TV” y corresponsal de Globo TV.

El empresario fue ultimado a balazos por desconocidos en su vivienda localizada en la colonia Teodoro Rodas Valle, de Danlí, El Paraíso.

33 comunicadores muertos durante gestión de Lobo

El informe establece que en los últimos 13 años, cuatro presidentes han gobernado el país, tiempo en el cual, el Conadeh registró la muerte violenta de 40 personas vinculadas con los medios de comunicación entre propietarios, periodistas y comunicadores sociales.

En el gobierno del presidente Ricardo Maduro (2002-2006) se registró un caso, cinco en el gobierno del presidente Manuel Zelaya Rosales (2006/ 28 de junio 2009), uno en el gobierno del presidente Roberto Micheletti (28 de junio 2009/ enero 2010).

Durante la gestión del presidente Porfirio Lobo (enero 2010/ 2013), Honduras registró la muerte violenta de 33 periodistas y comunicadores sociales, que representan el 82.5% del total reportado desde el 2003.

Sólo en el 2010 murieron en forma violenta 12 periodistas y comunicadores sociales, que representa el mayor número desde que se registró el primer caso en el 2003, en el 2011 se reportó la muerte de 6, un año después 9 y en lo que va del 2013 han muerto violentamente 6, para totalizar 33.

De los seis registrados en el 2013, uno se desempeñaba como cronista deportivo en Olancho, otro como locutor de una estación radial en Choluteca, dos que prestaron sus servicios como camarógrafos en Tegucigalpa, uno como director de un programa de televisión en San Pedro Sula y un empresario de medios en El Paraíso.

Otro de los hallazgos del informe del Conadeh es que de los 40 periodistas y comunicadores sociales, 38 (95%) son hombres y 2 (5%) mujeres.

Francisco Morazán y Cortés los de mayor peligro

De acuerdo al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, entre el 2003 y el 2013, 11 de los 18 departamentos del país se han convertido en sitios inseguros para el ejercicio del periodismo en Honduras

De esta radiografía de la inseguridad para la prensa hondureña, Francisco Morazán reporta la muerte violenta de 14 periodistas y comunicadores sociales; Cortés, 8; Atlántida, 4; Olancho, 3; El Paraíso, 3; Copán, 2; Colón, 2; Santa Bárbara, 1; Yoro, 1; Lempira, 1 y Choluteca con 1.

Según el organismo humanitario, de los 40 casos de periodistas y comunicadores sociales muertos en circunstancias violentas, desde noviembre del 2003, apenas uno ha sido objeto de sentencia condenatoria.

El 11 de septiembre de 2012, el Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula condenó a Jonathan Cockborn Delgado, a purgar una pena de 28 años de cárcel por los delitos de homicidio simple y robo cometido en perjuicio del periodista Georgino Orellana, hecho ocurrido el 20 de abril de 2010.

Sin embargo, hay 39 (97.5%) casos en los cuales los responsables están gozando de impunidad, situación que para el titular del Conadeh, Ramón Custodio, sólo demuestra que Honduras sigue siendo un país sin justicia para las víctimas ni castigo para los victimarios.

90% de los casos víctimas de las armas de fuego

Otro de los puntos resaltados en el informe del Conadeh es que 36 periodistas y comunicadores sociales, que representan el 90%, fueron ultimados con arma de fuego, uno con arma blanca, dos estrangulados y uno que se desconoce el tipo de arma que usaron para quitarle la vida.

El documento establece que los periodistas y comunicadores sociales que prestan sus servicios en radio y televisión son los más castigados por la mano criminal.

Del total de muertos, 15 laboraban en estaciones de radio, 11 en televisión, 5 combinan su trabajo en radio y televisión, 2 en el área de comunicación o de relaciones públicas, uno como reportero gráfico y editor de noticias y en 6 casos no existen registros en donde laboraban al momento de su muerte.

Otro de los hallazgos del informe es que 21 periodistas y comunicadores sociales perdieron la vida en plena vía pública, 6 cerca de su centro de trabajo, 2 en su vivienda, 8 cuando se encontraban o se conducían en el interior de su vehículo, 2 muy cercanos a su vivienda y 1 en motocicleta.

Finalmente se establece que, del total de muertos, 20 laboraban en noticias generales, 6 en programas de entretenimiento, 3 en deportes, 2 en relaciones públicas, 1 como reportero gráfico, 2 camarógrafos y 6 que se desconoce la actividad que realizaban.