Cirugías plásticas, una industria en auge en Honduras

Tegucigalpa –  Buscan tener el cuerpo de la Barbie, esa tradicional muñeca de Mattel cuya imagen se acendra en las mentes de las niñas; otras quieren figuras mucho más voluptuosas al estilo de la “chicas de la mafia”, en tanto los hombres tampoco se quedan atrás y recurren a las técnicas estéticas para mejorar sus figuras, ambicionando asumir su rol cotidiano cual  galanes de Hollywood o estrellas de “narconovelas”.

– En manos de un profesional certificado: Más de 200 mil lempiras cuesta la operación entre abdominoplastía, implante de senos y de glúteos.

– De 10 pacientes cuatro son hombres.

– La práctica de cirugías plásticas es un fenómeno global que interpela a las mujeres porque la belleza tiene que ver con estar delgada, ser alta, no tener arrugas, estar impecable y no tener grasa dice la socióloga Mirna Flores.

En Honduras las cirugías estéticas, o plásticas como se le conocen, cada día toman más auge. Para algunos es una necesidad, para muchos una vanidad que se refleja en por lo menos 250 personas que cada mes recurren al bisturí  con el objetivo de mejorar su apariencia, estiman especialistas consultados por Proceso Digital.

Cirugías masculinas, cada vez más frecuentes

En Honduras hay más de 30 cirujanos plásticos certificados que tienen sus clínicas, mayormente, entre Tegucigalpa y San Pedro Sula. Ellos registran que de cada 10 pacientes intervenidos seis son mujeres. El promedio de cuatro hombres operados de cada 10 es una muestra de la alta incidencia del bisturí en los cuerpos masculinos.

EmecDurante el recién pasado verano, el cirujano, especializado en estética, Emec Cherenfant, comentó que durante esa temporada la demanda de cirugías se incrementó en por lo menos 20 por ciento y que los hombres se volvieron pacientes asiduos.

Cherenfant, especialista en cirugía plástica reconstructiva y estética, graduado en la Universidad de París VII, Francia, dijo que los hombres vinculan el alargamiento y engrosamiento del pene con la posibilidad de mayor virilidad, algo que es falso, según expuso.

El cirujano Cherenfant manifestó que los hombres se alargan el pene en un promedio de cuatro centímetros y para ello requieren un reposo laboral de una semana y abstinencia sexual de cuatro semanas.

Los hombres que buscan practicarse algún retoque físico están comprendidos entre los 25 y 40 años, dijo Emec Cherenfant.

Los costos no son barrera

cirujano Evens CarbajalEl grueso de los pacientes son mujeres entre 21 y 35 años que buscan hacerse una abdominoplastía (reconstrucción de la pared abdominal, que consta de eliminación del exceso de piel, del exceso de grasa), aunque es por regiones, porque las mujeres de San Pedro Sula prefieren hacerse implantes de senos indica el doctor Evens Carbajal, un reconocido especialista con sede en San Pedro Sula y quien fue consultado por Proceso Digital.

En Honduras, una abdominoplastía o una liposucción (cirugía estética que permite un remodelado de la silueta a través de la extracción de grasa o tejido adiposo)  supera los 50 mil lempiras, mientras unos implantes de busto los 80 mil lempiras y si se hace todo en conjunto, con implantes de glúteos, el costo asciende a los 200 mil lempiras.

Pero estos costos no son barrera que impida a las menos favorecidas económicamente a quedarse con las ganas de moldear sus siluetas. Ellas llegan a endeudarse con tal de verse bellas.

De tal suerte que por las clínicas de los cirujanos plásticos desfilan empresarios y sus esposas; políticos de ambos sexos; modelos y personajes de la televisión, farándula y espectáculo;  también hombres y mujeres de un estamento que se conoce como “los nuevos ricos” y que vienen a complementar una estructura social un tanto compleja; igual que ellos lo hacen jovencitas y mujeres menos solventes, que contraen deudas para lograr sus propósitos, mientras otras se ponen en manos no calificadas y arriesgan sus vidas.

Cirujanos hondureños y su target internacional

La buena reputación de los cirujanos plásticos hondureños hace que a sus clínicas llegue un significativo número de pacientes que proceden del extranjero y que buscan someterse al quirófano bajo manos calificadas, bajo precios razonables.

Una parte de esta clientela son hispanos que viven en los Estados Unidos y que prefieren a los médicos catrachos debido a su profesionalismo.

cirugia120Esa reputación se ha extendido a pacientes internacionales que también visitan clínicas hondureñas. En los Estados Unidos, las prácticas clandestinas o simplemente malas de cirugías se ha convertido en un riesgo cada vez más frecuente que muestra fatales desenlaces.

Hace menos de un mes, reportes de prensa internacional destacaban que la Policía investigaba la muerte de una mujer de 29 años, madre de dos hijos, tras someterse a un tratamiento de cirugía plástica en una clínica ubicada en la localidad de Hialeah, aledaña a Miami, Florida.

Heather Meadows, residente en West Virginia, murió de un paro cardíaco después de que se le practicara un tratamiento estético en la clínica Encore Plastic Surgery, centro que cuenta con todo tipo de permisos, recogió el canal de televisión local NBC 6 South Florida.

Meadows se sometió a un tratamiento de cirugía estética, pero «sufrió complicaciones médicas» durante la operación, según la Policía.

La página web de la clínica ofrece todo tipo de tratamientos de cirugía estética, entre otros aumento de tamaño de pechos, de glúteos y liposucción, aunque todavía no se ha divulgado qué tipo de tratamiento recibió la joven en Encore.

Este caso de muerte por un tratamiento de cirugía cosmética se suma a los registrados en 2013 en Miami, por un tratamiento para el aumento de glúteos.

El denominado «brazilian butt lift», que consiste en la liposucción de grasa de una parte del paciente para inyectarlos en los glúteos y aumentar su tamaño, es una de las operaciones más solicitadas en este tipo de clínicas.

“La doctora Cemento”

doctorcementoSiempre en La Florida, la agencia Efe da cuenta que en 2011, en un caso que ocupó las portadas de los medios locales, la Policía de Miami detuvo a una persona que inyectó cemento, cola de contacto, aceite y otras sustancias en las nalgas de una mujer que pretendía someterse a una operación de cirugía estética para mejorar su figura.


Ron Oneal Morris, conocida como «Doctor Cemento», una falsa cirujana estética de Florida, fue condenada a un año de cárcel tras declararse culpable de practicar la medicina sin licencia.

Morris había sido acusada de inyectar pegamento y sellador de llantas en los glúteos de una mujer en varias sesiones de cirugía estética para ayudarla a recuperar su figura.

Cirugía plástica, una combinación
de arte y ciencia

Cirujano Luis GonzálezEl  cirujano plástico, Luis González, compartió con Proceso Digital cuáles son las intervenciones quirúrgicas más demandadas en Honduras, asegurando que las mujeres entre 21 y 35 años son las que visitan su clínica, aunque también reveló que tiene muchas pacientes arriba de los 45. 

 “La cirugía plástica es la única parte de la medicina donde se combina la ciencia y el arte. Antes se operaba en moldes”, relató el cirujano, quien deja entrever su pasión por lo que hace.

Luis González se gradúo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) de medicina general, luego hizo una especialidad en cirugía general para después formarse  en cirugía plástica. Terminó sus estudios en Nueva York donde se formó en cirugía estética corporal y facial.

“Hay que explicar que existe la cirugía reconstructiva que se hace a un paciente que nace con un defecto congénito como labio leporino, defecto en las orejas entre otros y lo reconstruimos. También entra en los niños que sufren un accidente como una quemadura o un accidente facial. Pero la cirugía estética es diferente, es cuando un paciente es completamente normal, pero no está de acuerdo a la anotomía que tiene en su cara o cuerpo”, explicó el doctor González.

Y detalló que en los niños arriba de seis años es común que se hagan una otoplastía (cirugías en las orejas), porque las tienen grandes, además de hacen rinoplastia (cirugía de nariz) porque no les gusta.

Pero dejó claro que las mujeres son las principales pacientes, explicando que las que tienen entre 17 a 20 años se hace implantes de busto, mientras las que tienen una edad entre 21 a 35 años recurren al levantamiento de mamas y a una abdominoplastía.

“Las mujeres de 17 hasta 21 años piden la liposucción y los hombres también, sumando la rinoplastía y otoplastía. Mientras de 21 a 35  las mujeres piden la abdominoplastía y levantamiento de busto. También levantamiento de glúteos. De los seres humanos arriba de 45 años lo más común es el estiramiento facial”, dejó claro González.

Un especialista que tienen su clínica en Tegucigalpa, detalló que en el 2015 realizó 126 abdominoplastías,  172 liposucciones, 107 cirugías de mamas (incluyendo implantes, reducción, ginecomastias y levantamiento de mamas) y menos de 100 implantes de glúteos, rinoplastias, estiramiento faciales y otoplastias.

San Pedro Sula y Tegucigalpa
dos mercados diferentes

plastiaSegún la experiencia del doctor Luis González en Tegucigalpa la mayoría de los pacientes buscan una abdominoplastía, todo lo contrario a San Pedro Sula, donde el cirujano plástico, Evens Carbajal,  explicó que el mercado en la zona norte es proclive al implante de busto.

“En San Pedro Sula el porcentaje es más alto el femenino, desde los 17 años las pacientes andan buscando cirugías de nariz o aumento de busto. Desde 17 a 25 buscan implantes de busto”, explicó el cirujano Carbajal.

Evens Carbajal estudió en la UNAH cirugía general y en la ciudad de Guadalajara se formó en cirugía plástica y reconstructiva, además es especialista en cirugía de mamas.

“Acá la mayoría de los pacientes son de clase media, ellas se cuidan más, van a gimnasios y buscan mejorar su cuerpo. Es la gente trabajadora y productiva, no la de clase alta, además los precios en comparación de San Pedro Sula y Tegucigalpa son diferentes, los clientes lo miran como inversión. La colocación de implantes anda arriba de 70 mil lempiras y en la capital es mucho más elevado, los precios varían por la ciudad” acotó.

Casos de periodistas

Hay personas que se hacen incisiones plásticas por una necesidad, otras por estética. La diferencia entre ambas es que la que se lo hace por vanidad no acepta públicamente que tiene los implantes, mientras la que se somete al bisturí por una necesidad de salud, comparte su experiencia.

Yolani Izaguirre 1Es el caso de Yolani Izaguirre, una periodista y abogada de Puerto Cortés quien le confesó a Proceso Digital que se operó el busto porque lo tenía muy grande y le afectaba la espalda, pero sin negar que su sueño fuera verse más sexi y elegante. “Cuando tomé la decisión de hacerme la cirugía no tenía dinero y decidí sacar un préstamo. Recuerdo que un día mis amigos iban para Tegucigalpa y me fui con ellos para tener una cita con el doctor Emec Cherenfant y me hice una operación en el busto y abdomen”, compartió Izaguirre.

La periodista, que tiene el programa “En intimidad con la mujer” que se transmite un canal local de Puerto Cortés, dice que las que niegan haberse hecho una cirugía estética es porque en Honduras existe un tabú. 

“Las personas que niegan haberse operado es porque es un tabú en nuestra sociedad, lo miran como algo grotesco y porque piensan que las van a criticar, pero es falta de seguridad en cada mujer porque si tienes el dinero y la salud puedes hacerlo, no estás cometiendo un delito, mientras te sientas bien no hay problema”, expresó.

stanziEn tanto la periodista Stanzi Reyes, quien labora para un periódico que se edita en san Pedro Sula, dice que se hizo una cirugía en el abdomen porque no soportaba el exceso de peso.

“Me ayudó mucho para mi salud porque bajé de peso y tenía prediabetes. Además me ayudó porque influye por tu estándar de belleza. Todo cambia para mejor, no creo que exista nada negativo”, dijo.

Y agregó que “si pudiera volver me haría un aumento de busto porque con la pérdida de peso perdí muchas cosas de mi cuerpo, así que si me gustaría tener más busto. Si tuviera el dinero me lo haría pronto”.

Pero el caso de estas comunicadoras no es el mismo que ocurre con presentadores y presentadores televisivos que acuden en gran número al bisturí, igual que periodistas de ambos sexos que recurren a los “retoques” corporales para mostrar sus imágenes frescas, rejuvenecidas y propias de los que han tomado el elixir de la eterna juventud.

La práctica también es común entre políticos y personajes públicos. Mientras que una gran masa es “adicta” a la plástica corporal.

Una industria de consumo global

Socióloga Mirna Flores 1La socióloga Mirna Flores mira las cirugías plásticas como parte de la industria de consumo y cree que es un fenómeno global que interpela a las mujeres porque la belleza tiene que ver con estar delgada, ser alta, no tener arrugas, estar impecable y no tener grasa.

“En nuestro país quien se hace una liposucción o una cirugía plástica en una clínica privada tiene dinero o se tiene que endeudar. No se debe juzgar, si no resignificar porque se debe pensar que la adultez es sinónimo de deterioro, que una mujer madura puede ser bella a su edad con rasgos distintos, no como era a los 20 años”, señaló Flores.

Y prosiguió que “lo fundamental acá es que dejamos de hacer o tener para hacernos una cirugía, si provoca que usted va reducir la calidad de vida en alimentación o la de sus hijos porque está destinando un presupuesto de la educación de sus hijos a la cirugía estética, ahí habría que pensarlo. Significa un costo enorme para los sectores de clase media, porque las mujeres de clases pobres no lo piensan”.

La socióloga Flores cree que las mujeres que se someten a cirugías estéticas son las que tienen un estilo de vida demasiado alto.

“Todo depende del estilo de vida, las relaciones, amigos, lo que se mira en las novelas crea una simbología en lo que es la belleza de la mujer”, cerró Flores.

La estética en boga mundial

A nivel mundial, en Estados Unidos es el país donde se realizan más cirugías plásticas con un alrededor de cuatro millones 64 mil 571 en un año, lo cual representa el 20.1 % de las estadísticas de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica, citada por medios internacionales.

cirusbrasilLe sigue Brasil donde se realizaron dos millones 58 mil 505 procedimientos quirúrgicos, representando el 10.2 % del estudio. Japón es tercero porque se realizaron un millón 260 mil 351 operaciones estéticas y representa el 6.2 %.

Luego le sucede Corea del Sur, con 980 mil 313;  México, por los 706 mil 72 y Alemania con 533 mil 622 procedimientos estéticos. Cierran la lista Francia, con 416 mil 148 y Colombia con 357 mil 115.

En Honduras la demanda es creciente y muchos son los motivos por los que las personas se hacen una cirugía estética, lo que sí es un hecho, es su creciente auge en el país.

Lo + Nuevo

22,265FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte