spot_img

Cardenal Rodríguez aboga por más empleo para evitar que la gente se duerma con hambre

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, abogó este día por más empleo para evitar que las personas se duerman con hambre.

Durante la homilía dominical, el Obispo de Tegucigalpa reflexionó que el esquema de comprar crea afortunados y desafortunados, algunos tienen demasiado, otros poco y otros nada.

Necesitamos pasar del comprar al compartir, actualmente hay millones de seres humanos que se acuestan todas las noches con hambre, reflexionó.

En ese sentido pidió conciencia a los que ejercen el poder y las finanzas para que hagan lo posible para darle a la gente trabajo o una oportunidad para que desarrollen sus capacidades.

Cabe señalar que en Honduras la falta de empleo y de generación de oportunidades se constituye como la principal causa de emigración.

En ese orden, el también coordinador del Consejo de Cardenales del Vaticano consideró que con empleo se abren los horizontes de esperanza.

Seguidamente criticó el sistema económico nuestro el cual dijo se encuentra globalizado por el afán de beneficio rápido y desmedido, y dijo desintegra las culturas.

Recordó que Jesús multiplicó el pan para los pobres. “el gesto de Jesús es importante y quiere decir que cuando nuestros bienes son un don de Dios Padre para la humanidad entonces lo podemos poner al servicio de los demás”.

Sin embargo, dijo que es imposible reconocer a Dios como padre y seguir acaparando los bienes egoístamente.

El cardenal hondureño recordó que hoy la Iglesia celebra la Fiesta del Corpus Christi o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Al respecto, caviló que quien come del cuerpo y bebe la sangre de Cristo no tiene hambre.

No obstante, dijo hay dos tiempos de hambre, pero el hambre espiritual es saciada con el cuerpo y la sangre de Cristo.

Pero esta a su vez tiene una dimensión social que crea condiciones para una nueva sociedad ya que la Eucaristía socava el egoísmo y mina cualquier complicidad con la injusticia.

“En este santísimo sacramento el Señor se hace comida para el hambriento”, zanjó.

A continuación Proceso Digital reproduce la lectura del día tomada del el santo evangelio según san Lucas (9,11b-17):

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.

Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»

Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»

Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.

Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»

Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos. (RO)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img