spot_imgspot_img

Comienza polémica por introducción de ley que viabiliza el vientre en alquiler

Tegucigalpa – La controversia comenzó a aflorar, luego que la diputada nacionalista por El Paraíso, Sara Ismela Medina, introdujera al pleno del Congreso Nacional, una iniciativa para que se permita el vientre en alquiler en Honduras a través de la inseminación artificial lo que beneficia a padres que no pueden tener hijos.

– No se puede sustituir una facultad que es de la persona y sobre todo sustituir el acto conyugal a través de la inseminación artificial, cuestiona la Iglesia Católica.

La iniciativa está orientada a crear la Ley del Derecho a la Gestación por Subrogación lo que comúnmente se conoce como “vientre de alquiler”.

Medina arguyó que este es un proyecto muy importante que ha venido trabajando desde hace mucho tiempo con médicos ginecólogos y científicos pensando en muchas familias o matrimonios que reconoce la legislación hondureña, que no han podido tener hijos por razones de salud.

Señaló que, en varios países como México, Estados Unidos, España, Brasil y Chile, entre otros, funciona esa ley con sus regulaciones para evitar que se convierta en un negocio en el país.

Añadió que en la ley se establece una edad de 25 años en adelante para que las mujeres puedan alquilar su vientre, no lo podrá hacer en dos ocasiones, las penas son altísimas, las clínicas que lo van a hacer deben contar con personal calificado, con médicos especialistas.

Consideró que este debe ser un tema que hay que poner en el tapete de discusión en el país, pero no se trata de una iniciativa inmoral ya que se establecen una serie de regulaciones en la normativa.

Añadió que ella pidió que el proyecto se turnara a la comisión ordinaria de salud porque la misma está integrada por médicos especialistas con mucha experiencia quienes pueden dictaminar el mismo favorable o no favorable o pueden hacer modificaciones.

Refirió que, en la ciudad de El Progreso, Yoro, está el doctor Napoleón Galo Jordán, un especialista y científico que ha recibido reconocimientos en muchas partes del mundo que puede aportar a este proyecto.

Por su parte, el sacerdote Javier Martínez, cura párroco de la iglesia Cristo Resucitado de la colonia Loarque de esta capital, manifestó que en el fondo el vientre de alquiler conlleva la inseminación artificial que es una opción que tiene la pareja para poder concebir.

No obstante, argumentó que el ser padre o ser madre no es un derecho, sino un don de Dios que viene a la pareja producto del amor conyugal, pero que ese amor no solamente tiene como afecto la fecundidad de los hijos sino que proviene también del buen trato, del respeto mutuo y del respeto a la dignidad de la persona.

Cuestionó que hablar de un comportamiento ético al referirse a la inseminación artificial no es posible porque “éticamente” no se puede sustituir una facultad que es de la persona y sobre todo sustituir el acto conyugal a través de la inseminación artificial.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img