Tegucigalpa –A raíz del caso del diputado del partido Libertad y Refundación (Libre), José Luis Galdámez a quien se le acusa de matar con su pistola a un taxista durante una discusión, el Congreso Nacional, agilizará la discusión y aprobación de las reformas a la de Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Materiales Relacionados, se informó este domingo.
 

El Congreso Nacional comenzará a debatir esta semana el proyecto de Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Materiales Relacionados, presentada al pleno por el diputado liberal, Osman Aguilar y dictaminada por la comisión ordinaria de seguridad.

Así lo informó el presidente de la comisión de seguridad, Tomás Zambrano, quien detalló que socializarán esa ley para discutir un dictamen con las secretarías de Seguridad y de Defensa. “Con esta ley esperamos mayor regulación del sistema balístico en el país”, manifestó.

A raíz del incidente en el que se ha visto involucrado el diputado, José Luis Galdámez, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, además de lamentar el hecho en que murió el taxista Marvin Sánchez, recordó que él le ha pedido a los parlamentarios que no entren armados al hemiciclo legislativo y eso ha motivado también ha agilizar el proceso de discusión y aprobación de la iniciativa.

Oliva agregó que el caso del diputado Galdámez, “es un aldabonazo en la conciencia no sólo de los diputados sino del pueblo hondureño” al tiempo que aseveró que el proyecto de Ley de Tenencia y Portación de Armas “está bastante avanzado; es un tema extremadamente sensitivo porque la gente tiene una percepción falsa de seguridad al portar una arma y estadísticamente está comprobado que hay una proporción de cuatro a uno, de sufrir un daño el que porta un arma en comparación con el que no la porta”.

La pena por el delito de portación ilegal de armas será elevada de nueve a 12 años de reclusión para impedir que la persona imputada pueda gozar de medidas cautelares como ocurre actualmente.

Zambrano argumentó que es necesario aumentar las penas por la posesión ilegal de armas a fin de disminuir el número de muertes violentas en el país.

Añadió que las reformas a la Ley de Tenencia y Portación de Armas, permitirán que ese delito no sea fiable y se apliquen penas más severas, ya que en la actualidad una persona detenida por portación ilegal de armas de uso comercial recupera automáticamente su libertad porque la pena es menor de cinco años.

Por otra parte, la intención es que no se apliquen medidas cautelares por este delito, al contrario, se busca ser más rigurosos al reformar el Código Procesal Penal para que esos delitos pasen de tener penas de seis a nueve y hasta 12 años de reclusión, y que no puedan tener medidas cautelares.

Los trámites de registro de las armas comerciales deberán ser efectuados en la Secretaría de Seguridad, estipula el decreto.

Además, la portación de las armas de fuego solo será permitida en forma visible por su propio dueño en su propiedad privada, vivienda, talleres, haciendas, vehículos, fincas, casetas de seguridad y similares.

Zambrano manifestó que también se plantea requisitos más rigurosos para la compra de armas, porque en algunos departamentos fácilmente se puede obtener una y se usa para delinquir.

Asimismo, La Armería propuso que se incluya un registro balístico realizado por los entes estatales de seguridad, que es un sistema de identificación de las armas.

Zambrano también recordó que el año anterior se realizó un proceso de discusión y diálogo con diversos sectores, pero se continuará en esta legislatura con el propósito de establecer la cantidad de armas que debe tener una persona y otras regulaciones a fin de disminuir los índices de violencia en el país.

Por su parte, el diputado nacionalista por Comayagua, Edgardo Martínez, indicó que con esa ey, se llevará a cabo un registro balístico con el objetivo de reducir la ola de criminalidad en Honduras.

Sin embargo, aclaró que las armas que han sido utilizadas en hechos delictivos, no podrán inscribirse, ya que tiene conocimiento que muchas de ellas fueron introducidas de México y países de Centroamérica de forma ilegal.

Martínez enfatizó que “este es un mal que más nos atañe y, es el que levanta los índices de violencia en el país”; por ende se pretende unificar el control balístico en el territorio nacional.

En el proyecto de la nueva ley,se propone que la edad para la portación de armas sea de 25 años, ya que en Honduras cualquier persona mayor de 18 años puede portar y comprar hasta cinco armas de fuego.