spot_imgspot_img

Clínica en casa, ¿cuánto cuesta el tratamiento COVID-19?

Tegucigalpa – Quien, en plena pandemia no se ha preocupado, pensando a qué clínica u hospital acudir si se enferma de COVID-19, más cuando los informes indican los escasos cupos en los hospitales públicos y los altos costos en los privados, son una realidad.

– Más de 50 mil lempiras en cinco días puede llegar a gastar un paciente con COVID-19 en tratamiento médico.

Además, pese a que el gobierno y otros sectores han habilitado centros de triajespara hacer frente a la gran demanda de atención de pacientes con coronavirus y descongestionar los hospitales, la demanda sigue siendo alta, por lo que hay quienes han optado por otras opciones, como la consulta a domicilio.

Profesionales de la medicina consultados han dado a conocer a Proceso Digital que las consultas a domicilio se han incrementado considerablemente en los últimos cinco meses y es una buena opción para los pacientes, ya que son atendidos en la comodidad de su hogar, para ello hay varios profesionales de la medicina que también están innovando con este sistema, unos a título personal y otros en equipos completos más organizados. Pero esta medicina es para la clase media.

Los precios de las consultas pueden estar entre los 500 a 1,200 por visita, hablando de medicina general, muchos profesionales están considerando la situación actual y por lo general atienden a personas conocidas, amigos o de su misma familia, de modo que el precio de la consulta puede ser relativamente cómodo, pero nadie se escapa de los altos costos de los medicamentos, recomendados para pacientes con el virus de Coronavirus SARS-CoV-2 que causa COVID-19.

Más de 50 mil lempiras en cinco días puede llegar a  gastar un paciente con COVID-19 en tratamiento médico

salas hospitalarias de COVID 19 proceso Digital

El doctor salubrista Carlos Antonio Suazo Boquín, manifestó que el servicio de consulta a domicilio en las actuales circunstancias de la pandemia para muchos pacientes se ha convertido en una gran opción.

“Actualmente con esta crisis y la saturación de los servicios de salud tanto públicos como privados, hemos visto que esta opción ha tenido un repunte”.

Explicó que las razones para atenderse en casa son variadas primero pueden ser los casos leves e incluso asintomáticos pero que necesitan atención, pero por lo general porque  no encuentran atención pública por la saturación y en privado suele ser muy costoso, también por temor de ir a un lugar donde el riesgo de contagio sea mayor para ellos y para quienes les acompañan a las consultas.

El costo y manejo en el tratamiento para un paciente con COVID-19 varía en cada caso, pero los costos dentro del servicio de un paciente domiciliario “honestamente no son nada baratos” reconoció el profesional.

Seguidamente explicó que un promedio aproximado en tratamiento básico, con servicio completo de enfermería las 24 horas y visitas diarias del médico puede estar en un rango de “45 a 55 mil lempiras por 5 días”, pero aclaró que este costo no incluye exámenes de laboratorio u otros indicados como rayos X, además si un paciente llega a necesitar oxígeno es un costo adicional que puede incrementar el costo en un aproximado entre 1,000 a 1,700 lempiras diarios dependiendo de la cantidad que el enfermo necesite. No obstante aseguró que ese valor está muy por debajo de lo que un paciente podría pagar en cualquier hospital privado.

“En general es bien difícil decir cuánto puede ser el costo total, lo que sí puedo decirle, es que es una enfermedad costosa  para la familia”, reiteró.

Seguidamente detalló que esto se debe a que “los medicamentos que se utilizan son costosos, no son medicamentos genéricos que se pueden encontrar como en otros casos, se utilizan antibióticos de alta potencia, que por lo general no son nada baratos;  se utilizan anticoagulantes y muchas veces en los casos más fuertes uno no puede usar la Dexametasona, porque si bien, es uno de los medicamentos que utilizamos regularmente en el inicio, hay pacientes que necesitan medicamentos de mayor potencia, antiinflamatorios esteroideos, y eso hace que los costos sean mucho mayores entonces los costos para la familia realmente pueden ser altos”.

Tratamientos Maíz y Catracho

En cuanto al tratamiento Maíz, el profesional inició rindiendo las gracias a su colega Omar Videa, creador del tratamiento, y a todo un equipo de trabajo de especialistas y de enfermería que hacen actualmente estudios.

“El tratamiento maíz es la base del proceso dependiendo de cada caso, Maíz, puede ser en la mayoría de los casos suficiente para tratar a los pacientes, pero para algunos hay que modificarlo, porque tal vez ya están más avanzados”, indicó

Seguidamente, explicó que, cuando ya el paciente está en una fase más delicada “es ahí donde comienza el tratamiento Catracho, que es cuando se van a introducir los anticoagulantes, los antiinflamatorios y se pueden ya introducir otros medicamentos inmunológicos que ya son otro costo”.

“Ya cuando introducimos este biológico, estamos hablando de costos extremadamente altos, sólo una dosis puede andar por arriba de los 25,000, lempiras, esto es ya cuando el virus debilita y trastoca todo el sistema inmunológico”, explicó.

El profesional hizo énfasis en que, él junto con su equipo también cumplen una labor social y en medio de la pandemia han logrado tratar a varios pacientes de forma gratuita, y brindan medicamentos gracias a donaciones que reciben, porque como médicos su primera labor es salvar vidas y entienden que actualmente hay quienes no tienen nada de dinero para pagar ni consultas y menos tratamientos.

Finalmente, manifestó su preocupación, porque en los últimos días se ha visto una baja en las pruebas PCR, lo que no permite ver la realidad y por ello los médicos temen que se puedan incrementar los casos y el sistema sanitario vuelva a ser insuficiente aun con los centros de triaje que ya están operando. 

Pacientes cuentan su experiencia y los altos costos económicos en que han incurrido

A continuación exponemos algunos ejemplos de pacientes entrevistados por este medio, mismos que sólo identificamos como pacientes o casos (a, b), para mantener su privacidad.

Caso familia A “Nos quedamos sin el catorceavo mi esposo y yo, pero gracias a Dios pudimos ajustar”

Cuando mi esposo tuvo los síntomas de COVID-19, estábamos muy nerviosos y ansiosos, verificamos si el seguro médico nos podía cubrir, pero solo para hacer la prueba del hisopado, había que hacer papeleo y eso tardaría entre 3 o 4 días por lo que decidimos que la hiciera de forma privada, la prueba costó 4 mil lempiras, salió positiva, y entonces nos recomendaron que la hiciéramos todos los de la familia, somos 7, el costo era muy alto, por lo que acudimos nuevamente al seguro donde solo nos cubrieron un porcentaje de 3 pruebas,  pero nosotros pagamos 24 mil lempiras, solo en esas pruebas, relató nuestra entrevistada.

En cuanto a tratamiento, fue otro gasto fuerte, porque los que dieron positivos tenían que iniciar tratamiento de inmediato y los no positivos también tomamos tratamiento preventivo según las indicaciones continúo. “gastamos un aproximado de 6 mil lempiras por persona”, y eso sin honorarios médicos porque la consulta fue financiada por el trabajo, anotó.

Enfermo Covid en casa

“Yo le digo a mi esposo que gracias a Dios, como pudimos ajustamos todos los gastos, nos quedamos sin el catorceavo y salario y ahora tenemos un desfase en el presupuesto, pero me pongo a pensar en la gente que realmente no tiene, y es muy triste pensar que la gente se puede morir por no poder pagar estos tratamientos tan caros”, añadió.

Pero la historia de gasto no termina allí para esta familia, porque post COVID-19 los gastos son otros, nuevas pruebas, consultas y tratamientos.

“Después de superar la enfermedad, ya no nos hicimos hisopado porque es muy caro, pero nos realizamos prueba “ELISA”  esa nos costó 1,200 cada una y después nos realizamos  otra en la Cruz Roja esa nos costó 350 lempiras nos la hicimos todos, pero además de eso mi esposo ha tenido que acudir a consultas con especialistas por posibles secuelas y eso aproximadamente en exámenes y consultas ha sido unos 5 mil lempiras.   

El gasto de esta familia se puede redondear a un aproximado de  60 mil lempiras más o menos en un mes, y es preciso aclarar que fueron casos leves sin complicaciones y tratamientos básicos.

Paciente B “Yo creo que me hubiera muerto si mi familia no me ayuda porque yo no tenía ni para consulta ni  tratamiento”

anciano covid médico

El caso del paciente B un adulto mayor, relato que de no ser porque sus parientes unos en el extranjero y otros aquí le ayudaron con los gastos médicos y el tratamiento.

“Gracias a Dios pude tratarme con consultas a domicilio porque tenía temor ir a dar a un hospital y no salir de allí” dijo entre una sonrisa, ya recuperado luego de superar la enfermedad.

“Cuando me enfermé, nunca pensé que fuera el virus, creía que era dengue, pero un día me vi mal y por insistencia de mis parientes fui a la clínica, la doctora me dijo que tenía que ir a hacerme la prueba, de inmediato porque andaba un poco bajo el oxígeno y la presión alta”

“Me hicieron prueba rápida y dio positiva luego varios exámenes de laboratorio y radiografía de tórax y ya tenía leve afectación en un pulmón por lo que el tratamiento se tenía que empezar de inmediato, medicinas muy caras, creo que solo en medicinas ellos gastaron como 15 mil lempiras y eso con mi descuento de tercera edad, que yo no tenía para comprar creo que me hubiera complicado y hasta puede morir, pero gracias a Dios mi familia se hizo cargo”.

Concluyó manifestando que a los gastos de medicamentos se suman los de laboratorio, análisis iniciales y de seguimiento, y honorarios médicos que por poco fueron otros 15 mil lempiras. “creo que por eso se muere la gente porque es muy, muy caro, porque si en los hospitales no hay cupo o no hay medicinas y no se puede pagar en el privado”.

Sin lugar a dudas enfermarse siempre sale caro, pero se ha evidenciado que el coronavirus, puede ser mucho más costoso que cualquier otro padecimiento y los tratamientos por COVID-19 pueden llegar a variar mucho, depende de la gravedad, pero siempre son costosos.

Pruebas que comúnmente se realiza a pacientes con COVID-19

prueba Isopado

Pruebas que regularmente se indican a pacientes con COVID-19 exámenes generales de laboratorio como Hemograma, Proteína C reactiva, Dímero D, además, prueba de Hisopado, prueba ELISA y radiografías de tórax,  todos los exámenes los indica el profesional dependiendo de cada caso.

ELISA: Es una prueba serológica para detectar anticuerpos provocados por la infección por el coronavirus SARS-CoV-2 mide los tres tipos de anticuerpos IgA, IgM e IgG.

Inmunoglobulina G (IgG): es el tipo de anticuerpo que más abunda en el cuerpo. Se encuentra en la sangre y en otros fluidos, y brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas. La IgG puede tardar un tiempo en formarse después de una infección o vacunación.  Inmunoglobulina M (IgM): se encuentra principalmente en la sangre y en el líquido linfático; este es el primer anticuerpo que fabrica el cuerpo para combatir una nueva infección. Inmunoglobulina A (IgA): se encuentra en los recubrimientos de las vías respiratorias y del sistema digestivo, así como en la saliva, las lágrimas y la leche materna.

Proteína C reactiva: El nivel de PCR se eleva cuando hay inflamación en todo el cuerpo. Esta es una de un grupo de proteínas llamadas «reaccionantes de fase aguda» que aumentan en respuesta a la inflamación.

HISOPADO: La PCR, siglas en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa, es una prueba que permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo para el diagnóstico de una enfermedad.

Dímero D: Las pruebas del dímero D se utilizan para buscar problemas de coagulación sanguínea. Los coágulos de sangre pueden causar problemas de salud, tales como: Trombosis venosa profunda (TVP) Embolia pulmonar (EP)

TRATAMIENTOS

MAIZ: ideado por el doctor Omar Videa : microdasyn, azitromicina, ivermectina y zinc. Los análisis afirman que este tratamiento reduce la carga viral.

Tratamiento CATRACHO Proceso Digital

CATRACHO: El método fue ideado por el doctor hondureño Miguel Sierra-Hoffmanquien actualmente reside en Texas, Estados Unidos y los doctores Oscar DíazFernando Valerio. Algunos medicamentos que incluye el tratamiento (azitromicina, colchicina, esteroides, heparina de bajo peso molecular y el tocilizumab o el rendecibir)

Estos dos tratamientos son los más usados en el país, sin embargo ya los especialistas han explicado que cada caso amerita un tratamiento particular y este puede variar de acuerdo las fases de la enfermedad y también de acuerdo a las patologías de cada paciente.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img